lunes 16/5/22
Twitter @SettembriniG
Twitter @SettembriniG

Dos empresarios quieren reconstruir Notre Dame tras el devastador incendio

Dos tercios de la cubierta y la aguja han quedado destruidas

Francia y el mundo entero se ha conmocionado con el fatídico incendio sufrido en la tarde del lunes por la histórica catedral de Notre Dame, una joya arquitectónica de nuestro mundo, que ha quedado prácticamente devastada.

Ante tal tragedia, dos grupos de empresarios han tardado apenas horas en dar un paso adelante y ofrecer su capital para reconstruir uno de los monumentos más emblemáticos del planeta.

En un comunicado en su cuenta oficial de Twitter, el grupo empresarial propiedad de Bernard Arnault ha expuesto: "La familia Arnault y el grupo LVMH, solidarios con esta tragedia nacional, se movilizan por Notre Dame. Harán una donación de una suma global de 200 millones de euros al fondo dedicado a la reconstrucción de esta obra arquitectónica, que es parte de la historia de Francia".

Por otra parte, la sociedad de inversión Artemis, propiedad de la familia Pinault, ha anunciado que destinará 100 millones de euros para la reconstrucción del templo francés. "Esta tragedia nos ha golpeado a todos los franceses y muchos más a todos aquellos que estamos vinculados a unos valores espirituales. Frente a un drama así, todos deseamos recuperar cuanto antes esta joya de nuestro patrimonio", ha indicado el presidente del grupo empresarial Kering, François-Henri Pinault.

El fuego ha sido extinguido en la mañana de este martes 16 de abril, tras un intenso trabajo por parte de los bomberos durante toda la madrugada. Ahora la preocupación se centra en la estabilidad del emblemático templo parisino, ya que dos tercios de la cubierta y la aguja han quedado destrozadas; y el interior se encuentra bastante negro.

La fachada occidental, los rosetones y parte de las obras que estaban dentro se han conseguido salvar, como la Corona de Espinas de Jesucristo, aunque ha habido otras reliquias históricas que han quedado destruidas.

Dos empresarios quieren reconstruir Notre Dame tras el devastador incendio