sábado 28/5/22
El MIRA | Noticias
El MIRA | Noticias

Con una interesante y muy documentada conferencia sobre la devoción a la Inmaculada Concepción el cofrade jerezano, teniente hermano mayor de la Hermandad de Loreto e investigador local, Eduardo Velo García, cerró ayer el ciclo que se ha venido celebrando en la Academia de San Dionisio, organizado por la Hermandad Sacramental de Santiago y la Unión de Hermandades, en conmemoración del IV Centenario del Voto Concepcionista de Jerez. La conferencia se inició con un canto a la Virgen María desde el saludo “Ave María Purísima” para continuar con los antecedentes que ocasionaron lo que los historiadores han denominado como “La explosión Concepcionista” y cómo Jerez llega a ese Voto que hoy con gozo conmemoramos.

Habló de la historia de España que se enorgullece de haber mantenido siempre la doctrina de la Inmaculada Concepción desde que el rey visigodo Wamba fuese titulado como “Defensor de la Purísima Concepción de María”, siendo el primero de una larga lista de reyes hispanos que destacaron por su devoción a esta creencia pasando por toda una serie de monarcas que llevaron siempre a la Inmaculada Concepción por bandera. El conferenciante contó cómo la devoción de los jerezanos hacia la Inmaculada Concepción de María se remonta, al menos, hasta el siglo XV y desde un principio estuvo muy vinculada a la Orden Franciscana, como un reflejo local de lo que sucedió en España desde fines de la Edad Media. Señalando que fueron los años 1615 a 1617 los del gran fervor a la Inmaculada en Jerez. Unos franciscanos que estuvieron siempre  en vanguardia de la defensa Inmaculista de la Virgen y batallaron por todos los medios en pueblos y ciudades, en colegios y universidades, hasta la gloriosa efemérides marianas en el que el Papa Pio IX, el 8 de diciembre de 1854, proclamara dogma de fe dicho privilegio de la Virgen.

Eduardo Velo señaló en su conferencia cómo la ciudad de Jerez, gracias a los frailes del convento de San Francisco, se convirtió en adelantado mayor de las prerrogativas de la Madre de Dios y Madre de la Iglesia.  Adquiriendo con ello el derecho de poder hacer campear  en el escudo xereciense el título de defensora de la llamada “creencia concepcionista”. Señaló que el gran auge del concepcionismo en Jerez vino, en el siglo XVI de la mano de todo un abanderado del movimiento concepcionista, el célebre teólogo fray Luis de Carvajal, guardián que rigió los conventos de Sevilla primero y luego de Jerez. Añadiendo también que la historia del inmaculismo jerezano no queda únicamente centrada en la órbita franciscana. Durante siglos en Jerez la devoción a la Purísima fue una constante, con la celebración de numerosos actos religiosos en todos los lugares de culto de la ciudad.

Finalizó la conferencia haciendo un recorrido por todas la advocaciones y representaciones de la Pura y Limpia que se reparten por la historia de iglesias y conventos jerezanos, además de cuadros, pinturas, retablos cerámicos, leyendas, jaculatorias con el “Concebida sin pecado original” sobre mansiones y viviendas populares y hasta comercios con el nombre de La Concepción que formaron parte ya de la historia inmaculista de Jerez. Una ciudad que, según dijo, no olvida su pasado y que sigue empeñada en mantener todo este patrimonio inmaterial que tanto nos enriquece. En definitiva un brillante colofón a un ciclo que ha venido a profundizar, por los temas tratados y la altura de sus ponentes, en la efeméride que celebramos del IV Centenario de Voto Concepcionista de Jerez. Presidieron el acto Andrés Cañadas, hermano mayor de la Sacramental de Santiago, y Jaime Galán en representación del Consejo Local de la Unión de Hermandades de la ciudad.

“La devoción de los jerezanos por la Inmaculada se remonta al siglo XV”