jueves. 18.08.2022

La echan de un bar de Jerez con su bebé y su niño por pedir solo un tinto de verano

La mujer, en un escrito en Facebook, asegura que su hijo le dijo que pidiera algo de comer para que así pudiera seguir jugando en el parque de la plaza del Progreso en Jerez
Mesa vacía en bar Camachuelo
Mesa vacía en bar Camachuelo

La plaza del Progreso, en el centro de Jerez de la Frontera, se ha convertido desde hace unos años en un punto de reunión y encuentro para muchas familias. Allí, los más pequeños pueden disfrutar de un parque infantil con columpios, mientras sus padres disfrutan de las agradables tardes de verano en los bares de la zona.

Durante estos días, estamos sufriendo la segunda ola de calor del verano, por lo que se antoja indispensable hidratarse constantemente para combatir los efectos. Así las cosas, una madre -Elena Quintero- según ha denunciado a través de su perfil de Facebook, se sentó en una de las mesas de la terraza del bar Camachuelo pasadas las 21:00 horas, después de haber dado un paseo con su hijo y su bebé.

Bar Camachuelo en la plaza del Progreso de Jerez
Bar Camachuelo en la plaza del Progreso de Jerez

Allí, asegura, “me hicieron pasar una gran vergüenza”, después de que el camarero le obligara a abandonar el establecimiento al no haber pedido de cenar, pese a que ni siquiera todas las mesas se encontraban ocupadas.

La mujer pidió un tinto y un Aquarius en el bar Camachuelo de Jerez

En el escrito apunta que “un minuto después de pedir un Aquarius de limón para mi hijo y un tinto con limón para mí viene el camarero y me dice si voy a cenar allí. Aún no me habían puesto la bebida y le dije que no, que solo iba a estar un rato viendo al chico y nos íbamos. Su respuesta fue que me tenía que levantar porque si no pedía comida no me podía sentar”.

"A todo esto, la terraza entera mirándome cómo me estaban echando y supongo que se pensarían que yo no había pedido nada porque ni siquiera me trajeron la bebida. Me ha dejado helada y sobre todo muerta de vergüenza mirándome todo el mundo. Evidentemente yo me quería ir de allí ya y fui a por mi hijo que se llevó el disgusto de tener que irse porque a su mamá la habían echado de un bar por no pedir comida, tanto que me dijo venga mamá pues pide algo de comida que si no, no puedo jugar", explica.

Escrito de Elena Quintero tras su experiencia en el bar Camachuelo
Escrito de Elena Quintero tras su experiencia en el bar Camachuelo

Durante 13 años ha trabajado como camarera y "jamás un jefe, un encargado o algún compañero ha levantado de la mesa a nadie y menos por ese motivo. Solo pretendo que no le pase a nadie más porque es vergonzoso".

Responsabilidad del jefe

Asimismo, en declaraciones a elMIRA.es asegura que "tenía entendido que el dueño era un poco especial y a raíz de mi denuncia he podido conocer que no soy a la primera que le pasa. De momento no se ha puesto nadie del establecimiento en contacto conmigo para disculparse. Creo que no fue cosa del camarero, sino del jefe porque vino con la cara blanca y no sabía ni cómo decírmelo, aunque la vergüenza la pasé yo".

De igual forma añade que "podría haber pedido algo de comer, de hecho así me lo pidió mi hijo para poder seguir jugando pero después del rato que me hicieron pasar me quería ir, también pude irme a otro bar, pero me apetecía irme a casa".

La echan de un bar de Jerez con su bebé y su niño por pedir solo un tinto de verano