martes 19/10/21

Sucesos Granada: Una inmobiliaria se queda con 11.000 euros de un contrato de arras

Una mujer de 60 años fue estafada por un agente inmobiliario en Granada intentando venderle un piso cuyos propietarios no sabían nada
Una inmobiliaria de Granada se queda con 11.000 euros de un contrato de arras
Una inmobiliaria de Granada se queda con 11.000 euros de un contrato de arras

La Policía Nacional de Granada ha detenido al representante de una Inmobiliaria de 55 años y nacionalidad española, con antecedentes policiales, como presunto autor de un delito de estafa tras haber intentado apropiarse de los 11.000 euros de un contrato de arras confirmatorias durante el proceso de compra-venta de un piso, supuestamente "dilatando el momento de la firma definitiva del contrato y sin contar con la autorización de todos los propietarios del mismo".

Según ha informado la Policía Nacional en una nota de prensa, los hechos se remontan a finales del año 2019, cuando la víctima, una mujer de 60 años, se puso en contacto con una agencia inmobiliaria para adquirir un piso en el barrio del Zaidín, en Granada capital. Tras realizar la visita a dicho inmueble junto con el representante de la inmobiliaria, y presunto autor de los hechos, ambos acordaron la compra-venta del mismo.

Para llevar a cabo esta transacción se fijó la entrega de 11.000 euros en concepto de arras confirmatorias por parte de la interesada, que habría ingresado dicha cantidad en un número de cuenta asociado a una sociedad mercantil cuyo apoderado y administrador único "era el representante inmobiliario".

El piso aparecía a nombre de otra persona

La compradora inició el procedimiento para conseguir un crédito hipotecario, descubriendo, tras solicitar una nota simple del registro de la propiedad, que el propietario del inmueble no coincidía con la que figuraba en el contrato recientemente firmado, que era una mujer. La explicación por parte del gestor inmobiliario fue que la que figuraba en el contrato "era la viuda del varón", existiendo además "dos hijos con derecho a una parte de este bien heredable".

No obstante, el supuesto estafador manifestó que en breve se subsanaría la documentación y se formalizaría la venta, la cual no se había podido llevar a cabo aduciendo que la propietaria "tenía problemas de salud", posponiéndose la firma para el mes de enero del año 2020.

Finalmente, a mediados del mes de julio, tras no haber podido formalizar el contrato, la víctima envió un burofax al gestor inmobiliario solicitándole la devolución de las arras o la firma final del contrato con la entrega del inmueble. Pero no fue respondido, motivo por el cual la parte compradora decidió presentar denuncia en las dependencias policiales. El presunto autor de los hechos ha sido detenido y puesto en libertad con cargos, pendiente de asistir a juicio cuando sea reclamado por la autoridad judicial.

Sucesos Granada: Una inmobiliaria se queda con 11.000 euros de un contrato de arras