domingo 22/5/22
Un candado en una puerta
Un candado en una puerta

Increíble pero cierto. Un okupa ha realizado una llamada a la Policía Local para que se desplazaran a un edificio en Zaragoza después de que no pudiera entrar en la vivienda que había ocupado debido a que el dueño de la misma había puesto un candado. Ante la imposibilidad de acceder terminó cortando la cadena y la policía ha abierto diligencias contra el dueño por coacciones, según ha adelantado el 'Heraldo'. 

Según detallan fuentes oficiales, los hechos se registraron en la jornada del jueves, después de que la Policía recibiera la llamada del okupante donde aseguraba que no podía acceder a la vivienda en la que reside de forma ilegal en la calle Cerezo número 40.

A la llegada de los agentes, la mujer explicó que estaba ocupando el piso ilegalmente y que el dueño del piso le había arrebatado las llaves minutos antes de forma violenta, impidiéndole recuperar sus pertenencias, entre ellas la insulina que necesitaba debido a la diabetes que padece.

Tras escuchar a la okupa, la Policía finalmente logró acceder, con la ayuda de los bomberos, al interior del edificio a través de un balcón. Una vez dentro, comprobaron que no había nadie en su interior y que el dueño había puesto una cadena con un candado en la puerta para impedir la entrada por lo que procedieron a cortarla.

La Policía ayudó a la okupa a regresar a la vivienda

Finalmente, la okupa pudo ingresar de nuevo en la vivienda donde reside de forma ilegal y ahora la Policía podría abrir diligencias contra el dueño por coacciones. Según marca la ley, los okupas se convierten en residentes de la casa y no se puede entrar sin una orden, ni cortar los suministros básicos para hacer que salgan. 

Por su parte, la abogada del dueño del bloque, Carmen Sánchez Herrero, aseguraba en el 'Heraldo' que no entiende como la Policía puede abrir la puerta a un okupa para que acceda a un bloque que no es suyo: "Este hombre compró hace unas semanas el edificio a un banco y lo único que ha hecho es poner una cadena. La Policía puede investigar unas supuestas coacciones, pero no puede abrir un edificio a cualquiera", se lamentaba la letrada".

Una okupa llama a la Policía para que le abran la puerta del piso que había okupado