miércoles 21/4/21

Muere tras ser obligado a hacer 300 sentadillas por violar el toque de queda

Un hombre en Filipinas murió después de ser obligado a hacer 300 ejercicios en cuclillas como castigo por violar las estrictas reglas del toque de queda
Un hombre muere tras realizar 300 sentadillas como castigo
Un hombre muere tras realizar 300 sentadillas como castigo

El Coronavirus continúa dejando episodios realmente insólitos y, a veces, con un desenlace muy triste. Un hombre en Filipinas murió después de ser obligado a hacer 300 ejercicios en cuclillas como castigo por violar las estrictas reglas del toque de queda por el Covid-19 del país.

Darren Manaog Penaredondo, de 28 años, estaba comprando agua en una tienda local en la provincia de Cavite, al sur de Manila, el jueves pasado cuando las autoridades locales lo detuvieron por violar el toque de queda de las seis de la tarde.

Sentadillas como castigo

Un pariente, Adrián Lucena, dijo en Facebook que Penaredondo y otros sorprendidos rompiendo el toque de queda se habían visto obligados a hacer 100 ejercicios de sentadillas como castigo. Según Lucena, se le dijo al grupo que hiciera las sentadillas en sincronía, pero si una de ellas no estaba sincronizada, el grupo tendría que repetir toda la serie. Lucena indicó que Penaredondo y los demás terminaron haciendo 300 repeticiones.

La novia del hombre, Reichelyn Balce, le dijo al medio de comunicación local Rappler que Penaredondo tuvo mucho dolor regresó el viernes por la mañana.

«Cuando regresó alrededor de las ocho de la mañana, estaba siendo asistido por otro violador del toque de queda», dijo. «Le pregunté si le habían dado una paliza, pero se limitó a sonreír. Era obvio que le dolía mucho».

Balce dijo al medio de comunicación ABS-CBN que Penaredondo había roto el toque de queda para comprar agua, pero que también estaba buscando refrescos.

Problemas para caminar

Balce agregó que Penaredondo tenía problemas para caminar y gateaba por el dolor en las rodillas y muslos. Más tarde ese día, comenzó a tener convulsiones. «Su rostro se puso violeta y su corazón dejó de latir», dijo Balce al medio.

Un funcionario local, Rodolfo Cruz Jr., confirmó en una entrevista telefónica con Rappler que Penaredondo fue detenido por guardias del pueblo y trasladado a la policía el jueves. Sin embargo, el teniente coronel Marlo Nillo Solero, jefe de policía de la ciudad de General Trias, negó las acusaciones de la familia y le dijo a Rappler que «no existía tal castigo».

El alcalde Antonio Ferrer de General Trias dijo el lunes en una publicación de Facebook que el caso estaba siendo investigado y que había estado en contacto con la familia.

Muere tras ser obligado a hacer 300 sentadillas por violar el toque de queda