domingo 16/1/22

Un médico confunde un infarto con una torticolis y muere una hora después

El profesional sanitario que atendió a la víctima ni siquiera le tomó la tensión

Noticia que no debería repetirse. La Sanidad de las islas Canarias tendrá que pagar 50.000 euros a la familia de un hombre que ha muerto después de ir a las urgencias de un centro médico sufriendo un infarto y que no le hicieran ninguna prueba. Ninguna prueba. De ningún tipo. Al parecer los sanitarios pensaron que tenía una torticolis. Pensaron.

Los hechos sucedieron el 18 de septiembre del 2012 en Telde (Gran Canaria), aunque se han dado a conocer tras la sentencia del TSJC. El hombre tenía un fortísimo dolor que iba desde el cuello a los brazos y la espalda, y nadie le hizo pruebas porque lo diagnosticaron mal.

Nadie tomó en serio cuanto le estaba sucediendo. Por este motivo, el Tribunal Superior de Justicia de las Canarias (TSJC) ha condenado a la Sanidad de las islas a indemnizar a la familia del muerto.

Una hora más tarde y después de que el paciente acudiera al centro de salud con los síntomas de un infarto, y tras no haber pasado por ninguna prueba para comprobar lo que tenía, acabó muriendo. El peor de los desenlaces.

Murió "entre las 6:00 y las 8:00 horas por una cardiopatía isquémica con enfermedad aterosclerósica de tres vasos coronarios principales", según ha asegurado la Sala del TSJC, e informa Antena 3.

El médico que atendió a la víctima ni le tomó la tensión: "Sólo le tocó el cuello para diagnosticarle cervicalgia". Según ha reconocido la Sala, no se puede saber si el paciente se hubiera salvado, pero en todo caso "se le privó de esta oportunidad".

Cabe constatar que Sanidad ha asegurado que el hombre, cuando acudió al hospital, no explicó bien lo que le pasaba al médico en cuestión.

Aunque en un primer momento el juzgado aceptó este argumento, ahora el TSJC asegura que a una persona que tiene un infarto "no se le puede exigir que sea él quien refiera los síntomas y detalle su historial médico".

Así pues, la Sala considera que el médico es el responsable de hacer "las preguntas y consultar el historial" para determinar qué sufre el paciente. Los abogados de la familia han hecho pública la sentencia este febrero, aunque se resolvió en diciembre del 2019.

Según han desvelado desde el despacho, el médico que atendió al muerto está actualmente imputado por otro caso similar. Se trata de otra negligencia médica que ha acabado de forma fatal: una mujer ha muerto por un infarto agudo de miocardio, de acuerdo con el despacho de abogados.

Un médico confunde un infarto con una torticolis y muere una hora después