miércoles. 06.07.2022

Lo básico que necesitas para tu boda

Es una tarea enorme que puede que te llegue a agobiar, pero si la divides en fragmentos se hará mucho más fácil

La boda es uno de los eventos más importantes de la vida de las personas, tanto para los novios como para algunos padres. Se trata de uno de los días soñados. Es la muestra máxima del amor como lo conocemos en nuestra sociedad. Todo esta emoción que estás viviendo está más que justificada y es entendible para cualquiera que sepa el significado de estos acontecimientos.

El día aún no llega y ya se siente la expectación en el ambiente. Si estás aquí es porque sabes que una boda no es solo ese día, sino todo lo que conlleva en su organización. ¡Es que hasta la fecha hay que pensarla con cuidado! Es una tarea enorme que probablemente te llegue a agobiar, pero no te preocupes, que si la divides en fragmentos manejables, se hará mucho más fácil.

La fecha

Comencemos por el inicio, como se suele decir. Debes pautar una fecha para la boda y tienes que saber que es inamovible una vez que la anuncias, ya que harás reservaciones de todo en función de ese día y los invitados reservarán ese día para ti. Es una decisión importante, en la que principalmente tienes 2 opciones:

Lo puedes tomar por el lado emotivo y que la elección sea meramente por gusto. Una fecha que sea significativa para ti y para tu pareja, como el día que se conocieron, San Valentín, algún juego de palabras que tengan. Ten en cuenta que si eliges una festividad, las reservaciones las debes hacer con antelación, por lo concurrido de esas fechas.

La otra opción es una fecha conveniente. Es decir, en la que tus invitados puedan asistir, no haya demasiado problema para las reservas y el clima sea el que quieres. No es posible complacer a todos, es verdad, pero por lo general lo más acertado es durante el verano, ya que la gente suele tomarse las vacaciones durante esa temporada.

Las invitaciones y los invitados

Aquí esto será un poco controvertido: no tienes la obligación de invitar a todos tus conocidos. Elige sabiamente. Puede que quieras que sea una festividad opulenta, pero también que estén solo los más cercanos a ti. Si te decides por algo íntimo, no te sientas mal por no invitar a la hija de tu vecina que saludas en las mañanas del fin de semana. Amigos íntimos y familia cercana, con ellos se sentirán bien tu pareja y tu.

Las invitaciones mándalas a hacer con tiempo, apenas selecciones el diseño, y dile a los invitados que estén atentos a sus correos postales si usará esta vía. Si serán en físico, aprovecha de hacer algo memorable que valga la pena guardarlas. Una tendencia que se está viendo es hacer las invitaciones digitales para ahorrar dinero y hacerlo ecológico. 

El vestido

El alma de la boda será tu vestido. Elige el que tú quieras y te haga sentir cómoda y no aceptes consejo de nadie. Es tu día y eres tú quien se debe sentir bien. Lo importante es que te guste cómo te sienta.

Si después quieres algo más ligero, puedes seleccionar un segundo vestido de boda para la fiesta. Cámbiate cuando termine la ceremonia y ¡únete a la celebración!

Otro aspecto que debes revisar es el de los vestidos para damas de honor. Todas tienen que ir vestidas de la misma manera. Para que se haga más fácil el asunto, elijan un modelo entre todas y luego cada una puede ir a hacerse los ajustes cuando más les convenga.

La temática

Esta elección es meramente personal. Elige la que te satisfaga. Busca en Internet opciones para que tengas una inspiración, si no sabes por dónde comenzar, pero no te sientas obligada a cumplir tal cual las indicaciones que encuentres. Esto influirá en la decoración, el pastel, las fotos, las invitaciones y los recuerdos de los invitados.

La comida y la música

Toda fiesta tiene música y comida. Puedes contratar los servicios de un animador, un DJ, camareros y cocina en vivo para darle más vida a la fiesta. Todo lo tienes que reservar con antelación.

Respecto a la elección:

  • La comida tiene que consistir en snacks dulces y salados, y comida para sentarse a comer en la mesa.
  • La comida de preferencia que no se dañe con facilidad. No querrás poner de snacks sushi, que puede enfermar a tus invitados.
  • La música que sea variada para mantener la atención de los invitados. Si no sabes qué poner, puedes dar la posibilidad de que las canciones sean a pedido del DJ. No te preocupes por la selección del playlist, seguro el animador sabe qué hacer.

Actividades

Después de la ceremonia viene la fiesta. En sí misma, la fiesta sola ya es un momento grato, pero será mejor si planteas algunas actividades. Pueden ser algunos juegos o retos. Si son referentes a la temática, a más de uno le harán gracias. Quienes son más de bailar tendrán su espacio y quienes prefieren otras actividades, también tendrán algo por hacer.

Para los que prefieren un rato tranquilo, de ser posible, déjales un espacio donde la música no llegue demasiado fuerte y que esté lejos de la pista de baile y las actividades.

Lo básico que necesitas para tu boda