jueves. 30.05.2024
imagen
imagen
El acusado empleó varias veces el revólver
El acusado empleó varias veces el revólver

Impactante tragedia con resultado de muerte en Andalucía, concretamente la pedanía granadina de El Jau, donde ha tenido resolución judicial un suceso en el que un hombre ha acabado matando a un anciano a tiros, mientras que su familia ha salvado la vida de milagro.

La información a la que ha tenido acceso este periódico aclara que la Audiencia de Granada ha condenado a 31 años y un mes de prisión al hombre al que un jurado popular declaró el pasado enero culpable de asesinar a un anciano de 73 años y de herir a otras dos personas más en un tiroteo en un cortijo de la pedanía de El Jau en Granada.

La Audiencia Provincial de Granada
La Audiencia Provincial de Granada

La resolución, contra la que todavía cabe recurso, le condena como autor de un delito de asesinato, de otro en grado de tentativa y de un tercer delito de lesiones por acabar con la vida del dueño del cortijo e intentarlo con su viuda y otro familiar a los que también disparó pero que, afortunadamente, no perdieron la vida.

Varias condenas

Por otra parte, el hombre ha sido condenado por tenencia ilícita de armas dado que no tenía licencia para emplear el revólver que usó aquella noche y al pago de más de 200.000 euros en indemnizaciones. El acusado declaró que su intención "no era matar a nadie" pero se encontró a su hijo de rodillas en el suelo, ensangrentado y con el cañón de una escopeta apuntándole a la cabeza. "Cuando cargó la escopeta y le encañonó en la cabeza supe que le iba a matar y disparé (...) era la vida de mi hijo, si no lo hubiera hecho no estaría aquí".

Asimismo, en el banquillo de los acusados se sentaron otras tres personas más: el primo del principal acusado y los dos jóvenes que protagonizaron la pelea previa que desencadenó el crimen. Estos jóvenes han sido condenados por un delito leve de lesiones al pago de una multa y deberán indemnizarse respectivamente.

Todo se desencadenó por una pelea entre estos dos jóvenes en el Cortijo Villa Josefina, en la noche del 10 de febrero de 2021, cuando el principal acusado --que es el padre de uno de ellos- se presentó en el lugar con un revólver con el que disparó en dos ocasiones al propietario del cortijo, que se hallaba en la explanada donde tenía lugar la pelea. A continuación, disparó al otro hombre y "efectuó un quinto disparo" a la mujer del anciano fallecido.

Finalmente, hay que añadir que el abogado defensor, Solimán Ahmed, había pedido un veredicto de no culpabilidad para su cliente alegando que actuó en legítima defensa dado que el dueño del cortijo iba armado con una escopeta y presuntamente pretendía matar a su hijo. A esta eximente sumó otra de miedo insuperable o de trastorno mental transitorio, circunstancias que fueron desestimadas.

Muere un anciano después de recibir varios tiros en Granada: Así salva la vida su familia