miércoles. 21.02.2024
Perdonan a un pensionista las deudas generadas a raíz de una incapacidad en Granada
Perdonan a un pensionista las deudas generadas a raíz de una incapacidad en Granada

Una de esas historias sociales que, muy de vez en cuando, saltan a la opinión pública. En este caso ha ocurrido en Granada y el beneficiario ha sido un pensionista al que han perdonado las deudas generadas a raíz de una incapacidad.

La información a la que ha tenido acceso este medio confirma que el Juzgado de lo Mercantil número 1 de Granada ha exonerado a un pensionista de la localidad de Güevéjar de una deuda de casi 18.000 euros que acumuló con diferentes 'créditos rápidos' a los que recurrió para poder hacer frente a sus gastos de subsistencia, dado que tenía una invalidez y su pensión era de 700 euros en el momento en el que se produjeron los hechos.

Guevéjar, la localidad en la que se produjeron los hechos
Guevéjar, la localidad en la que se produjeron los hechos

Es por ello que el juzgado concede la exoneración a este hombre que sufre una incapacidad permanente total que le ha impedido trabajar durante años favoreciendo su endeudamiento. Su única fuente de ingresos durante este tiempo ha sido su pensión de 700 euros, lo que hizo inviable atender la cuota mensual adeudada a todas las entidades bancarias con las que tenía las deudas acumuladas.

Llamadas de recobro y amenazas de embargo

A partir de ese momento se iniciaron las llamadas de recobro y amenazas de embargo hacia el granadino, según relata Pepe Domínguez, abogado de la Asociación de Ayuda al Endeudamiento, que ha llevado su caso. "Este acoso suele ser normal y provoca en el asociado una situación de malestar y de estrés imposible de afrontar por sí solo".

Su primera decisión fue negociar de forma individual con los bancos y demás acreedores sin éxito, por lo que el hombre acudió a la Asociación de Ayuda al Endeudamiento, donde le animaron a comenzar el procedimiento de la Ley de la Segunda Oportunidad como opción más viable.

Fue entonces cuando se produjo la paralización de cualquier pago por los préstamos y tarjetas, así como del devengo de intereses. Además, cualquier ejecución o embargo quedaba en suspenso hasta que el caso se resolviera. Junto a ello, "cesó considerablemente el acoso de los acreedores" que se venía produciendo desde hacía tiempo.

Finalmente, hay que añadir que se solicitó al Juzgado de lo Mercantil 1 de Granada que se exonerara el 100 por ciento de las obligaciones pendientes del deudor; lo cual fue aceptado permitiéndole una "segunda oportunidad".

Perdonan a un pensionista las deudas generadas a raíz de una incapacidad en Granada