viernes 17/9/21
TOROS

En El Puerto de Santa María Víctor Barroso corta dos orejas y rabo

Se han celebrado dos novilladas sin caballos en clase práctica, con doce novilleros alumnos de escuelas

Víctor Barroso
Víctor Barroso

En El Puerto de Santa María (Cádiz) se han celebrado, el 23 y el 24 de agosto, las dos novilladas en clase práctica que la empresa Circuitos Taurinos había programado cuando elaboró los carteles de la temporada veraniega 2021, una vez que se le adjudicó en concurso la concesión de la gestión de la Plaza Real. De esta manera, la escuela taurina “La Gallosina” veía cumplida una de sus peticiones, largamente repetidas ante el Ayuntamiento, después de que sucesivas concesionarias que han pasado por allí no las atendieran o directamente incumplieran sus compromisos con los jóvenes que tienen la ilusión de ser nuevos valores.

El tiempo ha acompañado y la hora de comienzo, a las ocho de la tarde, ha ayudado a una estancia más placentera, fundamental para combatir el ferragosto; la segunda tarde llegó a tener una temperatura próxima a la del bienestar. Después de cada paseíllo se ha guardado un minuto de silencio y se ha interpretado el Himno Nacional. En ambas ocasiones se han lidiado erales de Torrestrella (hierro que ahora pasta en Benalup-Casas Viejas).

Día 23 de agosto

El primer día el público ha ocupado un tercio de los asientos y ha presidido Rafael Comino. Tras el paseíllo el director de la Escuela Taurina “La Gallosina”, José Luis Galloso, entregó al empresario Carlos Zúñiga una placa como agradecimiento por haber organizado las dos novilladas en clase práctica, después de las frustraciones de temporadas anteriores, incluso con el detalle de la Banda de Música “Maestro Dueñas” al completo como en las grandes ocasiones.

Serio Marchante (de la Escuela Taurina de Algeciras) banderilleó y practicó un toreo bullicioso ante un animal pegajoso. Puso cuatro pinchazos, media, pinchazo entrando sin muleta y otra media, sonando un aviso; saludó una ovación.

Gonzalo Capdevila (de la Escuela La Gallosina de El Puerto de Santa María) lidió un novillo de rara capa carbonera, bravo y humillador, al que recibió a porta gayola y con la muleta llevó con mano baja toreo en redondo, sin faltar los desplantes.

Gonzalo CapdevilaGonzalo Capdevila

Dejó estocada entera algo trasera. Al novillo se le dio la vuelta al ruedo en el arrastre; el novillero cortó dos orejas y el mayoral Juan Cid salió a saludar.

2 Vuelta al TorrestrellaVuelta al Torrestrella

El Cumbreño (de la Escuela Taurina de San Fernando) se enfrentó a un animal sin fuerzas y pegajoso, con tandas bien planteadas aunque sufrió desarmes. Puso cinco pinchazos, media, honda contraria y tres descabellos, oyendo un aviso; saludó una ovación.

Jarocho (de la Escuela Taurina de Salamanca), tras el recibo, hizo el quite y banderilleó, para luego iniciar faena de modo vibrante aunque el novillo se cerraba continuamente, sin faltar desarmes y desplantes. Pone honda contraria; recibió una oreja cariñosa.

Carlos Hernández (de la Escuela La Gallosina de El Puerto de Santa María), en su primera vez de luces, se fue a porta gayola y con la muleta ejecutó tandas buenas por ambas manos y con buen sentido.

3 Carlos HernándezCarlos Hernández

Puso un pinchazo, dos estocadas hondas y siete golpes de descabello; dio, tras petición de trofeo, una vuelta al ruedo.

Felipe Villanueva (de la Escuela La Gallosina de El Puerto de Santa María), también debutante de luces, se fue a porta gayola y con la muleta, tras un inicio dubitativo, se fue asentando ante novillo que resultó bueno y facilitó la labor. Puso media cazando y quedó en silencio.

Día 24 de agosto

El segundo día la asistencia de público ha rondado la media entrada, lo que no está mal para una novillada sin caballos, y ha presidido José Manuel Díaz Castro. Tras el paseíllo los alumnos de la Escuela Taurina “La Gallosina” entregaron a su director, José Luis Galloso, una placa como felicitación por cumplir cincuenta años de su alternativa.

Miriam Cabas (de la Escuela Taurina de Campo de Gibraltar) lanceó con solvencia y practicó luego el toreo ligado y en redondo, aunque el animal fue a menos.

Miriam CabasMiriam Cabas

Mató de pinchazo y estocada algo contraria; cortó dos orejas.

Mario Sánchez (de la Escuela Taurina de Ubique) dio un buen recibo de capote y después se desempeñó con firmeza de pies y ligazón en los pases, mostrando dominio ante un animal a menos que le provocó un revolcón, contestado con desplante sin muleta. Dejó estocada entera caída y cortó dos orejas.

Víctor Barroso (de la Escuela La Gallosina de El Puerto de Santa María) lanceó al paso con buena media; la faena empezó de rodillas en los medios y siguió con toreo de mano baja, doblegando las protestas del animal y aguantando parones, para terminar en un arrimón mientras sonaba un fandango en el tendido.

Víctor BarrosoVíctor Barroso

Puso estocada contraria y obtuvo las dos orejas y rabo.

Víctor Cerrato (de la Escuela Taurina de La Línea) practicó un tercio de capote vibrante y banderilleó muy bien; la faena empezó de rodillas en tablas y luego se necesitó luchar contra las protestas y la falta de humillación del torrestrella, con parones y salidas de cara alta, resultando arrollado en las bernadinas finales. Pone pinchazo, honda y descabello; corta una oreja.

Alejandro Chicharro (de la Escuela Taurina de Salamanca) tuvo la mala suerte de pechar con el peor novillo de las dos tardes, al que anduvo persiguiéndo por el ruedo todo el tiempo, aunque pudo sacarle tandas breves y de uno en uno. Puso dos pinchazos y, al hilo de las tablas, una estocada algo delantera. Al novillo se le pitó en el arrastre; el novillero fue premiado con una oreja.

Javier Rangel (de la Escuela La Gallosina de El Puerto de Santa María) lanceó al paso de tablas a medios; el animal exhibió una clamorosa falta de fuerzas y aun así el novel sacó tandas ligadas al punto de que acabó entendiéndolo perfectamente, hasta las manoletinas de corte novilleril; la mala suerte vino luego. Puso un pinchazo, tres estocadas y once golpes de descabello, oyendo los tres avisos; tuvo silencio.

Final y sugerencia

Todos los novilleros de las dos tardes ejecutaron quites en los novillos de los compañeros precedentes. El buen ambiente en los tendidos habría quedado completado si se hubiera seguido el ejemplo que tenemos en Sevilla cuando las novilladas de promoción: la autorización para que quien quiera del público se lleve su bocadillo o su bolso nevera con que restaurar las fuerzas de cada grupo de amigos. Quede la idea para la próxima ocasión y que la empresa la acoja.

En El Puerto de Santa María Víctor Barroso corta dos orejas y rabo