miércoles 21/4/21

Todos los gastos del coche que desgravan en la Declaración de la Renta

Esta vez, muchos ciudadanos tendrán que echar muchas cuentas, ajustar hasta el último detalle y buscar en los cajones ese justificante de pago perdido
Los gastos del coche pueden ser incluidos en la Declaración de la Renta
Los gastos del coche pueden ser incluidos en la Declaración de la Renta

Un año más, ha dado comienzo la campaña para la presentación de la Declaración de la Renta. Esta vez, muchos ciudadanos tendrán que echar muchas cuentas, ajustar hasta el último detalle y buscar en los cajones ese justificante de pago que creíamos perdido, ya que la crisis económica provocada por la pandemia de Coronavirus ha trastocado los planes de muchas familias.

A continuación te contamos cuáles son los gastos que cualquier ciudadano puede desgravarse relativos a un coche. Hay que tener en cuenta que nuestra profesión es la principal limitación a la hora de hacer cuentas, pero las personas físicas también pueden acceder a algunas ayudas. Te damos todos los detalles.

La persona física

La figura de la persona física es la que menos oportunidades tiene a la hora de desgravarse algún gasto relacionado con el automóvil.

En principio, no podremos beneficiarnos de la desgravación en la compra de un vehículo a menos que este esté destinado al transporte de personas con discapacidad o movilidad reducida. En este contexto, el comprador puede deducirse el 50 por ciento del gasto en el IVA, aunque hay que tener en cuenta que dicho impuesto es del 4 por ciento, en lugar del 21 por ciento habitual. Si es la propia persona con discapacidad o movilidad reducida la que conduce el coche y tiene más de un 33 por ciento de dependencia, estará exenta del pago en el impuesto de matriculación.

Otra posibilidad es que tu unidad familiar sea considerada familia numerosa. Si el coche se pone a nombre de los progenitores podrá desgravarse hasta el 50 por ciento del impuesto de matriculación. Y, además, si están inscritas en el registro de la Federación Española de Familias Numerosas pueden desgravarse el 50% del IVA del mismo.

El caso del coche de empresa

Si eres un trabajador por cuenta ajena y no puedes desgravarte nada de lo anterior, hay otra posibilidad, contar con un coche de empresa. Si este vehículo no está puesto a nombre de la empresa y el trabajador también lo disfruta en su tiempo libre, Hacienda considera que dicho automóvil es una retribución en especie, por la que el trabajador debe tributar.

En este caso, el Estado intenta premiar a quienes utilizan vehículos eficientes y ecológicos. Hay que tener en cuenta que Hacienda reducirá el salario por el que el trabajador deberá tributar en un porcentaje calculado a partir de las emisiones del vehículo y su precio. Por ejemplo, si el vehículo emite menos de 120 gr/km de CO2 y ha costado menos de 25.000 euros, el salario por el que tendrá que tributar el trabajador se verá reducido en un 15 por ciento. Si el coche es híbrido y cuesta menos de 35.000 euros, se tributará un 20 por ciento menos de salario y, por último, si es eficiente energéticamente, la reducción en la tributación alcanzará el 30 por ciento.

Otra posibilidad es que la empresa tenga a su nombre el vehículo y el trabajador sólo deba utilizar el mismo para fines laborales. En este caso, será la empresa la que pueda desgravarse un 20 por ciento del coste total de la compra.

Ayudas a los autónomos

Si eres autónomo, seguro que llevas todos tus gastos calculados al milímetro. Por ello, los gastos del coche que puedes desgravarte son claves para que las cuentas salgan a final de año. En primer lugar, debemos tener claro que para poder desgravarse los gastos correspondientes, el vehículo debe estar relacionado con la actividad profesional del autónomo, por lo que en estos casos lo mejor es tener guardados todas las facturas para poder demostrarlo en caso de enfrentarnos a Hacienda.

Dicho esto, un autónomo podrá desgravarse hasta el 50 por ciento de las cuotas de amortización, intereses e IVA. En este apartado también entran las fórmulas de leasing y renting, en alza en los últimos años. Lo mismo sucede con los gastos de mantenimiento, como el combustible, del que pueden deducirse hasta el 50 por ciento del importe pagado. Eso sí, para poder acogerse a estas ayudas, el vehículo deberá estar a nombre de una persona física no jurídica.

Todos los gastos del coche que desgravan en la Declaración de la Renta