miércoles. 17.04.2024
Darwin Machís y Chris Ramos celebran el gol del Cádiz CF ante el RC Celta de Vigo
Darwin Machís y Chris Ramos celebran el gol del Cádiz CF ante el RC Celta de Vigo

A falta de conocer cómo jugará el equipo de Mauricio Pellegrino tras el gran chute anímico que supuso el gol de Darwin Machís, muchos son los aficionados del Nuevo Mirandilla que confían en que el empate ante el RC Celta de Vigo haya sido el punto de inflexión de la temporada. Con el tanto del venezolano, el Cádiz CF puso fin a una maldición que llevaba atormentando al equipo durante semanas.

Y es que en el Nuevo Mirandilla todo parecía perdido. Con el marcador de 0-2 favorable al RC Celta de Vigo, la permanencia en Primera División no sólo se alejaba a seis puntos, sino que el Cádiz CF tenía perdido el goal average particular con el conjunto gallego. Sin embargo, el equipo supo reponerse y consiguió un valioso empate que los mantiene con vida.

Primero golpeó Juanmi Jiménez. El delantero español, cedido por el Real Betis, firmó un magnífico partido y lo encumbró con su tanto, clave para recortar distancias cuando aún quedaban varios minutos en el marcador. En la penúltima jugada del encuentro, Darwin Machís anotó el gol de la jornada para desatar la euforia de la afición cadista concentrada en el Nuevo Mirandilla.

Con dichos dos tantos, el Cádiz CF ha puesto fin a dos maldiciones que llevaban atormentando al equipo durante varias semanas. Sin esa losa sobre las espaldas, el equipo podría crecer y los aficionados cadistas esperan que el empate cosechado en el Nuevo Mirandilla haya sido el chute de adrenalina definitivo para lograr la salvación.

Darwin Machís celebra su gol en el Cádiz CF - RC Celta de Vigo
Darwin Machís celebra su gol en el Cádiz CF - RC Celta de Vigo

La sequía goleadora del Cádiz CF parecía interminable

A excepción del partido ante el RC Celta de Vigo, el Cádiz CF tan sólo sumaba un gol a favor en los últimos ocho encuentros. Un dato muy demoledor y que ejemplifica a la perfección la delicada situación que atraviesa el club gaditano, que sin goles no puede aspirar a conseguir la permanencia en Primera División.

Para más inri, el único tanto anotado por el Cádiz CF en los últimos ocho partidos vino desde los once metros, cuando Rubén Alcaraz fue capaz de marcar ante el Valencia CF. Una estadística que hablaba muy mal del ataque gaditano y que pesaba como una gran losa en las espaldas de los jugadores dirigidos por Mauricio Pellegrino.

Gol de Rubén Alcaraz en el Cádiz CF - Valencia CF | Salvador López Medina para El MIRA
Gol de Rubén Alcaraz en el Cádiz CF - Valencia CF | Salvador López Medina para El MIRA

La maldición del Cádiz CF en las segundas partes llega a su fin

Antes del encuentro ante el RC Celta de Vigo, el Cádiz CF sumaba 15 goles anotados en Primera División. Una cifra muy escasa, pero que se convertía en mucho más demoledora cuando se dividía el dato entre las dos mitades. De los 15 tantos marcados, tan sólo tres habían tenido lugar en los segundos 45 minutos.

Desde el pasado mes de diciembre, cuando Chris Ramos empató a domicilio ante la UD Las Palmas, el Cádiz CF no conseguía marcar un gol en la segunda mitad de un partido. Con los goles de Juanmi Jiménez y Darwin Machís, los cadistas vuelven a saber lo que es celebrar un tanto de su equipo en los segundos 45 minutos.

La afición del Nuevo Mirandilla espera que los dos goles anotados ante el RC Celta de Vigo hayan servido para poner fin a la mala racha y comenzar a creer en que la salvación es posible. Sin goles en las segundas partes, los aficionados del Cádiz CF bajaban los brazos tras el paso por los vestuarios. Las tornas parecen haber cambiado.

La curiosa maldición a la que el Cádiz CF puso fin ante el RC Celta de Vigo