domingo 22/5/22

Adiós a un señor del campo, Borja Domecq

El ganadero de bravo Borja Domecq ha fallecido en Mérida por una neumonía

El 23 de marzo ha fallecido el ganadero de bravo jerezano Borja Domecq Solís, que se encontraba ingresado de dos días en el Hospital de Mérida (Badajoz), por causa del coronavirus que le había provocado una neumonía hacía una semana.

Borja nació en Pamplona en octubre del año 1945, hijo del ganadero jerezano Juan Pedro Domecq Díez y de la dama de origen navarro Matilde Solís-Beaumont Atienza (nacida en Sevilla). Era el tercero de diez hermanos. Se casó de primeras con Fátima Noguera, con quien tenía dos hijos, Fátima y Borja. De su segundo matrimonio, con Cristina Sandoval, tenía tres hijos, Javier, Álvaro y Micaela.

En 1986 se hizo cargo de la ganadería brava que perteneció a su padre (fallecido en 1975) después de que se independizara su hermano Juan Pedro (llevándose el hierro paterno, el de Veragua) y luego hiciera lo mismo su hermano Fernando (para formar ganadería propia con el hierro de Zalduendo). La ganadería remanente, copropiedad de su madre y resto de hermanos, había adoptado en 1978 el nombre de Jandilla (que era la finca vejeriega donde pastaba) y el hierro de la estrella, cedido por “el Tío Perico”, que en 1970 lo había adquirido de las Hermanas Moreno de la Cova, sus creadoras en 1943 con ganado saltillo luego eliminado.

Dio lustre a la ganadería, que acabó trasladando en 2002 a tierras extremeñas, donde vivía. La finca Jandilla fue sustituida por “Don Tello”, en Mérida (para los machos), y ”Los Quintos”, en Llerena (para las hembras). Llevó la sangre domecq a lo más alto y la suya es una de las ganaderías más prestigiosas y codiciadas por las figuras, representante genuina de la casta vistahermosa.

Los buenos aficionados recuerdan toros como Frutero, indultado en El Puerto de Santa María el 2002; Cafetero, indultado en Zafra el 2008; Timonel, último toro indultado en Barcelona, el 2010; Hebreo, lidiado en Madrid el 2017; Lastimoso, indultado en Arles el 2018; Libélula, indultado en Algeciras el 2018; Horroroso, lidiado en Valencia el 2019; la suelta para la despedida de Juan José Padilla de Pamplona el 2018 o la del sonado éxito de Pablo Aguado en Sevilla el 2019.

De la ganadería Jandilla proceden otras, también de éxito, como El Parralejo, Daniel Ruiz, Fuente Ymbro o Torreherberos y Torrehandilla (estas dos se formaron con lo último que le quedaba a la copropiedad familiar).

A su vez, en 2002 Borja había formado la ganadería Vegahermosa, con reses de Jandilla, al amparo del entonces famoso artículo 5 bis b), que hoy es el artículo 9, de los estatutos de la Unión de Criadores.

Con esa misma Unión de Criadores de Toros de Lidia Borja colaboró activamente pues entre 2011 y 2017 formó parte de su junta directiva.

También fue el impulsor y el presidente de la FEDELIDIA, una federación que engloba a las cinco asociaciones ganaderas dedicadas a la producción de carne de toro de lidia (lidiado o no), como raza autóctona, y que suma más de mil explotaciones ganaderas.

En 2016 Borja decidió pasar a su hijo Borja la gestión de la explotación ganadera, aunque la seguía de cerca con su asesoramiento y acudía a las plazas donde el hierro era anunciado, porque disfrutaba al máximo del campo, de la crianza del toro de lidia y de las particularidades del mundo del toro, siempre con buen semblante, aunque en los últimos años había sufrido problemas de salud. De hecho, en 2009 fue ingresado de urgencia en la UCI del Hospital de Mérida aquejado de un edema pulmonar agudo.

Señor del campo, con su vida entregada a Jandilla, por su carácter afable y su trato con todo el mundo, aunque su salud no atravesaba buen momento en los últimos años, ahora ha despertado la noticia una ola de sentimiento por todo el orbe taurino. Descanse en paz. Transmitimos a su familia la condolencia en estas páginas de elMira.es.

Adiós a un señor del campo, Borja Domecq