miércoles 18/5/22

La obra 'El Diario de Candela. 1936' nos traslada a las angustias del Jerez del 36

Sebastián Jiménez: "los escenarios que aparecen en la novela en donde se asesinaron a jerezanos son totalmente reales"

A finales del pasado año, concretamente el 29 de diciembre, Sebastián Jiménez Pinto presentó su último libro; una novela histórica ambientada en el Jerez de 1936, ‘El Diario de Candela. 1936’.

"El diario de Candela. 1936", de Sebastián Jiménez Pinto

Una novela que aborda las visicitudes, angustias y dolores de aquellos meses y, en especial, de aquellos días tras el golpe de estado; porque en Jerez no hubo guerra, pero sí hubo apresamientos, chivatazos, linchamientos, encarcelamientos, fusilamientos y mucho, mucho terror provocado por los golpistas y sus secuaces. Hemos querido intercambiar unas palabras con Sebastián, tras la lectura del libro, que me resulta, personalmente, impresionante y emocionante, ya que conmueve en muchos pasajes de la narración.

La idea del libro, ¿en qué se inspiró o cómo le vino?

En principio estaba realizando estudios de investigación histórica sobre el periodo de los años previos al golpe de estado militar sucedidos en Jerez de la Frontera en el Archivo Histórico Municipal, años 1930-1936 y a partir de esa fecha que derivó en lo que sería la nefasta contienda civil. Pero tras recabar importante documentación e información incluso con entrevistas con familiares de las víctimas de la represión, encontré una carta manuscrita en el Archivo Municipal que me llamó mucho la atención por su crudeza y desesperación, que le fue enviada por uno de los apresados a su madre en la que le daba indicaciones a esta de que pusiera en contacto con Salvador de Arizón, comandante militar de la plaza e instigador y ejecutor del golpe, para que le sacarán de la cárcel en donde se encontraba apresado (la madre había trabajado en el servicio de la casa). Y como quiera que aún no se había escrito ninguna novela de este tipo, me decidí a escribirla y darle vida a esos personajes reales, tanto de un bando como del otro.

El personaje de Candela es fundamental, porque de ella surgen las vinculaciones con los personajes de la novela, ¿se inspiró en alguien que históricamente existió?

Realmente Candela, el personaje principal de esta bonita historia de amor y también de dolor, junto a su novio Airam y su amiga María, hija del comandante militar, correspondería a la hija real de Francisco Retamero Rodríguez, gestor concejal, representante del PSOE, que sería vilmente asesinado. Pero como necesitaba que el personaje fuera el vehículo conductor de todas las historias que en ella aparecen, tomé la decisión de crear un personaje ficticio, Candela, en la novela Candela Salazar, que gracias a la trama y a sus personajes principales y secundarios de la mano, consiguiera unir todos los elementos y conseguir una unidad en el relato que posiblemente con un personaje real no hubiera conseguido.

El personaje de Airam representa lo bueno y pacífico de una vida en armonía, así como su amor por los demás; Víctor Garvey representa todo lo contrario, ¿se conocen casos en Jerez de venganzas en esos días por un simple amor arrebatado?

Por supuesto, y no solo un caso, sino muchos casos. Realmente tanto la represión como las represalias sufridas, en donde estarían incluidos estos casos de venganza por tan motivos espúreos como quitarle una novia a un novio despechado, o intentar quitarse deudas por el camino más rápido que era acabar con el acreedor, fue muy habitual en Jerez tras vencer las fuerzas golpistas. Un caso concreto es el que conocí no hace mucho de la mano de mi amiga Mari Carmen López Frías, nieta de Francisco López Tejero, de profesión Ferroviario que vivía en la calle Sol,  nº 37, al que asesinaron el 01/10/1936 ó el 20/10/1936 (según acta defunción) en la barriada del Portal con tan solo 28 años por motivo de celos, pues uno estaba enamorado de su esposa y como no la consiguió, lo denunció por Republicano. Francisco López, casado y con dos hijos de corta edad, 6 y 4 años, fue sacado de su casa,  apresado y posteriormente asesinado, tal como reza el acta de defunción, “por disparo de arma de fuego”. Antes de ser arrestado en su domicilio, Francisco se quitó un sello de oro que llevaba puesto y al despedirse se lo entregó a uno de los pequeños, precisamente al padre de Mari Carmen, cuya familia aún conserva.  La mujer que estaba en esos momentos embarazada, debió de sufrir tal calvario que el bebé nació ciego y enfermo del corazón, y que desgraciadamente para su madre, fallecería con tan solo 9 meses de edad. Historias de personas de carne y hueso que sufrieron y padecieron una represión  y sobre todo unas represalias brutales.

Hay lugares de Jerez que aparecen y que son escenarios reales, pero ¿incluso todos los sitios que sirvieron para eliminar y sesgar vidas de ciudadanos y ciudadanas?

Si, cada uno de los escenarios que aparecen en la novela en donde se asesinaron a jerezanos y jerezanas son totalmente reales, como es el caso de los lienzos de murallas del alcázar, o como el Puente del Duque, un pequeño puente, que muchos jerezanos recordarán, que se encontraba bajo las vías del tren muy cerca de la barriada de portal, hoy desaparecido, y muy cerca de lo que hoy es la Depuradora de Agua.

Es curioso que, tanto nuestros mayores como durante la etapa escolar, nunca se mencionasen estas muertes de, casi mil jerezanos y jerezanas, que fueron vilmente asesinadas por diversas razones, ¿cree que el terror que desplegaron los golpistas influyó en eso, en ese silencio?

Por supuesto que si, una vez tomado el poder por los golpistas, se instauró un estado de terror y miedo continuo, en el que muchas personas sintieron el vacio de verse rechazados por amigos e incluso por sus propios familiares con el objetivo de no verse significados. La dictadura fue cruel y despiadada, e incluso muchas actas de defunción de algunos asesinados no se inscribieron, por puro miedo, hasta los años 80, casi 50 años después, y en algunos casos para obtener algunas pagas o pensiones. Incluso, como mencionas, en los colegios e Institutos se pasa por este periodo de la historia de puntillas, con libros de texto cuya información a veces es escasa, sesgada y manipulada. En Jerez, realmente no hubo guerra, pero nos convertimos en la retaguardia e hicieron una cruel limpieza política, no solo física, que también, sino incluso psicológica, y en muchos casos sobre personas que no tuvieron significación política alguna. Un periodo muy triste y oscuro de nuestra historia. Pero en la novela además de narrar este tipo de hechos se contraponen con el deseo de los jóvenes protagonistas, Candela, Airam y María, de tener un futuro en paz, y de luchar por aquellas personas a las que amaban. Una historia de amor, frente a una historia del miedo y el terror.

Sebastián Jiménez Pinto

En su búsqueda por los archivos, bibliotecas y entrevistas con descendientes, ¿ha encontrado el porqué, la razón de aquél odio tan bestial que llevaron a cabo los golpistas?

Ese odio no fue ni casualidad, ni surgió de un día para otro. Fueron muchos años de tensiones sociales, laborales y políticas, pues los que poseían la tierra y por ende, el poder, no estaban dispuestos a cederlo a las clases más humildes. Para ellos era mejor quedar como benefactores o bienhechores, con míseras dádivas a una población y unos empleados hambrientos y que vivían en la más pura miseria, y que tenían a sus empleados trabajando en sus bodegas o empresas, de sol a sol con míseros salarios, que darles unos sueldos dignos. Y todo ello hizo que las clases sindicales, bien organizadas en aquellas fechas en su Casa Colectiva, lucharan con ahínco en defensa de los intereses de sus hijos y familiares, lo que llevó a números enfrentamientos y agresiones entre un bando y otro. Y como los militares y poderosos jerezanos, entre ellos la aristocracia y los bodegueros, sin cuyo concurso y apoyo económico hubiese sido más difícil vencer en la ciudad, no quisieron aceptar el resultado de las urnas en el que las izquierdas del Frente Popular resultaron claras vencedoras, y dieron un golpe de Estado cruel y despiadado que segó la vida, se estima de más de mil jerezanos y jerezanas.

El mensaje final del libro es el de la reconciliación, armonía, paz en una convivencia entre los españoles, en la que no vuelva a suceder aquello, ¿piensa que hay convencimiento en la Sociedad de esas ideas y mensaje?

Efectivamente, el mensaje de mi  novela “EL DIARIO DE CANDELA.1936”, es que aquellos hechos  no se pueden volver a repetir, pero siempre sin olvidar, porque aquel pueblo que desconoce u olvida su historia está condenado a repetirla, y aunque lógicamente y por fortuna estamos en otro escenario diferente, la sociedad vuelve a pecar del mismo  inconformismo ante las situaciones adversas de sus vidas, falta de trabajo, penurias sociales y económicas, etc., siendo muy poco reivindicativas y muy pasivas. Todas estas personas que padecieron en sus carnes la sinrazón, e incluso perdiendo sus propias vida en ello, son todo un ejemplo de lucha y de no doblegarse a las injusticias provengan de donde provengan, y en eso estamos a años luz de ellos, nos hemos convertido en una sociedad acomodada y aunque tenemos muchos más medios que ellos, somos la sociedad de la información, mucha gente prefiere estar viendo programas de falso entretenimiento (yo diría de adormecimiento) en TV, que salir a luchar por aquellos derechos que les están siendo arrebatados día tras día, por la clase política en el gobierno, llevando a sus propias familias a vivir años muy duros en cuanto a bienestar social y cultural.

Por eso animo a que leáis mi nueva novela EL DIARIO DE CANDELA 1936, y conozcáis en voces de una joven pareja enamorada aquellos años de nuestra historia jerezana.

Muchas gracias por su colaboración y ehnorabuena por la novela, que es una joya de recuerdos y de reconcialiación. El libro se puede adquirir en la librería Luna Vieja, principalmente, en las demás librerías y el perfil de facebook de su autor, Sebastián Jiménez Pinto.

La obra 'El Diario de Candela. 1936' nos traslada a las angustias del Jerez del 36
Comentarios