sábado. 25.06.2022

Nunca hay que bajar la guardia al respecto de todo cuanto acontece a nuestro alrededor. Un despiste puede costarnos caro. Un simple despiste. Un despiste en apariencia sin importancia puede llegar a costar la vida.

Y así acaba de suceder. Una mujer ha muerto envenenada por un terrible error mientras hacía patatas fritas en su casa. Un error garrafal. Un error mortal. La mujer, que había preparado patatas centenares a veces, se equivocó de aceite y murió intoxicada.

Sí: eligió el aceite más traicionero. La víctima respondía al nombre de Carol Oldfield, una mujer de 74 años de Ripley (Reino Unido) que, sin querer, puso aceite lubricante en la sartén. El humo era muy tóxico…

Pronto perdió la conciencia y la mujer cayó desplomada. Con todo y con eso, al cabo de unos minutos, sin embargo, despertó, pudo recobrar la conciencia, y además tuvo fuerzas para llamar a emergencias alertando de cuanto le estaba pasando.

La casa estaba llena de humo y la mujer era incapaz de encontrar la salida. Humo por todas partes. No pudo orientarse. Enseguida llegaron los servicios de emergencia que consiguieron rescatarla con vida. Tres camiones de los bomberos, la policía y una ambulancia fueron hasta su domicilio.

La mujer, que aguantó consciente, fue trasladada rápidamente al hospital donde, los primeros días, parecía que saldría adelante. Había esperanza. Se atisbó luz al final de este inesperado túnel.

Después, sin embargo, y contra todo pronóstico, su estado fue empeorando y finalmente murió 12 días más tarde. Los últimos dos días la mujer estuvo ingresada en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI).

Muere envenenada por error friendo patatas en su casa