domingo. 14.08.2022

¿Cómo cuidar tu jardín en verano?

Las altas temperaturas del verano pueden arruinar en días, cualquier jardín, así que hay que prestarle unos cuidados básicos
Mujer regando el jardín
Mujer regando el jardín

No existe duda de que la experiencia es un grado, y la mayoría de las personas que disponen de un jardín, conocen los rudimentos básicos para mantenerlo en buen estado.

Sin embargo, siempre tiene que haber una primera vez: existen muchos propietarios que se han mudado recientemente a una casa con jardín, y no disponen aún de los conocimientos necesarios para cuidarlos, ni saben qué herramientas de jardinería son imprescindibles para este fin.

Además, una estación especialmente complicada es la del verano, en la que las altas temperaturas y la sequía pueden arruinar, en cuestión de días, cualquier jardín. Así que vamos a detallar los cuidados básicos que los jardines necesitan en esta época del año.

Consejos veraniegos para mantener tu jardín a salvo

Veamos las recomendaciones básicas para mantener en el mejor estado todos los elementos que pueden estar integrados en un jardín:

El Riego

El riego es el factor del que deberemos estar más pendientes en verano. Debe regarse, exclusivamente, al amanecer o última hora de la tarde, cuando las temperaturas son frescas, evitando el riesgo de secado o quemado de las plantas. Comprobaremos que el terreno siempre esté húmedo, que no esté encharcado.

El césped

No debe cortarse en exceso, para evitar que se debilite. Es imprescindible que el basamento se encuentre siempre en óptimas condiciones de humedad.

Las flores

No regarlas directamente en caso de que el agua de nuestra zona tenga demasiada cal. Añadir un mínimo chorrito de vinagre a una regadera, antes de proceder. Es muy recomendable retirar con regularidad los tallos y flores secas.

Árboles y arbustos

Prestar atención especial a ramas o zonas secas. Pueden indicar que el riego es insuficiente o la presencia de alguna plaga.

Plagas y hongos

Como en cualquier otra estación del año, debes prestar máxima atención a cualquier señal: secados repentinos, cambios de coloración o manchas blanquecinas son indicios claros de que hay alguna plaga. En este caso, deben adquirirse productos específicos cuanto antes, a fin de evitar que la plaga se extienda rápidamente.

En caso de duda sobre los productos a usar, lo prudente es consultar con algún experto.

Muebles y elementos auxiliares

La medida básica de protección es situarlos en lugares que no estén expuestos a la acción directa del sol. Si esto no es posible, procuraremos cubrirlos con fundas en las horas de mayor insolación.

Es conveniente un mantenimiento a base de ceras y aceites en las muebles de madera. Los elementos de base férrica siempre se pintarán con esmaltes resistentes al calor.

Herramientas necesarias para el cuidado de tu jardín

A modo orientativo, este es el equipamiento mínimo que todo buen aficionado a la jardinería debe tener:

  1. Kit de herramientas básicas: aquí se incluyen todas las herramientas manuales, como tijeras de poda, rastrillos, palas, mangueras de riego, regaderas portátiles, gardenas, etc.
  2. Máquina cortacésped: imprescindible para mantener el césped en condiciones idóneas.
  3. Escarificador: elimina la capa orgánica superflua en zonas de césped, facilitando la oxigenación y nutrición del mismo. Puede complementarse con un aireador de césped.
  4. Cortasetos: para adecuar y modelar arbustos de cierre o decorativos.
  5. Soplador: permite la limpieza fácil de las hojas secas y otros residuos.
  6. Hidrolimpiadora: utilizada en la limpieza de solados y, en ocasiones, como instrumento auxiliar de riego.

La importancia de usar herramientas de calidad

El apartado de las herramientas no es un asunto baladí. Las plantas son muy delicadas y unas herramientas de mala calidad pueden provocar segados deficientes, o efectuar cortes poco limpios en los arreglos y podados

Igualmente, una mala herramienta puede dejar el terreno poco preparado para sembrar césped, plantar árboles y arbustos, o cultivar flores o productos de la huerta. Es decir, por mucho cuidado que pongamos, las herramientas deficientes pueden hacer que nuestros esfuerzos sean baldíos.

Por tanto, olvidémonos de ciertas gangas asiáticas. Porque no solo es cuestión de calidad: tengamos en cuenta que, en caso de devolución en garantía, los portes corren de nuestra cuenta, costándonos más dinero que la propia herramienta; la durabilidad suele ser mínima y resulta muy complicado encontrar piezas de repuesto.

Escojamos, pues, un proveedor fiable como Fixami, que trabaje con herramientas de jardinería de calidad reconocida, que disponga de recambios, y que tenga capacidad para prestar un servicio técnico de categoría.

¿Cómo cuidar tu jardín en verano?