Cádiz y Sevilla más unidas por los cruceros

Esta es una de las principales conclusiones de dos estudios del Grupo de Investigación Applied Economics & Management

La expansión del turismo de cruceros ha llevado a cambiar el modelo de lujo clásico como para copiar el modelo de parque temático familiar de los grandes complejos de casinos de las Vegas.

Esta es una de las principales conclusiones de dos estudios del Grupo de Investigación Applied Economics & Management, con sede en la Universidad de Sevilla, sobre las tendencias del turismo de cruceros, que han sido financiados, en convocatoria competitiva, por el Ministerio de Economía y Competitividad.

Los trabajos, cuyos autores son los investigadores José Ignacio Castillo Manzano, Lourdes López-Valpuesta y Mercedes Castro-Nuño, analizan la potencialidad para el turismo sevillano y concluyen que en el puerto de Sevilla, “independientemente de que se drague o no el río, no podrán atracar los grandes barcos”.

Por ello, los investigadores defienden que la estrategia “óptima pasaría obligatoriamente por colaborar con Cádiz”. En primer lugar para que el puerto sevillano atraiga el máximo número de megacruceros, y, en segundo, para que sus cruceristas puedan contratar atractivas excursiones que les compensen el trayecto de 80 minutos de autobús.

A todo ello han contribuido, según esta investigación, las mejoras e innovaciones productivas en los astilleros, que han llevado al gigantismo de los buques y ha obligado a las navieras a buscar un modelo de ocio con el que rellenar la abundante oferta de espacio de estas nuevas ciudades flotantes.

Por ello, la mayoría de las navieras ya no se centran en el mercado de pasajeros de edad avanzada y renta alta, junto a novios en viaje de boda, sino que buscan favorecer un turismo de masas familiar de clase media