lunes. 27.06.2022

Un miércoles Soberano

Una jornada marcada por la inestabilidad meteorológica que impidió que las Hermandades pudieran completar su recorrido salvo el Señor de la Granja

Un miércoles Soberano

Una jornada marcada por la inestabilidad meteorológica que impidió que las Hermandades pudieran completar su recorrido salvo el Señor de la Granja

Tras haber concluido este día toca hacer balance de lo que fue el Miércoles Santo. Una jornada marcada por la inestabilidad en lo que se refiere a lo meteorológico. Había que poner la vista en  el cielo y en los partes que llegaban desde diferentes ubicaciones. Pero nada de eso impidió que, cumpliendo con lo establecido, a las 14.50 horas, la Cruz de Guía del Soberano Poder se pusiera en la calle. A su salida, rápidamente se sumaron los anuncios de Santa Marta y el Consuelo, para dar paso a una jornada que tardará tiempo en ser olvida.

Las Madres se erigían como protagonistas en este día. Y es que Amargura y Desamparo estaban en la calle -aunque no por mucho tiempo-, con eso no hace falta decir nada más. Cuando apenas se llegaba a las 18.15 horas de la tarde, los primeros avisos de lluvia lastraban una jornada que se presentaba rebosante de ilusión y que provocó la vuelta a sus templos del Prendimiento, Consuelo y Amargura. La marcha de Santa Marta a la Victoria y que el Soberano Poder realizara su recorrido completo.

Como viene siendo habitual, alrededor de las 15:00 horas, se abría esta jornada en la barriada de la Granja. Un largo peregrinaje de 12 horas hasta el centro de la ciudad enfrentaba al Soberano Poder. Pero de nuevo su gente, su barrio, estaba ahí, arropando a sus hermanos y costaleros que se disponían al añadido de hacer frente a la posible llegada de las lluvias. Pero es ver llegar ese paso de misterio y todas las penas se ahogan. El Soberano es por y para Jerez, una delicia para la vista, y para los oídos, a los sones de la Sentencia. Una muestra de la raza y el orgullo de nuestra Semana Santa. A destacar el estreno de la Agrupación Musical Santísimo Cristo del Calvario de Ubrique hasta la Carrera Oficial en la Cruz de Guía, así como la nueva túnica bordada para el Señor.

Sobrados de fe andan también los hermanos del Consuelo. Otra Hermandad que debe madrugar para cumplir con los tiempos establecidos y que estrenaba mandos, a cargo de Ezequiel Simancas en el paso de misterio y finalización del tallado frontal del paso de misterio. Aun así, no pudo llegar a la carrera oficial y regresó a su templo mucho antes de lo previsto.

Y tras el Consuelo salía a las calles Santa Marta, con dos cortejos perfectamente diferenciados, el primero de ellos representando el luctuoso traslado de Cristo al sepulcro y tras él, bajo su palio de malla bordada, la Virgen del Patrocinio. Una Hermandad que presentaba en este 2019 destacados estrenos, entre ellos, la nueva Saya y los faldones para la Madre de Dios del Patrocinio, así como las ánforas y las enaguas. A su llegada a la Porvera, la Hermandad se desvió hasta la Victoria para resguardarse de la lluvia. Pasadas las 20 horas, salía de nuevo, con dirección a su templo.

A nadie se le escapa que desde hace unos años la jornada del Miércoles Santo es la que más atractivo despierta dentro y fuera de nuestras fronteras. Y de eso, buena parte de culpa tiene Jesús del Prendimiento que, en esta jornada, adelantó su tumultuosa salida -y su orden de entrada con la Amargura y Tres Caídas- ante miles de fieles que le profesan una devoción que la palabra no alcanza para saber transmitir. Tras él, María Santísima del Desamparo, preciosa bajo su palio como siempre, con una cuadrilla que ha sabido adaptarse a los nuevos tiempos para hacer de sus andares uno de los mejores de nuestra Semana Santa. Saetas, cantos y rezos acompañaron a las dos imágenes del barrio de Santiago durante su corto trayecto y es que el 'Prendi' duró apenas hora y media en la calle.

Desde el antiguo convento de franciscanos alcantarinos, hoy parroquia de Los Descalzos, partía la Hermandad de la Amargura. Otra cofradía que tampoco tuvo tiempo de hacerse sentir en la calle y que regresaba a su templo cuando apenas completaba unos minutos de recorrido.

Debía cerrar la jornada el Señor Caído. Un río de devoción en forma de gente volvió a aglutinar en su puerta para seguir los pasos del Señor de San Lucas. Sin embargo, la vuelta de las Cofradías que ya estaban en la calle, y las malas previsiones meteorológicas, motivaron que la Hermandad decidiera no salir a la calle en la jornada del Miércoles Santo. A las 19.30 se abrían sus puertas para que sus fieles pudieran ver uno de los rostros más característicos de nuestra Semana Santa. Junto a él, la Virgen de los Dolores y el Cristo de la Salud.

Un miércoles Soberano