viernes 24/9/21

"Si la mujer comete el delito está enajenada, si es el hombre, es malo por naturaleza"

Entrevista a Antonia Alba, abogada y presidenta del partido Igualdad Real

"Si la mujer comete delito está enajenada, si es el hombre, es malo por naturaleza"

Entrevista a Antonia Alba, abogada y presidenta del partido Igualdad Real

Antonia Alba, abogada y activista de Conil de la Frontera, tuvo el valor de presentarse en el Ayuntamiento de Jerez cuando esta administración tuvo la osadía de entregarle un premio para tratar de denigrarla personal y profesionalmente. Ahora ha dado un paso más y ha fundado un partido político, IGRE –Igualdad Real- que está recogiendo firmas para presentarse a las Elecciones Europeas. Es una de las voces de España que más se está imponiendo al feminismo actual, al que tacha de radical y politizado. En esta entrevista con elMIRA.es hablamos de ello, igualdad, custodia compartida, corrección política, violencia de género y más.

¿Qué entiende por igualdad?

Unas leyes que nos protejan a todos sin distinción de sexo. Hombres y mujeres no somos iguales físicamente, pero a efectos legales no tendríamos que tener ningún tipo de diferencia. No me gusta que las leyes discriminen a un sector de la población con respecto a otro, porque ese otro sector de la población son parte de nuestra vida, son nuestros hijos y nuestros maridos. Esta guerra de sexos que ahora se plantea no es igualdad, esta bandera que llevan estas nuevas progresistas no es igualdad. Habría que preguntarles a ellas qué entienden por igualdad.

¿Qué es IGRE?

Somos un partido pequeño que llevamos muy poco tiempo, año y pico. Somos la confluencia de muchas asociaciones, pro custodia compartida o en contra de las nuevas leyes sexistas. Yo provengo del Movimiento Femenino por la Igualdad Real, que somos unas 30.000 personas en España. Después de coincidir en muchas manifestaciones, nos hemos juntado mucha gente. Sí que es cierto que en nuestro caso, como ni nos ponen autobuses ni nos pagan nada, muchas mujeres a la hora de protestar se quedan en sus casas. ¿Qué hacemos entonces?

Teníamos que dar un paso adelante, no podíamos quedarnos en casa quejándonos de lo mal que está el sistema y que ningún partido nos representa. Si nadie nos representa nos tendremos que representar nosotros mismos. Hemos dado ese paso y además pensamos si sólo queríamos ceñirnos como Igualdad Real al ámbito de oponernos a las leyes sexistas y a la lucha por la custodia compartida o queremos ser más. No nos gusta como está ni la educación, ni la sanidad ni el sistema democrático en sí.

Porque los partidos políticos nos tienen aborregados, sólo quieren obtener una mayoría y hacer lo que les dé la gana. No quieren consenso, no quieren sentarse con nosotros. Quiere gobernar a golpe de maza porque la política se ha profesionalizado. La gente que está en política proviene de muchas profesiones, pero cuando llegan a la política y les dan un sillón parece que se olvidan de nuestros problemas. Sólo nos quieren durante la campaña. Al Movimiento Femenino por la Igualdad Real nos han llamado para ver qué queremos y yo les digo, ¿Todavía no se han enterado de qué reivindicamos que ahora se quieren sentar con nosotros? No hace falta, todo está en Facebook, en nuestras redes sociales.

¿Qué posibilidades de éxito tiene IGRE?

Yo soy muy positiva. En la vida todo es difícil. Somos un partido muy nuevo, la mayoría de los medios no nos dan cabida. Hace poco fui a una tertulia de La Sexta y apenas me dejaron hablar. Nosotros consideramos que no estamos equivocados, que son los demás los que lo están por muy mal que suene. Y además no somos rencorosos. En mi grupo de mujeres hemos hecho videos contra la politización feminista del 8M y nos han dicho de todo.

Tenemos que lograr 15.000 firmas para presentarnos a las Elecciones Europeas. El formato original nos debió llegar el 2 de abril a primera hora y llegó a las 20.00 horas. Perdimos un día. Viene Semana Santa y las mensajerías trabajan menos. Es muy complicado, pero para nosotros es una carrera contra reloj, pero da igual que nos pongan trabas porque vamos a llegar, si no es ahora nos queda un camino muy largo por recorrer. No vamos a tirar la toalla, porque nuestros hijos se lo merecen.

¿No vieron la posibilidad de integrarse en alguna lista de algún partido consolidado?

No. En Leganés estamos coaligados con el Partido Bloque Social que defiende la igualdad en la diversidad funcional, pero no tenemos relación con otros partidos. No hemos venido por sillones, hemos venido a cambiar el sistema y cuando se quiere cambiar el sistema no puedes negociar con partidos que ya están y que lo que quieren es conseguir a tu gente. Ahora todos me preguntan si tengo alguna relación con Vox, pero no es así, soy de IGRE, habrá cosas en las que coincida con Vox, el PP o Cs, pero siempre estamos del lado del ciudadano de a pie.

¿Qué entiende Antonia Alba por feminismo?

El feminismo original es la lucha de la mujer para poder conseguir una serie de derechos que no tenía y el hombre sí, poder votar, emanciparse de la tutela de los maridos y de la familia, acceder en igualdad al marcado laboral. A ese feminismo yo le digo que ole, ole y ole, porque gracias a esas mujeres yo tengo unos derechos. Ahora, si me preguntas por niñatas que dicen que no tienen derechos pero realmente tienen de más, que no luchan contra el machismo sino contra los hombres, contra el género masculino, cuando en mi casa tengo tres hombres, entonces no lo apoyo. Es como cuando salió una alcaldesa, creo, diciendo que en el ADN del hombre está el maltrado. No lo apoyo. Yo le digo que será en los hombres de su vida, porque en mis hombres no hay maldad ni maltrato.

Entonces, ¿se considera feminista?

Soy feminista de las que luchan por sus derechos levantándose a trabajar todos los días sin faltar a nadie, sin gritar, sin insultar. Muchos hombres murieron para que la sociedad estuviera mejor y muchas mujeres han muerto para que yo pudiera votar y trabajar. Todo lo que tengo lo he logrado yo, mi carrera la he aprobado yo, he trabajado de camarera, de cocinera, en caja, haciendo ferias con mi padre y nunca me han dolido las manos.

Carmen Romero, diputada del PSOE, la mujer de Felipe González, dijo hace poco que el feminismo se estaba volviendo peligroso, ¿comparte esa reflexión?

Totalmente. Es una pena que haya mujeres que no se declaren feministas, después de los logros del auténtico feminismo, pero claro, si ahora quienes se proclaman feministas te censuran por ser azafata en carreras de Fórmula 1 porque dicen que estás negociando con tu cuerpo, pero ellas se van a la calle, se desnudan y se pintan, ¿ellas sí pueden mostrar su cuerpo? Las mujeres hemos pasado de luchar para no estar tuteladas por nuestras familias a estarlo por el Estado y las feministas radicales. Un hombre no te puede decir que no te pongas una falda corta, pero las feministas radicales sí te pueden decir que te desnudes en la calle, que no te pongas bragas, que no lleves compresas. En esos casos habría que decirle a esas feministas que eso que hacen no es igualdad, es una cuestión de higiene. Muchas mujeres feministas nos quedamos el 8M en casa porque otras son incapaces de echar de sus grupos a estas radicales, las de “muertes al machote”, ¿qué machote, mi niño de cinco años? No. Por eso no apoyo ningún movimiento feminista que no vaya con cabeza y corazón, porque me da miedo.

Yo siempre decía que si mi madre fuera presidenta del Gobierno lo arreglaba todo, porque cuando mi padre se sentaba a hacer números y no le cuadraban las cuentas ella llegaba y lo arreglaba. Ahora, ¿y si estas radicales llegan al poder? Porque lo que quieren es llegar al poder. Ellas no hablan de cuotas de igualdad en el campo, ni en el mar ni en peón de albañil, sólo hablan de arquitectas, funcionarias o presidentas. Si hablas desde el odio y del revanchismo ¿qué va a ser de los hombres cuando llegues al poder y de las mujeres que no compartimos tu pensamiento único y somos libres?

Más allá de la igualdad, ¿nos han alterado a los españoles la convivencia de unos años para acá?

Del mismo modo que la lucha feminista se ha politizado, están tratando de dividirnos para que seamos más vulnerables. Están atacando a la raíz de la familia, en el sentido más amplio. Cuando seamos seres individuales, solitarios y tristes iremos por ahí donde nos digan. Yo soy penalista y he pasado de llevar delitos muy graves a tener como clientes a hombres rotos sin sus familias, todo debido a este feminismo e igualdad mal entendidos.

¿Por qué ese rechazo sistemático a la custodia compartida?

El feminismo radical dice ahora que la custodia compartida es otro tipo de machismo, de que los hombres se apoderen de los hijos, pero es que los hijos no son sólo de las mujeres. Los hijos tienen mamá y papá. También luchamos contra la brecha laboral que no la salarial que no está demostrada. Por un puesto de trabajo concreto todos los que lo desempeñan cobran lo mismo y para eso está la ley. Cuando el estatuto de los trabajadores habla de trabajadores es plural, si todas las leyes tienen ahora que decir trabajadores y trabajadoras los estudiantes de derecho deberán llevar los libros en un carrillo de mano.

Es denigrante para una persona que después de haber criado a unos hijos y haber estado con los roles divididos en una casa, cuando hay una separación este hombre tenga que justificar que es un buen padre. Si las mujeres queremos acabar con la brecha laboral debe estar preparada para no asumir al completo el papel de cuidadora de los hijos, porque cuidadores deben ser ambos. Yo defiendo una custodia compartida de manera preferente, es lo que por defecto debería conceder el juzgado, Y si surge algún problema de incapacidad de alguno de los progenitores se demostrará en el juicio. Cada vez hay más casos que se demuestra que la madre está incapacitada para cuidar de sus hijos y aún así le dan la custodia. Los niños no son de las madres, son niños, simplemente.

Porque la custodia compartida permite a los niños tener contacto siempre con la familia extensa, no sólo padres y madres, también los abuelos. Cuando tenemos un hijo nos apoyamos en los abuelos para poder conjugar la vida personal con la laboral. Porque también somos hombres y mujeres y queremos nuestros espacios. Pero cuando hay una separación, pues una parte de la familia se esfuma, ¿qué pasa con esos abuelos paternos que han cuidado a sus nietos y de repente ya sólo los ven desde la valla del colegio? ¿Cuántos procedimientos de abuelos para ver a sus nietos hay abiertos? Es muy triste, representar a unos abuelos en un juzgado y que la parte contraria diga que esos abuelos quieren a los niños para figurar. ¿qué pasó los cinco años que esos abuelos cuidaban a los niños para que esa mujer pudiera trabajar, eso era para figurar?

¿Qué piensa de la denominada ideología de género?

No me gusta nada el giro que todo está tomando con respecto a esta ideología de género. Hay en este sentido grandes ridículos, como que el Ayuntamiento de Murcia ha licitado un procedimiento de desratización con perspectiva de género, ¿me lo explican? La ideología de género es dinero, gente que está viviendo de esto. Yo me río de los hombres que me dicen que son feministas, quizás lo hacen para ligar…

El ministro Marlaska redujo básicamente a menudencias el asunto de las denuncias falsas por maltrato, como abogada que es, ¿qué opina de ello?

Las denuncias falsas existen en todos los delitos. En relación a la violencia de género existe un número oficial y todo, muy pequeñito tal y como publican en el Consejo General del Poder Judicial, vale, lo compro. Pero más del 80% de los procedimientos abiertos por violencia de género terminan en archivo, sobreseimiento o sentencia absolutoria. ¿Por qué los millones que destinan a violencia de género no los destinan a los verdaderos maltratados, que además de mujeres son también hombres y niños? Hay dinero para todo y hay que saberlo administrar. ¿Por qué no una Fiscalía y una Policía Judicial Independiente sin color político investigan todos estos procedimientos? Podríamos encontrar dos cosas: mujeres maltratadas sin pruebas suficientes para enervar la presunción de inocencia y demostrar que su pareja es un maltratador y está desprotegida; y que existen muchas denuncias que se ponen por intereses espúreos simulando delitos y denunciando falsamente. Fiscalía debería de ir de oficio contra esos procedimientos. Yo quiero que el sistema proteja a todas las víctimas. Y el señor Marlaska parece que no viene de la judicatura. O a lo mejor ha llegado muy rápido y no se acuerda de cómo están los juzgados. Que cuando termine de ministro que pida un juzgado de violencia de género.

Cuando un hombre es víctima de un maltrato por una mujer, ¿es verdad que no se atreven a denunciar?

Es un producto del machismo. La mujer no se atrevía a denunciar por el sometimiento que tenía de su marido, eso ha existido siempre. Ese mismo machismo del hombre fuerte y que no llora impide a muchos hombres denunciar en la Guardia Civil que sus mujeres los maltratan. El machismo termina afectando a la libertad de mujeres y de hombres al fin y al cabo.

Y otro problema al respecto, cuando un hombre se atreve a denunciar y va al cuartel de la Guardia Civil, allí le explican que a la mujer hay que tomarle declaración. Si la mujer llega al cuartel, grita, llora y dice que se ha defendido del hombre y dice que es un maltratador, la noche la pasa en el cuartel. Y al día siguiente en el juzgado al hombre lo juzgan por un delito de violencia de género y a la mujer por maltrato familiar. Un arañón en la piel de cada uno parece lo mismo, pero al hombre le pedirían un año de cárcel y a la mujer ocho o nueve meses si acaso. Al final los abogados tratamos de que estos procedimientos se paren. He visto procedimientos donde el hombre había recibido navajazos y a la mujer en todo momento se le preguntaba si el hombre la trataba mal. Eso no es proporcional, porque un navajazo en un órgano vital lo mata. Intentan darle la vuelta a la tortilla. Si la mujer comete el delito sólo esta enajenada, si es el hombre, es malo por naturaleza. No compro ese discurso.

¿Vivimos en la dictadura de la corrección política?

Sí, hemos llegado al punto de que la gente tiene miedo a hablar. Los políticos tienen hoy día tanto miedo de que se les coja en un renuncio que no hablan, creo que están esperando a que todo se nos vaya de las manos. Quizás si algún día a algún hijo de político o de juez le pasa algo, pues quizás ya actúen.

Ha habido un cambio de Gobierno en la Junta de Andalucía, y éste cambio lo sostiene un partido cuya postura con temas como la igualdad o la custodia compartida está en consonancia con lo que ustedes defienden, ¿confía en que haya cambios?

Confío en que el momento en que en el Parlamento haya gente con diferentes ideas, sin miedo a salirse del discurso mayoritario, con ganas de implantar coherencia, creo que vienen días de cambio, porque vienen días de consenso y de sentarse a negociar, de responder a la población. El caballo blanco de Santiago es blanco por mucho que digan que es gris y por mucho que lo grites, los demás dirán que a lo mejor no es tan gris y buscan un término medio. Nosotros defendemos las bajadas de las barreras electorales. Democracia es sentarte y escuchar a quien sabe. No se puede hablar de sanidad sin médicos, hace falta una Ley Universal de Educación porque con cada cambio de cada partido nos jugamos el futuro de nuestros hijos. Y aprender de la historia de lo malo que hemos hecho y quedarnos con lo bueno.

¿Espera también que se produzca lo mismo en España?

Lo mismo, que se sienten y negocien, que no paralicen. Lo ideal sería un sistema de listas abiertas. Yo iba a los plenos de Conil con mi padre, y un día un concejal de la oposición presentó un proyecto estupendo. Era algo bueno para el pueblo, pero le votaron que no. No nos debería importar de quién vienen las buenas ideas, aceptarlas, porque lo importante es la idea, no de quien venga. Los políticos no deberían hacer promesas que luego venga su partido y diga que no, porque con qué cara nos quedamos los votantes, ¿qué credibilidad es esa? Cuando veamos un Congreso de los diputados con listas abiertas, con gente dialogando no nos sorprenderá como algo raro que un político de Cs se tome un café con uno de Podemos porque son gente coherente y con corazón, porque parece que el corazón ha desaparecido de la política, entonces hablaríamos de democracia de verdad.

"Si la mujer comete el delito está enajenada, si es el hombre, es malo por naturaleza"