jueves 19/5/22

Deja 4.000 euros de propina en el restaurante de Marbella del que se quejó otro cliente

Un empresario catalán decidió dejar 4.000 euros de propina para los camareros del restaurante de Marbella que se viralizó por la queja de un usuario de Twitter

Ticket de la propina de 4.000 euros del cliente en el restaurante de Marbella (Málaga)
Ticket de la propina de 4.000 euros del cliente en el restaurante de Marbella (Málaga)

Raúl Castañeda, empresario catalán, ha dejado en un restaurante de Marbella más de 4.000 euros de propina para los camareros del establecimiento, después de que un cliente se hiciese viral tras su queja a través de Twitter.

Hace un mes, en El MIRA recogíamos la historia de Enrique Moris, un usuario de Twitter que se quejó por el precio del servicio y que recriminaba la actitud de los camareros del conocido restaurante de Marbella. 

Esta denuncia por parte del usuario, provocó que Raúl se desplazase exactamente desde Barcelona a Marbella para reservar la misma mesa, la 17, junto a otras seis personas más, en el mismo restaurante el pasado 22 de agosto.

A la hora de la cuenta, Castañeda quiso tener un detalle con los camareros del restaurante de Marbella, dejando una propina de más de 4.000 euros, donde incluía tanto su propina por la cena que había disfrutado, como la del otro cliente que no quiso dejar. 

Una propina de más de 4.000 euros

Así, dejó de propina un total de 4.098 euros de propina extra, haciendo que la factura total se elevara hasta los 8.179 euros calculando que "teniendo en cuenta que el establecimiento tiene unos 15 camareros, cada uno se llevó a su casa esa noche extra, solo de esa mesa, unos 270 euros", explicaba en palabras recogidas por EFE.

Castañeda quiso dejó en su perfil de Instagram una lección al anterior cliente que se había quejado por también por la actitud de los camareros.  "El mismo importe que presumiste en pagar una comida yo lo hago dejándolo de propina a los mismos camareros (con los) que te cabreaste (por cierto muy buen servicio)", aclaraba en Instagram.

De hecho, el empresario catalán terminó su mensaje bajo el hashtag #respetoaloscamareros, exigiendo respeto a los empleados de este sector que están haciendo su trabajo.

Deja 4.000 euros de propina en el restaurante de Marbella del que se quejó otro cliente