jueves. 13.06.2024
Ventura y Cartagena a hombros | Marciano Breña
Ventura y Cartagena a hombros | Marciano Breña

Jerez de la Frontera (Cádiz), domingo, 5 de mayo de 2024. Festejo de rejones organizado por la empresa Funtausa como primer acto del abono de la Feria del Caballo. Tarde soleada con marañas en el cielo. Cuatro quintos de entrada. Preside Jesús Rodríguez. Ameniza la Banda de Música “Acordes de Jerez”, dirigida por Domingo Díaz.

Se lidian seis toros de la ganadería de Fermín Bohórquez (que pasta en Jerez de la Frontera, Cádiz), con peso entre 510 y 570 kilos, de presentación dispar y afeitado excesivo en algunos ejemplares. En el arrastre, el primero tiene palmas; el segundo, ovación; el cuarto, palmas y el sexto, pitos.

  • Andy Cartagena, pinchazo y rejón arriba; oreja. Pinchazo y rejón arriba; dos orejas.
  •  Diego Ventura, buen rejón; dos orejas. Dos pinchazos y rejonazo; una oreja.
  • Lea Vicens, pinchazo y rejonazo; una oreja. Rejón trasero y seis golpes de descabello tras aviso; silencio.

Incidencias: se interpreta el Himno Nacional antes del inicio del paseíllo. Éste es realizado por los rejoneadores montando respectivamente a Duende, Mescal y Fermín. Andy Cartagena y Diego Ventura salen a hombros por la Puerta Grande.

Comentario

Igual que el año pasado, el primer domingo de Feria del Caballo se programa la corrida de rejones y ello permite que acuda a la plaza gente de los alrededores, especialmente de los núcleos rurales, donde hay una afición al caballo que va a más. No hay mucha cara de turista, pero todo el mundo tiene ganas de fiesta y los que van a la plaza, también.

Andy Cartagena

Andy Cartagena (con chaquetilla gris plomo) en su primer toro, bonito pero distraído de salida, monta primero al castaño Felino y lo encela antes de clavar el rejón de castigo, pero luego se le cae el palo; prueba con un segundo rejón pero, a la vista del comportamiento del toro, desiste. A continuación saca a Cartago, que levanta un clamor por su morfología, con capa perla oscura y una crin abundante y larguísima; templa al galope antes de poner dos palos, siendo el segundo con cite de frente y quiebro, para jugar luego.

El siguiente caballo es el tordiblanco Duende (hijo de Brujo), con el que cita avanzando de frente haciendo piruetas, aunque luego tiene que cambiar de terrenos y clava cuarteando para salir con varias piruetas; hay una segunda farpa ejecutada de igual manera. Con Pintas (cruzado de apaloosa) pone tres cortas en serie y se adorna; el caballo sube las manos al estribo en un par de sitios y el público se entusiasma; sigue un par a dos manos con el toro ya parado y vuelve a subir al estribo. La oreja se concede sin petición mayoritaria.

Andy Cartagena | Marciano Breña
Andy Cartagena | Marciano Breña

El segundo de Cartagena

A su segundo toro, abanto de salida, con el anglo-luso Dorado tiene que encelarlo insistentemente antes de clavar el de castigo y luego lo torea con círculos en corto. Sobre Cartago, nuevamente, templa, clava en corto y sigue templando, antes de tomar una segunda farpa y citar de frente para clavar semiquebrando, tras lo que sigue jugando con el temple.

Con el morcillo Baena hace passage y balancín, que enardecen al personal, antes de citar de frente y, tras clavar, salir con cuatro piruetas seguidas; sigue el passage al compás de los  sones de España Cañí, con el público acompañando a las palmas, y clava saliendo con piruetas mientras el tendido se enardece.

Cartagena sobre Pintas | Marciano Breña
Cartagena sobre Pintas | Marciano Breña

Meteorito es caballo tordo rodado que se luce en grandes levadas antes de una clavada al violín, a lo que siguen sucesivas levadas en diversas partes del ruedo. A Inocente le quita la cabezada y se luce en balancín antes de ejecutar un par a dos manos; después sigue el balancín.

Pintas sale de nuevo para poner tres cortas al violín y adornarse con el teléfono, antes de poner el caballo las patas en el estribo; sigue un passage para citar y poner una rosa, con nueva pisada del estribo; hay un breve fandango en el tendido con letra sobre Ventura antes del rejón. Después, el rejoneador fuerza al público para que pida la segunda oreja, que el presidente concede con condescendencia.

Diego Ventura

Diego Ventura (de chaquetilla negra aterciopelada) en su primer toro, sobre el cruzado Velázquez, hace un buen trabajo de preparación e intenta dos veces poner el rejón al quiebro viniendo de lejos y a la tercera lo consigue, tras lo que sigue jugando y quiebra en falso. Con Nómada (hijo de Nazarí) templa a lo largo de media plaza, levantando gran aplauso, y clava al cuarteo; antes de la segunda anima con piafé en la cara del toro y, tras clavar, sale con pirueta; en la tercera realiza un cambio por los adentros de tablas y se vuelve a lucir con piafé antes de clavar, para salir con piruetas.

Montando a Lío cita de lejos y de frente para clavar al quiebro; cae el toro y un auxiliar irresponsable lo coge por el cuerno para levantarlo; viene otra farpa, puesta arriba y muy aplaudida. Sale Bronce y le quita la cabezada para par a dos manos y torear en rueda, mordiendo el cuerno; se va marchando para atrás. Sobre Guadiana pone tres rosas en serie y hace el teléfono; antes de matar suena un fandango en el tendido.

Diego Ventura | Marciano Breña
Diego Ventura | Marciano Breña

El segundo de Ventura

A su segundo, que sale con patas, lo para sobre Chiado (hijo de Morante), muy bien, con temple y en círculos cortos, antes de clavar el rejón de castigo luego los torea y le hace un quiebro. Con Hatillo lo encela, cita de lejos y va de frente para clavar al cuarteo; para la segunda provoca con corvetas antes de clavar.

Sale el perla Nivaldo para hacer un gran quiebro en corto al clavar provocando un gran aplauso; tras lucirse con un passage, el de La Puebla ahora quiebra a caballo parado y clava poniendo al público en pie con lo mejor de la tarde. Saca al hispano-árabe Divino para poner un par a dos manos y el toro se enreda en la cincha para luego echarse en el suelo; hay otro par a dos manos y después cuatro rosas en serie a toro parado. Muchas clavadas parece que son.

Ventura sobre Bronce | Marciano Breña
Ventura sobre Bronce | Marciano Breña

Lea Vicens

Lea Vicens (de chaquetilla gris pizarra) en su primer toro, lavadito de cara y emplazado de salida, usa a la baya Guitarra, cruzada, para encelarlo y hacerle varias pasadas antes de clavar arriba. Con Bético cita a paso español y deja la farpa arriba; luego templa durante un buen recorrido y deja otra arriba. Sobre Diluvio cita muy cerca y clava bien, lo mismo que en la siguiente; encela con los cuartos traseros y después de un pequeño quiebro deja cuarteando una más. Saca a Greco para poner dos cortas en serie. Utiliza a Espontáneo para dar un pinchazo y clavar el rejón de muerte.

El segundo de Vicens

En su segundo, manso desde el mismo momento de la salida, se va sobre la hispano-árabe Cleopatra a porta gayola pero el toro, que si quieres arroz Catalina, se va hacia el toro lado; tras varios intentos ante un parado pone el rejón a distancia; ante el capote del auxiliar se refrena y tras un segundo rejón sigue parado. Con Bético pone tres farpas, las dos primeras a toro parado y escarbando y la tercera, más ortodoxa.

Lea Vicens | Marciano Breña
Lea Vicens | Marciano Breña

Sobre Aladín intenta varias veces clavar al quiebro pero finalmente lo hace al paso de banderillas; con la siguiente sí va el toro al caballo y clava arriba. Saca a Jazmín y, con el toro en tablas, pone dos cortas tras mucho insistir. Espontáneo sale nuevamente para la suerte final y el toro, parado, no facilita las cosas. Vicens, cuando se marcha del ruedo, es despedida con una calurosa ovación.

Último tercio

La tarde ha sido entretenida; el público no se ha aburrido y lo ha pasado bien. Recalcamos lo mismo que dijimos en año pasado en este mismo serial de crónicas: hay un abuso de despunte en los cuernos de los toros, salvo algún ejemplar. También llamamos la atención sobre el número de palos que se ponen; el Reglamento dice muy claramente que los rejoneadores no podrán clavar a cada res más de cuatro farpas o pares de banderillas.

Por último, dejamos nuestro parecer de que la presidencia este año se ha dejado llevar por el entusiasmo del público o gente con ganas de fiesta, al conceder en más de un caso la segunda oreja cuando se ha matado de varios intentos. Recordamos que, por contra, el pasado año la presidencia resistió una bronca injusta al no premiar excesivamente un rejonazo defectuoso.

En Jerez, Ventura y Cartagena salen a hombros