sábado. 13.08.2022

Pillado en Estepona un fugitivo de Reino Unido reclamado en su país

Pertenecía a un grupo delictivo que suministraba cocaína realizando labores de entrega de la mercancía en los diferentes puntos de distribución
El fugitivo detenido por la Policía Nacional
El fugitivo detenido por la Policía Nacional

Agentes de la Policía Nacional detuvieron el pasado 24 de marzo en Estepona (Málaga) a un hombre de 37 años y nacionalidad británica al constarle en vigor una Orden Internacional de Detención (OID) por un delito de tráfico de drogas.

El hombre pertenecía a un grupo delictivo que suministraba cocaína en el noroeste de Inglaterra, realizando labores de entrega de la mercancía en los diferentes puntos de distribución. El fugitivo fue puesto a disposición del Juzgado Central de Instrucción número 6 de la Audiencia Nacional, han precisado desde la Policía Nacional en un comunicado.

Orden Internacional de Detención

El prófugo fue detenido por los agentes del Grupo III de Estupefacientes y Relaciones Internacionales de la Udyco con motivo de una Orden Internacional de Detención ordenada por las autoridades de Reino Unido cuando fue identificado, el pasado miércoles, en las inmediaciones de la localidad de Estepona. El reclamado, era buscado por las autoridades de su país por un delito de tráfico de drogas.

El hombre tenía en vigor la detención y entrega desde febrero de 2020. La condena impuesta, en sentencia firme por el delito de tráfico de drogas y sustancias psicotrópicas en su país de origen, se corresponde con cadena de prisión perpetua con una posible revisión. El detenido fue puesto a disposición del Juzgado Central de Instrucción número 6 de la Audiencia Nacional.

Otros sucesos en Málaga

Por otra parte, La Fiscalía de Málaga ha acusado a 20 personas por contratos supuestamente falsos relacionados con la construcción y puesta en servicio de un edificio en la capital malagueña; unas contrataciones que se llevaban a cabo para, presuntamente, cobrar prestaciones por desempleo o subsidios. Se solicitan penas de prisión por delitos de falsedad y estafa o fraude de prestaciones.

Según las conclusiones provisionales del ministerio fiscal, tres de los procesados eran los supuestos cabecillas, mientras que los demás eran en su mayoría familiares de los anteriores, a los que se les hicieron los contratos presuntamente simulados, previo pago, que presentaron en organismos oficiales para obtener las prestaciones.

De esta forma, señala la acusación pública en su calificación inicial, los supuestos empleados acusados podían cotizar tras las altas en la Seguridad Social basadas en esos contratos falsos. Para realizarlos, los tres procesados principales utilizaban una empresa que figuraba como empleadora de "un sinnúmero de trabajadores a pesar de carecer de actividad empresarial, no disponiendo de local".

Pillado en Estepona un fugitivo de Reino Unido reclamado en su país