miércoles 18/5/22

Cómo afrontar la cuarentena con niños con necesidades educativas especiales

En esta nueva realidad los niños están expuestos a muchos estímulos nuevos que pueden afectar a su impulsividad emocional

Estos días están siendo complicados para todos, y para los padres de hijos con necesidades educativas especiales pueden hacerse un poco cuesta arriba. Por ello, en la instrucción del 19 de marzo de 2020 del Ministerio de Sanidad se ha establecido que:

“Las personas con discapacidad que tengas alteraciones

En esta nueva realidad los niños están expuestos a muchos estímulos nuevos que pueden afectar a su impulsividad emocional

conductuales como, por ejemplo, personas con diagnóstico de espectro autista y conductas eruptivas, agravadas por la situación de confinamiento derivada de la declaración del estado de alarma, pueden realizar los desplazamientos que sean necesarios, siempre y cuando se respeten las medidas necesarias para evitar el contagio”.

Para los pequeños será más difícil comprender por qué se quedan en casa y salen muy poco, dependiendo de si tienen discapacidad intelectual o no, se lo explicaremos de una forma u otra. “Hay que hablarles de la manera en la que lo hacemos siempre, hacerles ver que cuanto más salga de casa, mayor riesgo tienen de ponerse malitos”, dice la experta.

Además, recomienda una edición especial del coronavirus de los libros de ‘El Monstruo de Colores’ para explicarlo de una manera más gráfica.

En esta nueva realidad los niños están expuestos a muchos estímulos nuevos que pueden afectar a su impulsividad emocional, y hacer que estén más nerviosos. Pilu Hernández Dopico dice: “Es fundamental enseñarles a respirar. Y, en la medida de lo posible, hablar con ellos y detectar juntos de dónde nace esa impulsividad”.

Dependiendo de cuál sea el motivo que lo provoca la experta sugiere intentar buscar soluciones: si lo que les provoca impulsividad son los aplausos de las ocho, poner una alarma 10 minutos antes para hacer algo que les calme, como escuchar música o quedarse en su habitación un rato.

El estudio también puede ser un punto de conflicto, sobre todo en niños con TDA o TDAH, que aguantan menos tiempo concentrados. La educadora aconseja aplicar la neurociencia, que establece que los niños menores de 12 años no pueden hacer actividades de más de 10-15 minutos, y los mayores de 12, no más de 45 minutos.

“Esto es de manera general, luego tenemos que añadirle lo que pueda tener cada uno de nuestros hijos. Este es más trabajo de los padres, tienen que asimilar que sus hijos no van a estar más de 1 hora sentados, hay que tener paciencia y no desesperarse”.

La maestra Pilu Hernández Dopico, de El Pupitre de Pilu, ofrece 5 recomendaciones para que estos días de confinamiento sean lo más amenos posibles:

Establecer una rutina es fundamental. Hacer un horario como con cualquier otro niño: Tener una hora para levantarse, desayunar, almorzar, cenar y acostarse. En ese horario meter las actividades que vamos a hacer durante el día, ya sea estudiar, hacer manualidades o ejercicio.

Dar un paseo, mañana y tarde: que tengan ilusión por poder salir. Además, habrá que explicarles que no es un paseo como los de siempre, que es para dar una vuelta y airearse. Dependiendo de la capacidad intelectual del niño hacerlo con pictogramas, dibujos, etc.

Hacer ejercicio: además del paseo es bueno que tengan un rato en casa de ejercicio. Se pueden tener dos tablas y hacer una cada día, para ir variando. Ponerle música, bailar, la cosa es cansarles, sino lo que van a salir rendidos son los padres.

Realizar actividades nuevas: se puede hacer la misma para todos los hermanos. Si tienen discapacidad intelectual, adaptarla para ellos. Con los niños más movidos se pueden hacer actividades más cortas, de menos de 20 minutos. La arcilla, por ejemplo, es muy beneficiosa para ellos, ya que les relaja moldear el barro, hacer formas, mancharse, … Además, da para más de un día, ya que se tiene que secar y pintar. Se recomienda a partir de los 3 años.

Involucrarles en las tareas del hogar: Depende del tipo de niño y su capacidad intelectual. Pero que vean que las cosas no se hacen solas, que mamá o papá le hacen la cama, barren, … Este tipo de tareas sencillas las pueden hacer con los padres.

Cómo afrontar la cuarentena con niños con necesidades educativas especiales