jueves 19/5/22
Juan Pedro Domecq con un grupo de toros
Juan Pedro Domecq con un grupo de toros

El día y a la hora convenidos nos acercamos a Martelilla, la finca donde pasta la ganadería de Casa de los Toreros, con divisa verde y blanca, que regenta el joven ganadero Juan Pedro Domecq Bohórquez. Se siente la impresión que provocan los lugares históricos. Estamos en lo que fue meca de ganaderos, toreros y aficionados en los tiempos del Marqués de Domecq, en la Martelilla que en la Feria cantaban por sevillanas porque allí caracoleaban los caballos.

Juan Pedro, ¿qué te animó a lanzarte a ser ganadero de bravo?

Nosotros hemos sido ganaderos de bravo desde los inicios; nací cuando la ganadería Marqués de Domecq estaba en su esplendor. Mi padre nos motivó el amor por el toro; es un modo de vida. Después de que se eliminó la ganadería de Martelilla no transcurrió ni un año cuando llegamos a un acuerdo con Fermín Bohórquez para quedarnos con la mitad de la ganadería Fuente Rey, de sangre Santiago Domecq pura. La otra mitad él decidió que debía volver con Santiago Domecq.

Juan Pedro Domecq Bohórquez en la plaza de tientas
Juan Pedro Domecq Bohórquez en la plaza de tientas

Tras pasar la cancela del cortijo el señorío se percibe en los detalles, en las buganvillas que orlan las ventanas o en el cenador rodeado de césped, pero sobre todo en el perfil de la plaza de tientas y en las líneas de la casa principal, que el marqués bautizara como Casa de los Toreros. En ella pasaban jornadas las principales figuras de la época y ella le ha dado nombre a la ganadería actual.

Hay trabajo. El personal de la casa se está moviendo desde temprano porque el trajín del campo exige todo el tiempo del día. Vamos a recorrer en un todoterreno la finca. Las perdices se nos cruzan por el camino y los conejos se refugian en sus huras a nuestro paso, en este paraíso de la caza, de la fauna y del ganado. Los abrevaderos, abundantes, están situados estratégicamente en las alambradas separadoras para ser aprovechados a la vez desde dos cercados.

¿Cuántas cabezas tienes ahora?

Empezamos con unas cincuenta vacas y unas veinte eralas que tuvimos que seleccionar; algunas eliminamos por saneamiento. Actualmente tenemos noventa y ocho vacas de vientre, de origen Santiago Domecq todas menos veinte que llegaron el año pasado de Núñez del Cuvillo. Busco esta aportación para evitar problemas de consanguinidad.

Vaca Chillona
Vaca Chillona

Visitamos primero un lote pequeño de vacas, donde hay un semental, y tenemos la sorpresa de que una hembra joven está retirada del grupo con un becerrito a sus pies; está recién parida. Nos acercamos pero no mucho. Se trata de una primeriza, Gritona de nombre, con bella capa ensabanada, capuchina y botinera, que no se despega de la cría; aún tiene la placenta colgando. Pasamos luego, a través de cercados bien acondicionados, a ver los erales, el lote grande de vacas, los utreros y toros, los añojos y, finalmente, los sementales.

¿Cuáles son los sementales?

Tenemos seis, que hemos sacado nosotros, de nuestro hierro. Hay dos que son muy importantes; son Delicado, hijo de Delicada, y Observador, hijo de Observadora, vacas a las que les hemos visto cosas muy buenas. Otros que sacamos de un semental de Santi son Barbitón, de Barbitona, que peleó bravo y con alegría hasta el final, y Buenhilo, de una vaca nuestra, que derrochó mucha clase. Son mimbres para crear lo que queremos. De otros dos, Danés, extraordinario en la prueba, y Enamorado, estamos esperando ver su descendencia.

Vacas en Martelilla
Vacas en Martelilla

Pasamos al Salón de Toreros, que es un pequeño museo campero, con innumerables fotos añejas, entre las que destaca el retrato de don Pedro Domecq Núñez de Villavicencio, y que están salteadas con recuerdos de caza y detalles taurinos. Accedemos a la arena de la plaza de tientas, auténtico laboratorio de bravura y retornamos a la sala de tertulia, ocupada por muebles de sabor antiguo que ennoblecen la estancia ganadera.

¿Cuál es tu papel y qué has aprendido de tu padre?

Mi padre me ha dejado un papel principal pero sin él no hacemos nada. Tomamos notas cada uno y luego llegamos a un acuerdo. Tiene una afición desmedida. Lo que más he aprendido de él es que para ser ganadero hay que llevarlo con afición.

¿Cómo haces la tienta?

En un principio a las vacas las tentábamos de eralas; ahora las tentamos de añojas pero cuando están fuertes, próximas a los dos años. No usamos números, sino cinco letras, que son D, R, T, B, F y a veces le añadimos a alguna “punto” si tiene algo determinado; es el sistema tradicional de casa. Mi padre califica en diversas fases de la tienta y al final saca la media, pero yo califico diversos conceptos, como la bravura, la toreabilidad o la duración y de ahí saco la media.

Vaca Enfadada
Vaca Enfadada

¿Con qué toreros cuentas para tentar?

Solemos dedicar algunas vacas para amigos aficionados prácticos y para ganaderos. Para las demás vacas nos gusta que vengan toreros como El Juli, Roca Rey, José Tomás, Pablo Aguado o Paco Ureña. Algunas veces viene también Paco Ojeda.

¿Cómo es el toro que buscas?

Primero busco el animal bonito, con manos cortas, recto de lomo, bajo, con conformación morfológica que ayude a embestir. Luego, el animal debe tener la fijeza, que es fundamental para el toro y para el torero; el recorrido, para salirse de los vuelos de la muleta y la humillación, sin la cual embisten a su aire.

Toro Ratita
Toro Ratita

¿Cómo es tu manejo de la ganadería?

El manejo es clave y en eso el mayoral nos ayuda mucho. Tratamos de estar en contacto con los animales desde pequeños. Con los mayores todo lo hacemos con mangas, para controlarlos en el menor tiempo posible.

Las hembras las tenemos en dos lotes, uno pequeño y otro grande, con sementales acordes para abrir líneas. Los machos están es cercados más pequeños porque están siendo preparados para la lidia. Los sementales están cerca de la casa. En cuanto al ejercicio, solemos moverlos un par de días a la semana, pero no los llevamos a la carrera sino paseándolos.

Habla de las instalaciones

La finca tiene en torno a cuatrocientas hectáreas, de las que dedicamos un tercio directamente a la ganadería. El resto es para siembra, que luego aprovechamos como agostadero. En lo que se dedica directamente sembramos en otoño avena en un setenta por ciento y cebada en un treinta por ciento. En abril sembramos pasto del Sudán para tener comida en noviembre y diciembre.

Semental Barbitón
Semental Barbitón

La plaza de tientas es la histórica del Marqués. Es un poco pequeña pero es un placer tener este laboratorio de bravura, por donde han pasado tantas figuras. Recuerdo haber visto de pequeño a Rafael de Paula, a César Rincón, a Jesulín, a Ponce. En la división que se hizo la  plaza le tocó a mi padre.

¿Estás asociado?

Casa de los Toreros pertenece a Unión de Criadores de Toros de Lidia desde que se creó en el año 1999 y nos seguimos manteniendo. Es la mejor representación de la ganadería brava. Para hacer fuerza al ir a pelear las cosas en Bruselas hay que estar unidos.

¿Cómo has sorteado la pandemia?

Con la pandemia el año 2020 fue terrorífico; lidiamos cuatro erales en una clase práctica en Málaga, sin público. En 2021 se enmendó un poco; en agosto lidiamos una novillada sin caballos en Castellar (Jaén) con buen resultado, cortándose siete orejas a los seis animales, y en septiembre lidiamos en Los Molinos (Madrid) una novillada picada que tuvo mucha nobleza, aunque la castigaron mucho en el caballo.

Semental Delicado
Semental Delicado

Este año se han reseñado para Madrid dos toros y dos novillos que pueden salir de sobreros y ojalá den buen juego. Además hay varios novillos vistos para el Circuito de Novilladas de Andalucía, aparte de otros utreros que no tienen aún destino. En los erales tenemos dos novilladas. Para las calles hay dos toros vendidos.

¿La pandemia os hizo cambiar vuestra idea de ganadería?

No, hemos seguido igual porque hay unas bases que no se pueden cambiar. Otros han buscado cambiar la alimentación, buscando menores gastos pero nosotros seguimos con las directrices de nuestros veterinarios. Tenemos poco ganado y lo hemos mantenido; no hemos mandado al matadero ningún animal sin probarlo.

Sigamos con la pandemia. ¿Las ganaderías de bravo, en general, se recuperarán de esta crisis?

Habrá ganaderías que desaparecerán pero los que aguanten saldrán más reforzados. Ya hay ferias anunciadas y la gente tiene ganas de toros. Toros hay, pero hay menos novillos. En 2024 pueden faltar toros porque ahora se están reduciendo mucho los erales, lo mismo que las vacas. Es importante, porque esperemos que los que aguanten puedan luego vender a lo que valen las cosas, cuando se ajuste la oferta a la demanda.

Hablemos de política. Por parte de las administraciones se ningunea al ganadero, ¿es hora de protestar?

Es clave, porque no es normal el trato que el Gobierno da a los ganaderos de bravo y al resto del campo. Se habla del Bono Cultural, pero es que los toros son cultura y tenemos todos los mismos derechos. Hay convocada una manifestación para el 20 de marzo donde participa todo el mundo rural. La Junta de Andalucía, después de tantos años, algo está haciendo; ha destinado cuatro millones para ganado bravo y da una ayuda por vaca nodriza complementada con otra por productividad.

Terminamos. Los toros deberían ser apolíticos pero los están convirtiendo en campo de batalla de los partidos políticos. ¿Qué decir?

Que no debería ser así. Siempre a los toros ha ido gente de todo signo. Si no te gusta no vayas pero no incordies. La libertad de uno termina donde empieza la de otro. Los políticos antitaurinos están creando odio. Vivimos en un país libre pero además de libertad tenemos que hablar de igualdad.

Juan Pedro Domecq y Marciano Breña
Juan Pedro Domecq y Marciano Breña

Los animalistas, pagados y de oficina, hablan sin saber el daño que están haciendo, porque no conocen el campo ni el trato que damos a los animales. Si vinieran verían que somos los ganaderos los que hacemos la ecología.

Aquí, de momento, damos por terminada la charla. Al ganadero lo reclaman para realizar algunas tareas. Seguirá afanoso el resto del día mientras nosotros volvemos a la carretera. Juan Pedro Domecq Bohórquez es representante de una nueva hornada de criadores de toros que saben lo que quieren y saben que para ello hace falta mucha paciencia pero sobre todo mucha afición. Él tiene esa afición. Le deseamos alcance sus ideales. La Fiesta necesita personas así, dispuestas a afrontar todo lo que venga y con ganas de disfrutar de los éxitos en el no siempre fácil mundo de la crianza del toro bravo.

Juan Pedro Domecq: “Para ser ganadero hay que llevarlo con afición”