sábado 16/10/21

Jerezano, homenajeado en Francia

Fue en Istres, con motivo de participar en el jurado de una corrida concurso
Jerezano homenajeado
Luis Parra Jerezano homenajeado en Istres, Francia

El decano de los toreros de Cádiz Luis Parra Jerezano ha recibido un homenaje en la ciudad francesa de Istres. Ha sido con motivo de la feria de esta localidad tan taurina, en la que la “Corrida de los Tres Caminos” se anunciaba como concurso de toreros; seis espadas para seis ganaderías sometidos a la decisión de un jurado.

1 Jerezano y MarsellaJerezano y Marsella

El viaje lo hizo el maestro con su hijo Ignacio (que fue banderillero) y con José García (hijo del que fue su mozo de espadas). Tomaron el avión en Málaga y el viaje fue un poco triste pues iba con la cara propia de haber perdido lo que más quería. Llegaron sobre las once de la noche al hotel y allí mismo Bernard Marsella, el empresario de la plaza de Istres, los recibió con emoción fortísima.

Bernard fue en su día alumno de la escuela taurina de la Diputación de Cádiz, en la que Jerezano fue profesor y entre otros alumnos estaban Juan José Padilla o Jesulín de Ubrique. El francés estuvo alojado en la finca del maestro por lo menos dos años compartiendo las veinticuatro horas del día con la familia. Forjaron una amistad que siguió aunque pasaran los años. Se han vuelto a ver después de más de veinticinco años. Fue muy emotivo el encuentro; los recibió fantásticamente bien.

Homenaje en Istres

Quedaron para ver la novillada matinal. Allí el empresario le presentó al alcalde, a la prensa francesa, a la afición, a los políticos. En todos encontró un recibimiento con mucho cariño. También estaba presente César Pérez, que, de novillero, ganó el Zapato de Oro de Arnedo en 1987, un año después de haberlo hecho Luis, el hijo de Jerezano. Ahora colabora con las empresas de Marsella y de Juan Bautista; no perdió detalle para estar junto al maestro en todo momento.

2 Jerezano en IstresJerezano en Istres

Al llegar la tarde todo era “maestro Jerezano, maestro Jerezano” por todos lados. Cada palabra que le dirigían iba acompañada de “maestro Jerezano”. La primera gran sorpresa fue el minuto de silencio que al acabar el paseíllo se guardó en memoria de Carmen, la recientemente fallecida esposa de Luis. Éste se enteró cuando, mientras decían el aviso en francés por los altavoces, uno a su lado le dijo que era por su mujer. Ahí el estremecimiento y la piel de gallina fueron de época. Luego le explicaron que los seis espadas llevaban sus corbatines negros en señal de luto por Carmen. Se percibía un respeto absoluto hacia el maestro y era verdaderamente emotivo.

Después vino la segunda parte, la segunda sorpresa porque no estaba avisado sino que se enteró sobre la marcha. Bernard Marsella, en el callejón le dijo “acompáñeme para salir al ruedo”. Allí le esperaba el alcalde y la comisión de fiestas. Recibió una gran ovación y saludó toreramente, como había hecha tantas tardes en su época activa. Se le entregó un cuadro de recuerdo. Después del homenaje se creó un embrujo taurino que caló en todo el público y en todo el mundo fuera de la plaza. Fue diferente a cualquier festejo y se va a hablar durante mucho tiempo.

El jurado

El jurado estaba formado por Jerezano, por Padilla y por Antoine Cervantes, presidente de la comisión taurina extra municipal de Istres, el cual actuaba como coordinador. Padilla se mostró todo el tiempo como un apoyo para el que fue su profesor; le sigue mostrando en todos los aspectos el respeto que corresponde y lo trata como maestro. en sus comentarios internos le terminaba diciendo “si usted piensa esto, así se queda”. El primer premio fue para Andy Younes, nacido en Arles el año 1997; se ha ganado la confirmación en la Monumental de Méjico. Los otros dos premios fueron para Thomas Dufau y Leo Valadez, que se ganan así el entrar en el cartel de agosto en la misma plaza de Istres.

4 Jerezano y Padilla con los premiadosJerezano homenajeado

Por otro lado, el hermano del malogrado Nimeño II estuvo también todo el tiempo atento. No se quería separar del maestro porque decía que cada palabra, cada frase suya merecen escribirse en letras grandes como cosas sagradas, que hablaba algo y quedaba grabado en cualquiera. Le regaló el cartel, original, de la corrida en que estaban anunciados Diego Puerta, El Viti y Jerezano, y que conservaba como recuerdo de su hermano. Padilla no paraba de decir “esto sí que es un cartel…”

El diestro Antonio Ferrera estuvo extraordinariamente bien en cuanto a  atenciones. Se tomaron varias fotos donde posaron juntos Jerezano, Padilla, Nimeño, Marsella y Ferrera. Bernard, hay que resaltarlo, es un buen empresario que está haciendo una labor espectacular y ha logrado que Istres sea ahora mismo una de las ferias más importantes de Francia y eso que muchas veces se ve que el país vecino ha superado a la afición española en tantas cosas. Quiere que Jerezano vuelva en agosto y en octubre próximos y, además, el año próximo. Es admirable cómo Bernard le ha dado su sitio a Jerezano.

5 Jerezano y PadillaJerezano y Padilla

Le hicieron firmar en dos libros, uno de ellos el Libro de Oro de la plaza de toros, que es de propiedad municipal. Le pedían autógrafos los areneros (y las areneras), la gente en el patio de caballos, por la calle, en el hotel... Se ha visto una gran organización. La afición taurina es muy seria y se ha hecho en este caso una cosa muy importante. La tarde fue muy emocionante. A muchos toreros les habría gustado tener, pasado el tiempo, un reconocimiento como éste a los ochenta y un años.

Impresión de Luis Parra

Para terminar recogemos la impresión del propio Luis Parra: “No me esperaba estos detalles, con Carmen y conmigo. En Francia hay una gran afición. Cuando salí al ruedo me creía que tenía las dos orejas en la mano. Esto me ha servido mucho en cuanto a recuperación personal y también en cuanto a reconocimiento de la profesión, con llamadas de profesionales como Pepe Osuna, Tomás Campuzano, Pepe Luis Vázquez, Rafi de la Viña,.. No hay palabras, no hay dinero para pagar la atención que han tenido”.

Jerezano, homenajeado en Francia