domingo. 26.06.2022

Jerónimo Roldán pregonó taurinamente la Feria de El Puerto

En el Auditorio San Miguel se dio el pregón que organiza la Tertulia Taurina Monasterio
Jerónimo Roldán
Jerónimo Roldán

Jerónimo Roldán pregonó taurinamente la Feria de El Puerto

En el Auditorio San Miguel se dio el pregón que organiza la Tertulia Taurina Monasterio

En el Auditorio Municipal San Miguel, del hotel Monasterio tuvo lugar la proclamación del pregón que anuncia la faceta taurina de la Feria de El Puerto de Santa María y que este año la Tertulia Taurina Monasterio se lo ha encargado al periodista Jerónimo Roldán. Con buena asistencia de público, en la mesa presidencial se encontraba el concejal Ángel Quintana en representación del alcalde David de la Encina. José Zamorano, presidente, abrió con palabras de agradecimiento a María del Carmen Atienza, gerente del hotel, por la atención que tiene con su entidad. La Tertulia lamenta que no se celebren espectáculos taurinos en la Feria y desea que aparezca algún empresario pero, a pesar de ello, no quieren dejar de ofrecer la XXIX edición del Pregón Taurino.

Rafael Gómez Ojeda

Le siguió Rafael Gómez Ojeda, vicepresidente, quien consideró también que dar el Pregón era obligado. Recuerda que en el Consejo Municipal de Plaza de Toros se estaba viendo que el desarrollo del pliego de condiciones se iba alargando demasiado, ya que los tiempos en el toro son diferentes a los de otras actividades, y el dinero que se exigía a las empresas era excesivo, como se ha visto luego con la inasistencia de los empresarios. Sin embargo, no es normal que ellos exijan menos espectáculos y reducción de apoyo a la escuela taurina; además, el número de espectadores del año pasado (treinta mil en los cuatro festejos mayores de abono) garantiza que la empresa no tenga pérdidas, aun bajando algo los precios.

José Luis Galloso

Como presentador del pregonero, José Luis Galloso, matador de toros, empezó reconociendo que era una satisfacción presentar a un gran amigo, que nunca le ha fallado, a él y a los taurinos, grandes y chicos, que han llamado a las puertas de Jerónimo. Sus crónicas son positivas, creando afición.

Tiene un currículum largo (ABC, Hoja del Lunes, Cadena Ser, Onda Jerez…) y ha tocado la información en otros temas, en especial el fútbol. Honrado y con personalidad, le cuadra lo que Paquirri, cuando le brindó un toro, le dijo, que era un tío muy positivo para la Fiesta.

Jerónimo Roldán

Jerónimo Roldán, al arrimarse al atril, agradeció las palabras del presentador y resaltó el contraste del protagonismo que le han encargado como pregonero frente a las veces, tantas, que ha ejercido de presentador. Así, señaló que ya en la primera edición de los pregones taurinos, protagonizada por Ángel Peralta, él mismo tuvo el honor de presentarlo y ahora le habría dado gran alegría poder dar la noticia de que había nuevo empresario para El Puerto, aunque lo más importante es que la Feria de la Primavera y del Vino Fino está ahí y nadie la va a quitar.

Abordó luego unas pinceladas históricas, arrancando con Alfonso X el Sabio, quien dio el privilegio de dos ferias anuales, de quince días de duración cada una, aparte de los mercados semanales; a principios del siglo XIX se modificó la organización, suprimiendo una de las dos ferias.

Declaró Jerónimo haber conocido la feria en tres recintos, el parque de la Victoria, el parque de Crevillet y el recinto de las Banderas, éste último inaugurado en 1981 por el propio Gómez Ojeda poco antes de ser alcalde. Allí, desde siempre el ambiente de la feria portuense siempre fue muy familiar, destacando por su antigüedad la caseta de Helo Libo, donde dan el pregón oficioso. El fino es el protagonista de las casetas y el lunes es un día particular, por los hosteleros, que cierran sus negocios y se van a disfutar de unos buenos momentos.

Antonio Puerto

El cantaor local Antonio Puerto subió al estrado y se entonó por martinetes, dedicados en su letra a los gitanitos de El Puerto. “Ay, que yo mejor prefiero estar muerto que preso pa toa la vía, en este penal de El Puerto, Puerto de Santa María. Ay, que los gitanitos de El Puerto fueron los más desgraciados, porque, ay, a las minas del azogue se los llevaban sentenciados. Ay, José de los Reyes el Negro me llamo, gitano de El Puerto de Santa María, que yo soy hijo de la Bili, la mejor gitana que en El Puerto había”.

La segunda parte del pregón la dedicó Jerónimo a la vertiente puramente taurina, empezando por recordar la primera ocasión en que asistió a la Plaza Real, en el verano de 1960, cuando Luis Miguel Dominguín, Paco Camino y Limeño torearon una corrida de Benítez Cubero en que el sanluqueño cortó tres orejas; ese año pudo ver la alternativa de Álvaro Domecq Romero de manos de su padre. Ahí empezó una serie de cincuenta y ochos años asistiendo a los toros, para cumplir con su obligación periodística y con su afición taurina. No faltó la cita a Juan Belmonte, quien en 1962 presidió un festival homenaje a Carnicerito de Málaga organizado por Álvaro Domecq, poco antes de su trágico final. Pasó luego a hacer referencias a una nutrida lista de novilleros y toreros que pasaron por la arena portuense, siendo José Luis Galloso, el torero más importante que ha dado la historia taurina de el Puerto, quien ha batido los registros, con ochenta y ocho corridas y cincuenta y cinco salidas a hombros. Entre otros nombres, como los de Rafael de Paula, Paco Ojeda o Juan José Padilla, especial referencia dedicó a José Tomás, el cual concedió al pregonero la que sería su entrevista pública, en el marco de los Coloquios Taurinos organizados por la propia Tertulia Taurina Monasterio y que Jerónimo ha llevado desde 1992, inaugurados por César Rincón.

No faltó el capítulo de agradecimiento a los diversos alcaldes (Caballero, Gómez Ojeda, Hernán Díaz, David de la Encina) que han contribuido al enriquecimiento de la Plaza con obras de diverso tipo. Tampoco faltó referencia a la bibliografía que ha ido surgiendo alrededor de la Plaza Real. Asimismo tampoco quedaron sin recordar algunas anécdotas vividas con motivo de los coloquios taurinos, por diversos asistentes, sobre todo Barrilaro y Canorea. Casi finalizando se centró en la corrida de feria, con su historia, apoyado en Joaquín Camacho y abordó las causas de su decadencia, hasta llegar, como el presente año, a su inexistencia. Terminó queriendo ver un panorama optimista, pensando que el empresario que llegue pueda despejar las incertidumbres y brindando con un vino fino.

Antonio Puerto volvió al escenario para cantar unas alegrías y un par de fandangos, con letras propias y adaptadas a la ocasión. El concejal Ángel Quintana cerró el acto felicitando a la Tertulia Taurina Monasterio y a Jerónimo Roldán y disculpando la ausencia del alcalde. Insistió en que el pliego se elaboró de forma muy participada y quizás no se cuidaron los tiempos, como tampoco se tuvieron en cuenta los intereses empresariales. Advirtió contra los enemigos del toreo, asegurando que éste no debe tener identificación política. Deseó que este parón de feria sirva para coger carrerilla y que el próximo año le exijamos al empresario una corrida como todos queremos. Para ello pidió comprensión y esperanza, sabiendo que la tauromaquia es cultura pero sobre todo una manera de ser.

Jerónimo Roldán pregonó taurinamente la Feria de El Puerto