jueves 19/5/22
Seis novilleros a hombros en Alcalá de los Gazules
Seis novilleros a hombros en Alcalá de los Gazules

El 11 de abril se ha celebrado en Alcalá de los Gazules (Cádiz) una novillada mixta con picadores organizada por la empresa Eventos Santa Asunción, con la colaboración del Ayuntamiento. Con tiempo primaveral favorable, la entrada ha sido de tres cuartos de plaza. Preside Juan Romero. Ameniza un quinteto de viento.

Se soltaron seis utreros y tres erales de Villamarta (hierro que pasta en Puebla de Guzmán, Huelva), bien presentados y de buen juego en general, con alguna dificultad. En el arrastre, al séptimo novillo, utrero, se le dio la vuelta al ruedo; el segundo, el cuarto, eral, y el sexto tuvieron palmas.

Manuel Vera
Manuel Vera

Novillada mixta de Alcalá

  • David Garzón, entera algo delantera; una oreja. Tres pinchazos y honda desprendida, con aviso; una oreja.
  • Diego García, entera de efecto rápido; dos orejas. Pinchazo y media en su sitio; dos orejas y rabo.
  • Manuel Vera, que debuta con picadores, entera tendida; dos orejas. Gran estocada de eficacia rápida; dos orejas y rabo.
  • Víctor Barroso, honda en buen sitio; dos orejas.
  • Pablo Lozano, pinchazo y entera; dos orejas.
  • Miguel Osorio, pinchazo y gran estocada; dos orejas.

Incidencias: por problemas de desencajonamiento, Manuel Vera lidió el segundo novillo de la tarde y Diego García, el tercero. Víctor Barroso toreó el cuarto animal. Miguel Osorio no estaba anunciado en el cartel pero actuó de sobresaliente y lidió  el segundo sobrero, por regalo de la empresa. En el primer novillo salió para el arrastre un coche todo terreno en lugar del tiro de mulas. Entre las cuadrillas destacó Corruco de Algeciras, que se desmonteró tras parear. Los seis novilleros salieron a hombros.

Pablo Lozano
Pablo Lozano

Comentario

La localidad serrana de Alcalá de los Gazules estuvo doce años sin festejos taurinos hasta 2018 pero no ha tardado tiempo en programar uno después de la pandemia de coronavirus. Hay prisa por recobrar la normalidad. Sin embargo, el mal tiempo obligó a aplazar la novillada picada preparada por Eventos Santa Asunción y ahora se puede hacer con un cartel enriquecido, pues han añadido dos novillos para dos novilleros sin caballos.

Hay un aliciente interesante y es que el paisano Manuel Vera debuta con picadores (merecido lo tiene), acompañado de otro valor de la localidad, que se enfrentará a un eral.

Víctor Barroso
Víctor Barroso

David Garzón

David Garzón, de blanco y oro, a su primero, bien presentado, bonito de afra y que sale con patas, lo recibe en tablas y la media de remate es más allá de las rayas. Pelea en el caballo cabeceando pero es bien picado. Los tres pares son bien puestos y en el tercero el banderillero arriesga.

Después de unos doblones en tablas, vemos tres tandas con la derecha sin bajar la mano; por la izquierda hay una tanda un poco descompuesta y luego otra más acoplada; de nuevo con la derecha, el novillo se muestra sin chispa y los pases salen sin entusiasmo; finalmente con la izquierda otra vez hay serie breve y el novillo acaba buscando tablas.

Con el descabello en la mano, presenciamos el lamentable espectáculo de pinchar una y otra vez en el hocico del animal para lograr que humille; ya de novillero se saben los trucos más detestables, lástima, aunque éste se los sabe más por años que por novillero. La orejita se basó en una petición muy minoritaria (y a un presi de mano rápida).

A su segundo, con presencia pero bizco del izquierdo, lo lancea bien de tablas a medios. La puya queda trasera y algo caída mientras el novillo cabecea en el caballo. Hay un quite que no se llega a rematar porque el animal se distrae. Sólo un par de los tres es aceptable.

El toreo por la derecha se basa en tandas breves, tres, las dos primeras en tablas, por arriba, y la tercera, a media altura; otras tres tandas por la izquierda también van a media altura, con más forma que sustancia, seguidas de dos más a base de ayudados; por la derecha vemos pases de aliño y la preparación para la estocada se articula con ayudados por alto. La oreja se debió de nuevo a una petición muy minoritaria.

David Garzón
David Garzón

Diego García

Diego García, de rosa y oro, en su primero, sobrero bien presentado, lancea con buen manejo de tablas a medios. El novillo cabecea en el caballo pero luego se duerme y la puya es buena; el quite por chicuelinas resulta aplaudido. Las banderillas son manifiestamente mejorables.

A la primera tanda en redondo el animal muestra buen son pero a la siguiente, con la izquierda, ya se va apagando, por lo que los pases salen de uno en uno; vuelta a la derecha y va a menos, de modo que tiene que recurrir a los martinetes y luego a una tanda de aliño rematada con adorno de rodillas; de final, las consabidas manoletinas. La segunda oreja confirma la rapidez de las manos presidenciales. 

A su segundo, armónico de hechuras, lo lancea de tablas a medios bajando la mano y remata con una larga natural de pie. El novillo es llevado al caballo por chicuelinas y empuja sin mucho convencimiento pero recibe puya cuidada; sigue un quite por cordobinas. De los tres pares, solo el primero es bueno.

Tras brindis al público, el sansebastianero inicia por arriba en tablas y continúa con buena tanda en el tercio; la faena se basará en la izquierda, con una tanda breve primero para en la segunda sufrir un desarme y en la tercera mostrar el animal su bravura, lo mismo que en la siguiente aunque en el de pecho hay un desarme; vuelto a diestra, ejecuta una serie completa a media altura y otra con el bicho yendo y viniendo, terminando con un desplante sin muleta. La media estocada es de las que aplicaba Lagartijo. El rabo concedido se explica porque el presidente blandea en pañuelos.

Diego García
Diego García

Manuel Vera

Manuel Vera, de azul marino y oro, en su primero, girón corniabierto que remata en tablas, aplica verónicas avanzando, jaleadas. El novillo se emplea en el caballo y recibe puya dura, con pitos al picador. Los dos pares se forman con un palo colgando y otro en el suelo.

El alcalaíno, tras brindar a un familiar, se va directamente a los medios y aplica una tanda ligada a media altura y luego otra bajando la mano; por la izquierda los naturales son ayudados; por la derecha de nuevo, el bicho cabecea y acaba pegando tornillazos; vueltos a tablas el novillero debutante se va arrimando más y más hasta que el burel se inclina por rajarse.

En su segundo, colorado, hay un tercio vibrante con verónicas muy dominadoras, chicuelinas y larga natural en los medios. La pelea en el caballo es absolutamente desganada y la puya, mala. Los dos pares de Corruco justificaron sobradamente el desmontere.

La faena, tras brindis al público, empieza con dos doblones y dos trincherazos muy toreros para seguir con tanda en redondo y un gran pase de pecho en la boca de riego para pasar a otra tanda bajando la mano, levantando los aplausos; por la izquierda el toreo es muy ligado, en dos tandas que se rematan con trincherazos y ayudados por alto; con la derecha vemos una buena serie iniciada con un molinete e incluyendo un parón escalofriante; la parte final va a más, con naturales ligados en los que el novillo muestra su bravura, para pasar al toreo de frente, entregado, terminando en un gran pase de pecho. Es una faena para recordar. Este rabo sí es merecido, no el cortado al sexto novillo.

Manuel Vera
Manuel Vera

Víctor Barroso

Víctor Barroso, de grana y oro, en su novillo, colorado que sale abanto, comienza con lances de tablas a medios pero el animal sale suelto de capote cada vez que puede. Pablo Lozano hace un quite por verónicas. Hay un par de banderillas solo. Brinda a Manuel Vera por su debut con caballos e inicia la faena por alto y avanzando a los medios; siguen dos tandas más a diestra, en redondo una y templando la otra; el toreo con la zurda sale elegante; intenta por la derecha de nuevo pero sufre un desarme y desemboca en toreo con variedad, molinete, pase por alto, circulares y pases de ir y venir para, tras coger el estoque, finalizar con bernadinas.

Víctor Barroso
Víctor Barroso

Pablo Lozano

Pablo Lozano, de blanco y oro, en su animal, colorado y gacho, realizó el saludo con buenas verónicas y después quitó por lo mismo. De los dos pares, el primero fue bueno. Inició el novillero local la faena en tablas a base de doblones con mando; continuó con una tanda en redondo y luego otra de menos quilates; con la izquierda baja la mano y le sale algún pase con desmayo, pero a continuación va un poco atropellado; a diestra de nuevo el toreo va ahora un poco violento y se va a por el estoque sin mucha demora.

Pablo Lozano
Pablo Lozano

Miguel Osorio

Miguel Osorio, de blanco y oro, a su eral, bizco del izquierdo y abanto de salida, lo recibe de rodillas con larga cambiada y continúa con lances apasionados, chicuelinas y revolera que levantan los aplausos. La banderillas consistieron en dos pares, uno arriba y otro fácil.

Tras brindar al público se va directamente al centro y sin probaturas empieza con tanda en redondo y le sigue otra terminada en un pase de pecho de rodillas; con la izquierda deja tres tandas, una elegante, otra citando de lejos buena y otra igual pero a la cuarta sufre un desarme; con la derecha de nuevo, el bicho sigue acudiendo con alegría y sale otra tanda buena; tras cambiar la espada, va poniendo fin con dos ayudados por alto, una espaldina y un gran pase de pecho.

Al entrar a matar sufre un pitonazo en el gemelo de la pierna derecha que le incapacita para andar; se lo llevan a la enfermería y Víctor Barroso se dispone a matar pero al poco el arcense vuelve y acaba poniendo una gran estocada de la que el animal cae rodado; es la estocada de la tarde.

Miguel Osorio
Miguel Osorio

El cartel anunciaba cinco novilleros y al final fueron seis. Ha resultado una novillada monstruo; empezó a las cinco y media de la tarde y ha terminado a las nueve y media. Sin embargo, lo importante es que los cuatro novilleros han salido a hombros de la plaza.

Mientras Osorio retorna a la enfermería para revisión del golpe en la pierna los dos alcalaínos disfrutan con sus paisanos del momento y las fotos, los abrazos y las felicitaciones son interminables. Alcalá, en la Ruta del Toro, está en la ruta de tener nuevos toreros. Bendito sea.

Gran debut con caballos del novillero Manuel Vera