jueves 19/5/22

Victorino Martín: “Debemos traspasar la afición a las generaciones venideras”

En Sanlúcar se pronunció el III Pregón Taurino y se presentó el cartel de la temporada

En Sanlúcar de Barrameda se ha pronunciado el III Pregón Taurino de la Feria de la Manzanilla. El acto ha tenido lugar en el Salón Alto que la Bodega Argüeso tiene en su sede de la calle del Mar, junto a la iglesia de Santo Domingo.

Entre el público, que abarrotó el salón, ocupaban sitios de primera fila la teniente de alcalde y concejal delegada de Turismo, Rocío Sumariva, el presidente de la federación de asociaciones de vecinos, Antonio Pérez, el propietario bodeguero, el empresario de la plaza de El Pino, Carmelo García, y el pregonero, ganadero Victorino Martín García, junto a su presentadora, Lorena Muñoz, de ABC Sevilla.

Dirigió el acto Aurora Fernández, periodista de Costa Noroeste TV, que empezó hablando de este año de conmemoración de los 500 Años de la Salida de la Vuelta al Mundo por Magallanes y Elcano. Se trata de algo que la tauromaquia viva lo celebra con dos acontecimientos, la Feria de la Manzanilla y, en agosto, la Fiesta de Exaltación del Río Guadalquivir; ambos forman un gran homenaje a aquella aventura. Sanlúcar es tierra de toreros y marineros, marineros y toreros, todos valientes y haciendo historia. También aportan su cuota a la celebración las bodegas, entre ellas Bodegas Argüeso, que ofrecían su sede para el acto.

Aurora Fernández

Francisco Yuste, dueño de la empresa, dio la bienvenida y las gracias por estar en la casa, que celebra el hito importante de la Vuelta al Mundo de una forma especial, porque en Bodega Argüeso se cumplen en 2022 los 200 años como bodega, aunque el edificio es anterior, ya que fue convento de Santo Domingo, y conserva desconocidas reliquias, que ahora quieren poner en valor al servicio de Sanlúcar, como lo está la manzanilla y la tauromaquia. Dio especialmente las gracias a Carmelo, por pedir el sitio para el pregón, y al pregonero, a quien le ofreció su casa. A continuación se escuchó el Himno de la Manzanilla.

Francisco Yuste

Tomó luego el estrado la presentadora del pregonero Lorena Muñoz. Empezó diciendo que Victorino lo tenía todo para ser cualquier cosa en el mundo del toro pero decidió estudiar Veterinaria para aplicar sus conocimientos a la ganadería, de manera que sabe de toros como nadie. El pregonero nació en Madrid pero pasó su infancia en Galapagar y a los siete años de edad asistió en Las Ventas a una corrida de su ganadería. Se matriculó en la Complutense y acabó de estudiar en 1987, cuando se trasladó a la localidad cacereña de Coria con su mujer y dos hijos, dedicándose ya plenamente a la ganadería, donde impuso cambios en los criterios de selección, saneamiento, alimentación y manejo, una vez que pasó los animales de la finca Monteviejo a Las Tiesas. Victorino también se vistió de torero; así, toreó su primera becerra con diez años y a los trece debutó en Galapagar. En 1979 formó pareja becerrista con Miguel Bienvenida en nueve festejos y los tres años siguientes se forjó en un largo periplo sin picadores, hasta que debutó con picadores en Nimes en 1983. El 30 de agosto de 1984 actuó por última vez en Calahorra.

Lorena Muñoz

También ha sido apoderado. Junto a Antonio Corbacho siguió los primeros pasos de José Tomás y con su padre Victorino Martín Andrés apoderó a Miguel Abellán, a Andrés Caballero y al novillero mejicano José Luis Angelino. Tocó la faceta de promotor y junto a Simón Casas optó a la explotación de Las Ventas pero la plaza que sí cogieron fue Zaragoza, donde estuvo un año, hasta que se desvinculó y se dedicó en exclusiva a la ganadería. Es asiduo comentarista en los medios de comunicación y participa en conferencias, foros y seminarios. Pertenece a la directiva de la Unión de Criadores y su preocupación por la situación de la tauromaquia le ha llevado a presidir la Fundación del Toro de Lidia desde diciembre de 2017. No tiene ningún momento libre, acude donde lo llaman. En Sanlúcar lidiará su primera corrida completa y hablaría, según la presentadora, de frente y por derecho, como hizo recientemente en el Senado.

Principió Victorino Martín su pieza oratoria recordando que pregonar es anunciar. El amigo Carmelo se presentó en la finca para comprar una corrida y, cuando cerraron el acuerdo, le puso la condición de dar el pregón; aceptó sin saber dónde se metía. Desde siempre se ha preocupado por conocer el toro desde los diferentes puntos de vista, dirigido siempre por su afición el mítico animal y su intención de prepararse para cuando llegara el momento de coger el testigo de su padre. Advierte que no le gusta leer sus intervenciones públicas, pero esta vez se ha preparado porque viene a anunciar los dos espectáculos organizados por la empresa de Carmelo y hará dos recorridos, uno por la historia y otro por la tauromaquia.

Victorino Martín

Cada lugar tiene una forma de ser, definida por su historia, que acaba modelando sus sentimientos y se puede escarbar en la historia de Sanlúcar para saber cómo es el presente taurino. Esta ciudad ha sido siempre, desde la época de Tartessos, un lugar muy codiciado, por una localización privilegiada y por unas circunstancias especiales. Se fijaron aquí los romanos y los árabes, hasta que llegaron los cristianos dirigidos por Fernando III. A Guzmán el Bueno le prometió el señorío el rey Sancho IV pero se lo acabó dando Fernando IV. El Duque de Bretaña abre relaciones, que serán ya constantes, con Bretaña y Europa. El 20 de septiembre de 1519 de aquí sale la expedición de la Vuelta al Mundo, epopeya similar a viajar hoy a Marte. En 1579 se le da el título de ciudad. La gran situación de Sanlúcar empieza a llenar la riqueza, especialmente por el puerto de Bonanza. Los misioneros que van a América hacen que abunden los conventos. Como lugar de paso surgirán muchos conflictos. Abundan los religiosos y los guerrilleros. Los sanluqueños son extremos y contradictorios. En 1833 el municipio deja de pertenecer al reino de Sevilla y es incluida en la provincia de Cádiz. En 1845 nace algo que va a ser característico, las carreras de caballos en la playa, que constituyen un caso insólito. En 1900 se termina la construcción de la plaza. Con la democracia Doñana es reconocido como parque nacional y su entorno, como parque natural, incluyendo parte del término municipal. Sanlúcar tiene una posición estratégica entre Huelva Sevilla y Cádiz; disfruta de un clima especial, es punto de encuentro y de partida, presenta muchas formas de vivir y de pensar. De aquí parten nuevas tendencias y nuevas ideas y eso se va a ver reflejado en el mundo del toro.

Aquí ha habido mucha afición. Cuando trabajó en Zaragoza tuvo la suerte de ser compañero de Pepe Limeño, persona de bien, torero que quizás no llegó a tener el reconocimiento que merecía, tal vez por ser algo introvertido. José Luis Parada toreó corridas de Victorino; se retiró y reapareció como figura del toreo y predecesor de lo que iba a venir después. Muchos quieren ser torero y en ese momento fue cuando aparece Paco Ojeda, heterodoxo, hecho en la marisma y en esa rebeldía que siempre han tenido los sanluqueños; trajo una nueva forma de torear y acortar las distancias, fundamental para el resto de la tauromaquia. En ese núcleo estaba Juan Montiel, que llegó a ser matador pero sbre todo destacó como banderillero. Otro de ese núcleo fue Diego Robles, novillero y mozo de espadas de Ojeda, que apoyó a Parada y luego apoderó a El Tato y Liria, que triunfaron con los victorinos cuando éstos se presentaron en Sevilla; hizo de Sanlúcar un centro de alto rendimiento taurino, donde se imprimen valores (el último ejemplo es Emilio de Justo que, nacido en Torrejoncillo, cerca de la ganadería, a raíz de venirse a Sanlúcar sufrió una transformación que lo convierte en uno de los toreros más ilusionantes en la próxima temporada). Marismeño también consiguió metas importantes. No se quiso olvidar de El Mangui, que tuvo momentos brillantes aunque la vida no lo ha tratado muy bien. Finalmente, Carmelo es el último producto de la tierra, que, si no de matador, sí de banderillero consiguió grandes cosas, igual que ahora de empresario, cuando el futuro le augura grandes éxitos.

Es la primera vez que se lidia en Sanlúcar una corrida completa de los victorinos, aunque Padilla lidió un toro cuando en 2010 se encerró con seis de diferentes ganaderías. Aquí se sabe apreciar el buen torero pero también los toros bravos. Por último, terminó diciendo que tenemos que estar orgullosos de ser taurinos y propagar nuestra cultura taurina, dentro de cada parcela, para traspasar el testigo a las generaciones venideras en las mejores condiciones posibles. Para terminar, no quiso decir los carteles porque se verían a través de un vídeo que la empresa tenía preparado.

En el capítulo de reconocimientos, el empresario, en presencia del presidente de la federación de asociaciones, entregó una placa al pregonero y el bodeguero entregó otra a la presentadora. A continuación se proyectó un vídeo de unos veinte minutos de duración. Se continuó con el descubrimiento del cartel, doble, de ambas corridas a cargo de Carmelo y Victorino. La primera corrida tiene como fecha el 2 de junio y anuncia toros de Fermín Bohórquez y de Núñez del Cuvillo para el rejoneador Pablo Hermoso de Mendoza y Andrés Roca Rey, en mano a mano; la segunda corrida, titulada Magallánica, tiene como fecha el 24 de agosto y anuncia seis toros de Victorino Martín para Emilio de Justo, Octavio Chacón y Pepe Moral.

El empresario Carmelo García tomó la palabra y, tras los agradecimientos oportunos, reconoció que ese día del III Pregón es de los que a él le hacen sentirse orgulloso de ser empresario de una plaza de toros. Sanlúcar no se podía echar para atrás a la hora de celebrar taurinamente el Centenario de la Vuelta al Mundo y él ha dado el paso. Hermoso de Mendoza es el número uno del rejoneo y Roca Rey no ha sido fácil de contratar el domingo de Feria porque otros empresarios lo han intentado sin éxito; será todo un revulsivo económico para la Feria en su último día. La corrida de agosto con ganado de Victorino Martín es un hito, con tres toreros que son de actualidad entre los aficionados. Terminó deseando que estén todos orgullosos como aficionados, igual que él como empresario.

Carmelo García

Se cerró con la interpretación del himno de Andalucía y del Himno Nacional y se pasó a degustar una copa de manzanilla.

Victorino Martín: “Debemos traspasar la afición a las generaciones venideras”