jueves. 30.06.2022

Un toro materializa el concepto de bravura de un ganadero

El Fandi, Cayetano y López Simón abren la Feria del Caballo 2017 en tarde variada, con la primera puerta grande
Cayetano Rivera - Plaza de Toros de Jerez | Juan Carlos Corchado, para MIRA Jerez
Cayetano Rivera - Plaza de Toros de Jerez | Juan Carlos Corchado, para MIRA Jerez

Un toro materializa el concepto de bravura de un ganadero

El Fandi, Cayetano y López Simón abren la Feria del Caballo 2017 en tarde variada, con la primera puerta grande

Plaza de toros de Jerez de la Frontera (Cádiz), 18 de mayo de 2017. Primera corrida de la Feria del Caballo 2017. Cielo despejado y temperatura agradable. Media entrada en los tendidos. Ameniza la Banda “Acordes de Jerez”, dirigida por Domingo Díaz. Preside Rafael Carrero.

Se lidiaron toros de Zalduendo, con pesos entre 465 y 575 kilos; correctos de presentación y de juego desigual. En el arrastre, fue ovacionado el primero, pitado el tercero y aplaudido el quinto.

David Fandila el Fandi: dos pinchazos y entera; ovación que saluda desde el tercio. Pinchazo y estocada desprendida que resulta eficaz; oreja.

Cayetano: pinchazo y entera fulminante; silencio. Entera desprendida; dos orejas.

Alberto López Simón: tres pinchazos y media; silencio. Pinchazo, estocada honda atravesada y tres descabellos; silencio.

Incidencias: al acabar el paseíllo se guardó un minuto de silencio en memoria de Paco Larrubia, que fue durante mucho tiempo presidente de la plaza. Iván García se desmonteró tras parear el quinto. Cayetano salió a hombros por la puerta grande.

Alguien podía pensar que la falta de programación de una corrida de rejones en la Feria del Caballo de este año se podría deber a que la empresa no querría un festejo cuya asistencia calculaba en no más de media entrada. Ese alguien se debió llevar una sorpresa al comprobar que tampoco se superaba la media entrada con una corrida a pie donde figuraba el popular o populista exesquiador, el guapo de dinastía y de las revistas y el indultador del año pasado.

Cayetano Rivera - Plaza de Toros de Jerez | Juan Carlos Corchado, para MIRA Jerez

El Fandi, de catafalco y oro, en su primero, corretón de salida, hizo un recibo con larga cambiada de rodillas seguida de serie mixta (verónicas, chicuelinas y serpentina) con algún lance limpio; la llevanza al caballo fue mimosa y la puya cuidadosa, aunque no breve, para después quitar a caballo recogido (fea costumbre) por tafalleras y larga cambiada de mano baja; el granadino puso cuatro pares, dos moviolas y dos en uno, y al salir del segundo cae en la cara del toro por lo resbaladizo del suelo; con brindis al público, inicia la faena en tablas con ocho pases de rodillas y se va al tercio para trazar dos series de trazo largo y mano baja con el toro humillando, por la izquierda hay dos tandas en redondo y el toro va nobilísimo; de nuevo por la derecha, vemos una gran serie y un gran toro, por la izquierda de nuevo va haciendo el avión, antes de pasar a la derecha otra vez para dos nuevas series en redondo a un animal buenísimo y algunos gritan “no lo mates” antes de que, con las manoletinas para reafirmar la condición del animal, el grito se extendiera por los tendidos, con algunos pañuelos; el torero mira a la presidencia y da una nueva serie, larga, a la que sigue respondiendo el bravo.

El Fandi - Plaza de Toros de Jerez | Juan Carlos Corchado, para MIRA Jerez

Ahí está la definición de bravura acuñada por Juan Pedro: embestir queriendo coger los vuelos de la muleta y luchar hasta la muerte. No hay pañuelos suficientes aunque sí voces y el presidente dice que no. Lo curioso es que en el arrastre el público no pidió la vuelta al ruedo.

A su segundo, bien hecho, lo recibió con buena serie y revolera; en la puya hubo derribo del mismo caballo que montaba Chicharito cuando se partió la pierna el domingo en Los Barrios; el quite, de chicuelinas y media, fue muy aplaudido; vemos cuatro pares de uno en uno, destacando el tercero, por los adentros; con la muleta, en la segunda serie ya se quiere ir el toro y sólo la experiencia de tapar la salida y dejarle la tela en la cara evita la brevedad pero aun así el toro insiste en irse y se defiende con enganchones incluso en los circulares; el capote, las banderillas y la primera faena dan, como producto, trofeo aquí.

El Fandi - Plaza de Toros de Jerez | Juan Carlos Corchado, para MIRA Jerez

Cayetano, de turquesa y oro, a su primero, bien hecho, lo lanceó al paso y ya se vio la falta de codicia del animal; la puya larga, pero no excesiva, se hizo en la modalidad de tapar la salida y sigue un quite por verónicas; tras las banderillas, la faena se inicia con una mano apoyada en tablas y ahí fue todo, porque luego vino un no entender al toro, que tampoco quería que lo entendieran: mano baja a uno que no humilla, andar fuera de cacho, citar de frente para ver si así, intentarlo de uno en uno…pero se lo seguía pensando.

Cayetano Rivera - Plaza de Toros de Jerez | Juan Carlos Corchado, para MIRA Jerez

En su segundo, que sale refrenándose, enterándose y abanto, otro Cayetano va a buscarlo a los medios y lo lleva, lidiando, a tablas para allí lancearlo aunque amenaza con pararse; aunque remolonea ante el caballo al final recibe buena puya que el picador aguanta sin rectificar; con los rehiletes Iván García nos dice que sigue en su buena línea; tras brindis al público, el inicio es ordoñecino, de rodillas por abajo y de pie con empaque, para seguir con dos buenas series, donde hay algún pase de pecho de cartel, y una a mano izquierda donde el buen tranco permite trazos largos.

Cayetano Rivera - Plaza de Toros de Jerez | Juan Carlos Corchado, para MIRA Jerez

Por la derecha otra vez hay más ligazón pero el animal empieza a protestar, por lo que es bueno citar con la izquierda de frente para serie de uno en uno, antes de terminar con la serie final de unos ayudados despaciosos. Piden las orejas con sus pañuelos hasta los miembros de la familia Miranda.

Cayetano Rivera - Plaza de Toros de Jerez | Juan Carlos Corchado, para MIRA Jerez

López Simón, de tabaco y oro, a su primero, distraído y emplazado de salida, lo saluda de aliño y ya se va a toriles; con mala brega se va al caballo de puerta para puya larga; sólo hay dos pares; la faena empieza con un canto de gallina y sigue con una persecución por toda la plaza pero sin que el torero se faje de verdad; estos son los casos donde al final hay que torear en toriles, pero no fue el caso.

López Simón - Plaza de Toros de Jerez | Juan Carlos Corchado, para MIRA Jerez

En su segundo, distraído, hay larga cambiada de rodillas y lances avanzando a los medios y media, tras la que insiste y se descompone (el torero); la puya es buena, y aplaudida, y el picador Tito en su vuelta sigue siendo aplaudido; también hay dos pares buenos del segundo banderillero, aplaudido; hubo brindis al público pero no sabemos qué vio Alberto en el bicho, ya que, tras el inicio por alto, a la siguiente serie ya se quiere rajar y lo que hace falta es un intentar retenerlo, ya con la derecha, ya con la izquierda, pero se raja definitivamente, ante lo que queda el consabido, y tramposo, circular.

Cayetano Rivera sale por la puerta grande en la Plaza de Toros de Jerez | Juan Carlos Corchado, para MIRA Jerez

El resumen final es que hubo un toro, el primero, que justificó la tarde; un torero que sigue mostrando sus luces y sombras y otro torero que aún necesita cosas que son diferentes del valor. Como sigan construyendo alrededor de la plaza edificios más altos que ella, la familia Miranda va a pasar de ser numerosa a numerosísima, y si no ponen imaginación en los carteles acabará habiendo más espectadores en el Edificio Picasso que dentro del edificio de Hernández Rubio.

Un toro materializa el concepto de bravura de un ganadero