Susana Díaz pide a los andaluces que se movilicen contra la “extrema derecha”

“No vamos a aceptar que nadie nos arrebate lo que es nuestro. Ni en lo político ni en lo social”

Susana Díaz, aún presidenta en funciones de la Junta de Andalucía y secretaria general de PSOE-A, pide a la “mayoría del progreso” que “ha de estar movilizada contra la extrema derecha”.

En una carta ha hecho un llamamiento a los andaluces para “combatir a la derecha que ha blanqueado y dado protagonismo en las instituciones al franquismo político”.

Díaz advierte que “los que propugnan la política del odio y el enfrentamiento entre andaluces y entre españoles, pretenden dinamitar la convivencia democrática con planteamientos retrógrados que niegan la pluralidad de nuestra sociedad”, añadiendo que “han venido a cuestionar la igualdad entre mujeres y hombres y quieren desamortizar los servicios públicos que nos garantizan esa igualdad”.

En relación al futuro Ejecutivo andaluz, Díaz ha trasladado su “respeto” hacia “la voluntad del electorado” pese a que “no fue el resultado que nos habría gustado obtener” Así, ha indicado que “entendemos y aceptamos la lógica alternancia en democracia, pero no a cualquier precio”.

Critica a PP y Ciudadanos indicando que quienes “se dan golpes de pecho de constitucionalismo, toman un atajo y ponen en riesgo las bases de nuestra convivencia anteponiendo exclusivamente sus ansias de poder”.

Advierte en su misiva que “la derecha, en sus distintas variantes, quiere desmontar nuestra autonomía” que encontrará al “PSOE y a la mayoría social de esta tierra enfrente, fuertes y comprometidos con nuestros avances y nuestro Estatuto”.

Curiosamente, ante los datos que califican año tras año a la región andaluza a la cola de Europa en términos económicos, laborales y educativos, Susana Díaz remarca que “el tridente de derechas nunca ha soportado que esta tierra se rebelara ante siglos de marginación y subdesarrollo”, obviando que es su partido el responsable durante casi 40 años de no haber cambiado el rumbo de la autonomía.

La carta finaliza mostrando su objetivo de lucha constante contra el nuevo gobierno del cambio:  “No vamos a aceptar que nadie nos arrebate lo que es nuestro. Ni en lo político ni en lo social”.