lunes 25/10/21

El joven que denunció recibir una paliza homófoba en Malasaña confiesa que se lo inventó

Contó una historia a su pareja sobre una agresión en Malasaña, Madrid para evitar que se rompiera la relación y fueron a denunciar a la policía
Policía Nacional
Policía Nacional

Vuelco al caso de la agresión homófoba en el barrio de Malasaña, en Madrid. La Policía Nacional descarta no sólo que los autores de la paliza ocurrida el domingo por la tarde pertenezcan a algún tipo de bandas, juvenil u organizada, sino de que esta haya simplemente ocurrido. Al menos eso se desprende de los últimos acontecimientos.

El joven de 20 años ha reconocido que se lo ha inventado todo. Habría mentido con el objetivo de conservar a su nueva pareja tras haber mantenido una relación sexual con otra persona.

Así lo ha informado el rotativo digital Ok Diario, quien señala que "la Brigada Provincial de Información se ha entrevistado varias veces con el joven denunciante, hasta que en la misma tarde de este miércoles habría reconocido que es fruto de su imaginación, que se trató de una lesión consentida". Contó la historia a su pareja y esta le obligó ir a denunciar a la policía, a pesar de que él se negaba a hacerlo.

Todo esto ocurre mientras la Policía Nacional continuaba revisando cámaras de seguridad y hablando con vecinos y comerciantes de la zona para localizar a los atacantes. Agresores que podrían haber sido inventados. La propietaria de la tienda afirmaba que no se acordaba de que el chico hubiera estado en la tienda, ni nadie vio nadie.

No hay ninguna cámara que grabara ninguna persona ni nadie vio ni oyó nada

Hay que destacar que hasta lo que se conoce, "ninguna cámara de seguridad grabó a los 8 encapuchados, ni tampoco ningún testigo los vio y nadie en el edificio escuchó nada el domingo por la tarde, en el momento en el que el joven aseguró haber sido atacado por ser de orientación homosexual, además de recibir claros insultos homófobos como "maricón" y "comemierdas", y ser agredido con una marca a navajazos de la palabra "maricón" en una nalga.

La investigación la está llevando a la Policía Judicial de comisaría centro y la Brigada Provincial de Información, concretamente el equipo de delitos de odio. En total, una treintena de agentes, que ya habrían interrogado a varias personas y vecinos de la zona de los hechos, muy cercana a la madrileña plaza del Dos de Mayo.

Ni estos testimonios, en los que se incorporan fotos de posibles autores, ni las cámaras de seguridad de establecimientos de la zona y del Metro Tribunal habían dado pistas o rostros fiables de los posibles autores. 

En entrevistas anteriores con los agentes, el joven agredido, un chico español gay de 20 años, habría afirmado a los agentes que no tenía problemas serios con nadie y que no conocía a sus atacantes. Afirmaba que estas ochos personas que se lanzaron sobre él cuando abría el portal de su casa, llevaban sudaderas con capuchas negras y mascarillas o pasamontañas que dificultaban mucho su identificación, tal y como consta en la denuncia.

Pedro Sánchez hasta condenó el ataque en Twitter

El caso se viralizó de tal forma que hasta el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, condenaba en su cuenta de Twitter el “ataque homófobo” y convocaba de urgencia este viernes a la Comisión contra los delitos de odio, sin embargo, ahora no hay caso.

Además, el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, clamaba contra la homofobia y lanzaba un mensaje dirigido a Vox por un caso que ha sido inventado.

Y para colmo, varias asociaciones LGTB habían convocado manifestaciones de protesta, incluso para la misma noche del miércoles.

El joven ahora podría ser acusado de falso testimonio tras haberse inventado un relato que ha dado la vuelta a toda España.

El joven que denunció recibir una paliza homófoba en Malasaña confiesa que se lo inventó