lunes. 03.10.2022

Sevilla en deuda con Roca Rey

"Me molestó que una de las plazas más importantes del mundo no supiera reconocer lo acontecido"

Sevilla en deuda con Roca Rey

 Tribuna Libre de  Luis Parra Jerezano, matador de toros 

Para mí, Sevilla siempre ha sido la catedral del toreo y los buenos aficionados. A través de los años las figuras más importantes han triunfado gracias a su talento, su trabajo y el respaldo de un público tan apasionado como irrefutable. Así lo había entendido, pero el pasado Domingo de Resurrección, con Roca Rey, fue distinto. Percibí una injusticia de tal calibre que no solo me impactó sino que además me ha invitado a escribir estas palabras.

En 79 años de vida he visto grandes toreros saborear la gloria en la Plaza de Toros de Sevilla. Es cierto que allí el gusto se define con traer y llevar el toro largo, sacarle el palillo por debajo de la pala del pitón y torear despacio. Pero todo esto, y aquí viene la reflexión, también define a Roca Rey, con el plus esencial de acercarse, de sentir y de hacer sentir.

Cuando al principio hablo de injusticia lo hago con conocimiento de causa. Me da igual la nacionalidad. Yo busco y valoro la verdad, y cuando eso se produce y los aficionados no son capaces de darse cuenta de la importancia que ha tenido una faena llena de verdad como la de Roca Rey pienso: ¿estaría soñando aquella tarde? ¿Cómo que no supieron celebrar un ingrediente tan crucial en el toreo como el valor?

En la faena percibí todas las virtudes que una figura debe tener. Roca Rey transmitió una personalidad única (tan necesaria y tan difícil de ver en estos días), temple y por supuesto, valor: lo que elevó su arte a la categoría de grandeza. Que no se le premiara con oreja no me molestó (no fue la primera ni será la última vez que ocurra), pero sí lo hizo el hecho de que una de las plazas más importantes del mundo no supiera reconocer lo acontecido.

Recuerdo un día en el que un buen amigo se presentó en Sevilla y antes de la faena me dijo preocupado “A ver cómo sale, Luis. He dormido muy poco esta noche con tantos nervios.” A lo que le respondí sin dudar un instante: “no te angusties, que si toreas para los toreros y los buenos aficionados las cosas saldrán como deben salir.” Hoy no podría decirle lo mismo.

Sevilla en deuda con Roca Rey