Las cláusulas suelo y la controversia judicial

Hablamos de una figura de derecho civil a la orden del día en las Hipotecas

En televisión, estos últimos años, así como por otros múltiples medios, hemos visto bastantes anuncios, noticias, sentencias, en torno a las cláusulas suelo: los despachos se pelean por llevarlas, las noticias saben que vende, porque prácticamente todo el mundo tiene hipotecas, y las sentencias se han ido pronunciando en torno a esto los últimos años.

La cláusula suelo es aquella que limita por debajo el interés del préstamo: imaginemos que sujetamos el interés al Euribor más 2 puntos, y este baja al 0.5%. Una cláusula suelo que limitase el interés al 3%, haría que ese Euribor 0.5% más 2 puntos, se alzase a 3% por la cláusula suelo, lo que quiere decir que estaríamos pagando de más un 0.5% por la existencia de esta cláusula.

En este sentido encontramos múltiple jurisprudencia, tanto de nuestro Tribunal Supremo como del TJUE, Tribunal de Justicia de la Unión Europea, quien declaró que las cláusulas se tienen por no puestas y ordena su retroactividad, es decir, los pagos de aquellas cláusulas suelos que no fueran transparentes habían de ser devueltos.

Esto sigue trayendo cola: a día de hoy, solo ‘funciona’ con consumidores y usuarios únicamente, y los juzgados que tramitan estos procedimientos están colapsados.