miércoles. 29.05.2024
Coche patrulla de la Policía Nacional
Un Policía Nacional en Granada

Tremendo suceso en Andalucía, concretamente en Granada, donde en las últimas horas se ha tenido constancia de que un joven, acompañado de sus padres, han entrado en un piso a agredir a varios estudiantes a los que tenían como inquilinos.

Según la información a la que ha tenido acceso este medio, la Policía Nacional ha detenido en Granada a un hombre de 25 años y a sus padres acusados de acceder a un domicilio en el que habrían intimidado y agredido a tres estudiantes ya que, según el joven arrestado, le habían sustraído una hucha con dinero durante la recogida de enseres que realizaron del piso.

La Comisaría de Policía de Granada
La Comisaría de Policía de Granada

Hay que aclarar que los hechos tuvieron lugar por la tarde, mientras dos de los inquilinos se encontraban en el interior del piso que comparten. Uno de ellos abrió la puerta tras escuchar el timbre y se encontró con el antiguo compañero de piso de una amiga que venía acompañado de dos personas más. Poco después pudo descubrir que eran sus padres quienes le acompañaban.

Desaparición de la hucha

Tras abrir la puerta, el varón lo cogió por el cuello, lo empujó contra la pared y le exigió la devolución de una hucha con una cantidad indeterminada de dinero. Este hombre culpaba a los tres inquilinos de la desaparición de su hucha la cual estaba en el piso que compartía con una amiga de los jóvenes debido a que éstos recogieron los enseres de la joven del piso que compartía con él, ya que ella misma no había querido volver al piso por desavenencias con ellos.

Durante el tiempo en el que estuvieron en la vivienda registraron todas y cada una de las estancias buscando la hucha, llegando a empujar también al otro inquilino arrojándolo al suelo. El tercer inquilino llegó posteriormente a la vivienda y también fue preguntado por la hucha, con el mismo resultado.

En este contexto, las tres personas se negaron a abandonar el piso, a pesar de que así se lo manifestaron los inquilinos en reiteradas ocasiones, generando en ellos desasosiego ya que ignoraban lo que podrían hacerles. Tras su marcha, uno de los arrendatarios echó en falta una pequeña cantidad de dinero que tenía en su habitación y otro comprobó que una lámpara estaba rota.

Finalmente, hay que añadir que, una vez realizada la denuncia en dependencias policiales, los agentes identificaron a estas tres personas que fueron detenidas. El joven ya ha pasado a disposición judicial mientras sus padres han quedado en libertad con cargos tras el asalto.

Agresión a estudiantes en Granada: El motivo por el que un joven y sus padres entran en...