martes. 23.04.2024
Joaquín Sánchez y Susana Saborido
Joaquín Sánchez y Susana Saborido

Joaquín Sánchez se encuentra a un paso de cumplir uno de sus grandes sueños de niño. El excapitán del Real Betis podría enfundarse el traje de luces más pronto que tarde en su ciudad natal, El Puerto de Santa María. Con el apoyo de su mujer, Susana Saborido, y el de toda su familia, Joaquín y su entorno ya se encuentran negociando la posibilidad de verle de torero en un festival taurino del que estará pendiente Jerez de la Frontera y toda España.

El portuense es un enamorado de los toros. Jamás escondió su pasión por la tauromaquia cuando era futbolista, y ahora retirado, mucho menos. Hace unos meses ya afirmó que estaba cada día más "enamorado" de los toros, aunque pocos podían suponer que estas palabras iban a dar paso a su primer acercamiento al mundo del toreo profesional.

Después de triunfar en el mundo del fútbol, en televisión y en redes sociales, a Joaquín le queda todavía esa espinita de vestirse de luces y cumplir ese sueño que siempre tuvo de niño. El mundo de la tauromaquia no es nada sencillo, pero a sus 42 años, Joaquín lo sigue teniendo todo para poder ponerse enfrente del toro.

Joaquín podría torear en un festival taurino en El Puerto de Santa María

Según han confirmado fuentes cercanas a El MIRA, el entorno de Joaquín Sánchez está negociando una aparición en un Festival de El Puerto de Santa María. El portuense considera que está preparado para vestirse de corto y ponerse delante del animal, pues sus cualidades físicas permanecen prácticamente intactas desde que se retirase oficialmente el pasado 6 de junio. 

Joaquín durante su partido homenaje | Salvador López Medina para El MIRA
Joaquín durante su partido homenaje | Salvador López Medina para El MIRA

De hecho, según explica el citado medio, Joaquín no solo ha compaginado la televisión con su puesto en el Real Betis durante estos meses, sino que además, se ha entrenado casi a diario con otros toreros para ir ganando sensaciones y ritmo de cara a la corrida.

A sus 42 años, el portuense quiere andarse con pies de plomo antes de tirarse a la piscina en algo tan serio como el mundo del toreo, pero las sensaciones cosechadas son buenas y todo apunta a que nada impedirá a Joaquín vestirse de luces próximamente.

Joaquín y Antonio Ferrera en el ruedo de la Plaza de Toros de La Maestranza | Salvador López para El MIRA
Joaquín y Antonio Ferrera en el ruedo de la Plaza de Toros de La Maestranza | Salvador López para El MIRA

Además, no es un deseo que se quede en una corrida de un día, sino que la intención de Joaquín no es otra que torear en alguna ocasión en la Plaza de Toros de la Real Maestranza de Sevilla. Eso sí, para que el gaditano llegue a debutar en una de las plazas más icónicas de España, primero deberá de pasar la prueba de debutar en su tierra natal, que ahora parece que está más cerca que nunca.

Joaquín, un "enamorado" de los toros de toda la vida

Desde que era un niño, Joaquín es un "enamorado" de los toros. Precisamente, así se lo hizo saber al periodista Víctor Soria en la Feria de San Miguel, donde el portuense afirmó que su "afición y amor por la tauromaquia cada día son más grandes". 

Joaquín y Antonio Ferrera en el ruedo de la Plaza de Toros de La Maestranza | Salvador López para El MIRA
Joaquín y Antonio Ferrera en el ruedo de la Plaza de Toros de La Maestranza | Salvador López para El MIRA

El exfutbolista tiene mil proyectos en su cabeza junto a su mujer, Susana Saborido, pero ninguno le hace tanta ilusión como debutar como torero. Precisamente, hace poco más de un año y medio, Joaquín fue protagonista en la Feria de Abril de Sevilla, cuándo saltó al ruedo para recibir un brindis de parte del torero extremeño, Antonio Ferrera.

Aquel día, Joaquín pisó el albero de la Maestranza de Sevilla por primera vez, y seguramente desde entonces, se le ha quedado la espinita de algún día ser él el que vista de luces y le dedique la hazaña a alguno de sus seres queridos.

"Tú también eres torero. Salta, que yo te pago la multa. Venga, vamos, que tú eres torero y tienes que pisar el albero; échale casta", le insistió el extremeño que finalmente logró que Joaquín saltase al ruedo ante la ovación de parte del público allí presente. Eso sí, esto le costó una multa al futbolista, que seguramente la pagó con gusto, pues no todos los días se tiene el privilegio de pisar el albero de la Maestranza.

Ni fútbol, ni televisión: Joaquín, a punto de cumplir su sueño desde niño