jueves. 18.04.2024
El atracador se sirvió de una pistola para crear el pánico
El atracador se sirvió de una pistola para crear el pánico

Uno de esos sucesos realmente extraños que, muy de cuando en cuando, saltan hasta la actualidad. En este caso ha ocurrido en Almería y el acusado -finalmente inocente- ha quedado en libertad después de haber cometido varios atracos.

La información a la que ha tenido acceso este medio detalla que una juez de Almería ha absuelto a un hombre, para el que la Fiscalía solicitaba diez años de prisión, por dos delitos de robo con violencia mediante el uso de una pistola ante las "dudas" planteadas para identificar plenamente al investigado, sentido el que se ha ordenado su puesta en libertad ya que estaba en prisión provisional desde el pasado 16 de septiembre.

La Audiencia Provincial de Almería
La Audiencia Provincial de Almería

En el desarrollo de la resolución, la magistrada señala la existencia de indicios suficientes para enervar la presunción de inocencia del acusado, al que se achacaba el hecho de haber atracado en un mismo día a punta de pistola a un hombre en la calle así como a la propietaria de una pollería de la ciudad.

Llevaba la cara tapada

Así, ninguno de los dos perjudicados pudo ratificar durante el juicio que el acusado fuera el atracador al que se enfrentaron, ya que este llevaba la cara tapada, de modo que el primero no pudo verle el rostro mientras que la segunda se mostró "bloqueada" y no podía reconocer con nitidez los rasgos que, durante la fase de investigación, le habían servido.

La juez hace hincapié en que las características del acusado no se corresponden con la descripción del autor de los hechos realizada por la primera de las víctimas, puesto que en su momento aseguró que el atracador era un hombre "más o menos de su misma estatura" y "de mediana edad, entre 45 y 50 años", toda vez que el encausado "es más alto y mucho más joven" como ha quedado demostrado con posterioridad.

Respecto a la identificación que hizo la mujer en base al reconocimiento fotográfico realizado en dependencias policiales "sin género de dudas" y "por la nariz y los ojos" que llevaba al descubierto cuando se cometió el robo, la juez advierte que dicho reconocimiento es "insuficiente" si después "no se ratifica" en el juicio.

Sin capacidad para reconocer al acusado

Una de las víctimas aseguró a las preguntas de la defensa que no conocía al acusado y que "fueron los vecinos quienes le indicaron su identidad y dónde vivía", de modo que al tenerlo delante durante el juicio tampoco lo reconoció.

Por tanto ante las "dudas fundadas" que existen sobre la fiabilidad del reconocimiento fotográfico, ya que al principio ninguno de los perjudicados aseguró poder reconocer al autor porque llevaba el rostro parcialmente cubierto, de modo que podría haberse visto "influenciado por las manifestaciones espontáneas de los vecinos del lugar" quienes identificaron al acusado como autor del robo. 

Finalmente, hay que añadir que el acusado, por su parte, negó su participación en los hechos y aseguró que los vecinos "le tienen manía, Con ello, la juez no ve probado que el acusado fuera la persona que el 13 de septiembre del pasado año abordara a un vecino de Almería con una pistola y enmascarado con un pasamontañas para robarle ni que la misma persona que, pocas horas después del mismo día, ocultara su rostro con una braga y una gorra para robar en una pollería.

Pasa meses en prisión provisional por atracos en Almería: Este es el motivo por el que...