viernes 22/10/21

La garra del Málaga CF no fue suficiente para tumbar al Sporting

Con uno menos desde el comienzo del partido, los de José Alberto siguieron luchando, pero se vieron neutralizados, remontados y abandonando El Molinón sin puntuar
Diseño sin título (66)
La garra del Málaga CF no fue suficiente para tumbar al Sporting

En tierras asturianas buscaba sobreponerse el Málaga Club de Fútbol, sin conseguirlo. Una roja directa en el comienzo del encuentro, un gol que neutralizaba el 0-1 anotado en el minuto 26 y un final de partido que terminada de encender la luz de alerta en el banquillo blanquiazul.

Los de José Alberto eran conocedores de la importancia del choque en Gijón. Una batalla en la que la única opción que se contemplaba era salir victoriosos y conquistar los tres puntos en juego, pero el Real Sporting de Gijón sabía que la Ponferradina había pinchado y que tenían que cumplir en casa si querían acabar líderes al final de la jornada.

El Molinón era el escenario, el fortín a asaltar, y alrededor de 15.000 personas ocupaban las gradas para no perderse detalle. El Málaga buscó el primero desde el comienzo del partido, pero lo que llegó en el minuto 7 de juego fue una tarjeta roja para Alberto Escassi. Los andaluces se quedaron con 10 hombres sobre el terreno de juego que no estaban dispuestos a rendirse. Buscaron borrar la imagen que dieron en Ponferrada y lo lograron.

Diseño sin título (67)

Un Málaga con valentía que peleó, corrió, apretó los dientes y, a pesar de las circunstancias, fue el primero en adelantarse en el marcador con el gol de Juande en el minuto 26. Aunque de poco le serviría la garra, el Sporting lo tenía todo de cara y no pensaba desaprovecharlo.

Llegó la remontada en Gijón

El sábado, el líder de la clasificación se dejó los tres puntos ante Las Palmas y a los asturianos se les presentaba la oportunidad de ocupar ese trono. Para eso tenían que ganar, claro, y esa victoria pasaba por la remontada.

Poco a poco, los locales iban creciendo en el juego y cada vez estaban más acertados. Hasta el descanso, el Málaga seguía respirando, pero no tranquilos. Fue en el minuto 59 cuando Djurdjevic empezó a poner contra las cuerdas a los malaguistas para que, cuando tan solo quedaban diez minutos para resistir, Gaspar Campos les rematara y acabara con todas las opciones de que los tres puntos acabaran en la Costa del Sol.

Diseño sin título (68)

El Málaga luchó con todo en contra

La pasión no fue suficiente para ganar la guerra. Sin embargo, las sensaciones que el equipo dejó sobre el campo fueron muy diferentes a las mostradas contra la Ponferradina. En ningún momento de los 90 minutos bajó los brazos, no estaban dispuestos a rendirse y así lo demostraron. Lucharon contra el líder y supieron plantarle cara. Además, José Alberto recuperó importantes guerreros y pudo contar con uno nuevo: Sekou vivió sus primeros minutos con la elástica blanquiazul.

A pesar de esto, la realidad que refleja el equipo es que aún hay margen de mejora. Una mejora necesaria en cuanto al aspecto futbolístico, pero sobre todo a la hora de que los resultados muestren lo que el equipo lucha. Aunque, en una guerra, todo se presenta más difícil cuando una acción rigurosa, nada más comenzar la batalla, deja a uno de los bandos en inferioridad de condiciones.

La garra del Málaga CF no fue suficiente para tumbar al Sporting