martes 24/5/22

Jerez llora la muerte de Fernando García Gutiérrez

La sonrisa, el optimismo y la intelectualidad de altos vuelos marcaron de por vida a este jesuita jerezano

Fue una persona irrepetible. Con un corazón que no le cabía en el pecho. Siempre la sonrisa por bandera. Siempre el optimismo como divisa de vida. Siempre la cultura -la intelectualidad, el conocimiento, el pensamiento, la reflexión- imperando en su cerebro. En su comportamiento. Sacerdote jesuita por vocación y por condición. Entregó su vida a la Iglesia. A los demás, al prójimo. A través de la risa amable, a través de su culta palabra, a través de la alegría -la animosa e inquebrantable alegría- de vivir. Ha fallecido, a los 90 años de edad, Fernando García Gutiérrez.

Y Jerez, El Puerto de Santa María, toda Sevilla… llora su pérdida. Porque ha dejado huella su bondad, su intelectualidad de altos vuelos. Su sentido del humor. Su amor a Dios. Un amor alegre. Su amor constructivo. Falleció este jueves 19. Nació en Jerez de la Frontera en el año 1928. Se licenció en Filosofía y Letras por la Universidad de Barcelona. En 1956 marcha a Japón, donde es profesor de Historia del Arte Oriental de la Universidad Sophia (Jochi Daigaku) de Tokio. Fue ordenado sacerdote el 19 de marzo de 1962 en la Universidad San Ignacio de Tokio.

Llevaba la causa de Pedro Guerrero González, también sacerdote jesuita jerezano -camino de los altares-. Cada aniversario de la muerte de Pedro Guerrero la iglesia de San Francisco de El Puerto de Santa María le ofrecía y le ofrece una Santa Misa siempre entonces presidida por el bueno de Fernando. Ha muerto un cristiano ejemplarizante.

Fernando García Gutiérrez era Académico Correspondiente por Sevilla de la jerezana Real Academia de San Dionisio de Ciencias, Artes y Letras y asimismo académico numerario de la Real Academia de Bellas Artes Santa Isabel de Hungría. Por su prolongada estancia en Japón y gracias a las donaciones de amigos japoneses y de otras nacionalidades, Bellas Artes posee una extraordinaria -única, impar, exclusiva- colección de arte oriental formada por más de un centenar de objetos de China y Japón, entre los que se encuentran pinturas, esculturas, cerámicas, piedras dura, platería, etc.

Desempeñó el cargo de delegado diocesano del Patrimonio-Histórico Artístico de Sevilla. Fernando García Gutiérrez tenía escritos una veintena de libros que esencialmente analizaban la relación que hubo entre los jesuitas y Japón. Así como unas biografías muy exactas y reveladoras -basadas en sus diarios personales- de Pedro Guerrero González. Jamás olvidaremos su cercanía, su envergadura académica, su afición por los libros, su apostolado. Su alegría -inmensa alegría- de vivir.

Jerez llora la muerte de Fernando García Gutiérrez
Comentarios