martes. 25.06.2024
Joaquín Sánchez y Susana Saborido en 'Joaquín, el Novato' (1)
Joaquín Sánchez y Susana Saborido en 'Joaquín, el Novato' (1)

Joaquín Sánchez se encuentra viviendo un momento de felicidad plena en todos los sentidos. Tras su retirada hace justo ahora un año, el portuense se encuentra centrado en su familia, la televisión, los toros, y por supuesto, el Real Betis. Sin embargo, no siempre ha sido todo coser y casar para Joaquín y Susana Saborido. En 2013, la vida del exfutbolista dio un giro de 180º para terminar jugando en la Fiorentina (Italia), después de dejar el Málaga CF. Una complicada decisión en la que Susana no iba a dejar solo a su marido.

La pareja de moda en Jerez de la Frontera y toda España ha tenido que tomar difíciles decisiones a lo largo de todos estos años, siendo quizá la más complicada de ellas la de trasladar el núcleo familiar al completo hasta Florencia, donde Joaquín iba a empezar una ilusionante andadura en un gran club como la Fiorentina.

Aunque desde fuera todo parece más fácil de lo que realmente es, cuando te pones en la piel del jugador no es nada fácil. Tirar con toda la familia, en aquel momento con Daniela y Salma muy pequeñas, no era una decisión fácil para la familia Sánchez Saborido, que cargó la maleta de tantas ilusiones como incertidumbres para poner rumbo a esta aventura a la italiana.

De hecho, contar a tu lado con una persona que te apoya tanto en lo bueno como en lo malo las decisiones se hace más fáciles. Algo así fue lo que le ocurrió a Joaquín que contó con el apoyo incondicional de Susana para emprender una odisea en Florencia que duró dos temporadas y que terminó con la vuelta del hijo pródigo a Heliópolis.

Joaquín Sánchez durante el encuentro 'Arte en Verdiblanco' | Salvador López Medina para El MIRA
Joaquín Sánchez durante el encuentro 'Arte en Verdiblanco' | Salvador López Medina para El MIRA

Joaquín sobre su etapa como futbolista: "No solo vale jugar bien al fútbol"

Hace un tiempo, Joaquín describió en primera persona lo complicado que es ser futbolista profesional, y sobre todo, aguantar más de 20 años al máximo nivel. Todos conocemos la cara A de ser futbolista: dinero, lujo para ti y los tuyos, así como una vida prácticamente resuelta.

Sin embargo, a veces se nos olvida que son personas como cualquier otra, con sus problemas e inseguridades, por lo que contar con una persona al lado que te apoye en cualquier situación es algo tan fundamental como tener la cabeza centrada.

Joaquín durante su partido homenaje | Salvador López Medina para El MIRA
Joaquín durante su partido homenaje | Salvador López Medina para El MIRA

De esta manera se lo reconoció Joaquín Sánchez a Patricia Ramírez, ex psicóloga del Real Betis, a la que confesó que "no es suficiente con ser buen futbolista". Para tener una carrera tan longeva como la de Joaquín es vital estar bien rodeado y "capacitado" para ser futbolista de Primera División donde "no solo vale jugar bien al fútbol".

"Mantenerte en Primera División 21 años y poder ser un futbolista importante requiere una preparación constante día a día y no te puedes relajar. La gente se cree que son un par de horitas y no son un par de horitas. Son muchas horas fueras, muchas concentraciones, estar fuera de casa...", explicaba Joaquín dando a entender lo complicadas que eran estas situaciones en las que no solo afecta al jugador, sino también a toda su familia.

Joaquín junto a sus hijas Daniela y Salma en su partido homenaje | Salvador López Medina para El MIRA
Joaquín junto a sus hijas Daniela y Salma en su partido homenaje | Salvador López Medina para El MIRA

 

El apoyo de Susana Saborido en la decisión más difícil de Joaquín

Es aquí donde entra en juego el fundamental papel del entorno del futbolista, que en muchos casos han truncado carreras de grandes jugadores, pero que en el caso de Joaquín, facilitan la labor del jugador y le hace sentirse respaldado tomen la decisión que tomen. 

"Recuerdo cuando firmé por la Fiore le dije a Susana: "Gorda que yo me tengo que ir", y ella me dijo: "Pues yo me voy contigo", contaba Joaquín, que recibió el mayor gesto de amor que pudo tener en ese momento Susana con su marido. 

Joaquín y su familia en el acto de despedida | Salvador López Medina para El MIRA
Joaquín y su familia en el acto de despedida | Salvador López Medina para El MIRA

Pese a que lo lógico era que Susana Saborido y sus hijas se quedasen en Málaga, pues las dos eran bastante pequeñas, en un claro gesto de amor, la sevillana decidió que toda la familia se mudaría hasta Italia para acompañar a un Joaquín que vivió dos grandes temporadas en el fútbol italiano antes de recalar en el Real Betis

El sonado y precioso acto de amor de Susana Saborido con Joaquín: "Me voy contigo"