sábado 22/1/22

Así la cebolla favorece la digestión

La cebolla es muy conocida por su gran cantidad de sabor y múltiples beneficios para la salud, permitiendo así un óptimo funcionamiento de todo el organismo
Así la cebolla favorece la digestión
Así la cebolla favorece la digestión

La cebolla es una importante hortaliza dentro de la cocina, se utiliza en todo el mundo, pero predomina en la cocina mediterránea. Es una planta herbácea bienal que pertenece a la familia de las amarilidáceas, muy presente en la gastronomía de Sevilla, Córdoba y Málaga.

Es muy conocida por su sabor y múltiples beneficios para la salud, permitiendo así una salud óptima. En este artículo explicaremos como la cebolla favorece la digestión en tu cuerpo:

Ácidos

Los ácidos en la cebolla, acompañados del azufre, son los responsables de que tenga ese olor tan fuerte, y en ocasiones, desagradable. Pero estos ácidos no sólo producen olor, también ayudan al estómago y al intestino a procesar los alimentos que consumes diariamente, optimizando el funcionamiento de todo el organismo.

Los ácidos producidos por la cebolla se unen con los ácidos estomacales, ayudando al procesamiento de los alimentos dentro del estómago y facilitando de esta manera el viaje a través del intestino hacia el recto, para finalizar el proceso de eliminación de desechos de tu cuerpo.

Fibra

La fibra es un factor muy importante cuando de digestión se trata, ya que ella es capaz de mejorar el funcionamiento del sistema digestivo. ¿Cómo? Existen fibras solubles y fibras insolubles, las solubles consumen las sales del intestino, de manera que este la toma del colesterol para volver a producirlas y, de esta manera, se optimiza el procesamiento de las grasas y las cosas que no necesitas en tu cuerpo.

Las fibras insolubles permanecen alojadas en el colon en su estado natural, lo que hace que la persona se sienta satisfecha y no tenga la necesidad de volver a comer. Así, el sistema digestivo procesa de una manera más eficaz los alimentos.

Gracias al alto contenido de fibra que posee la cebolla, se crea lo que llaman “fermentabilidad”, que es cuando ambas fibras pasan por el intestino hasta llegar al colon, donde terminan de realizar su proceso de digestión para luego pasar al recto.

Al ingerir la cebolla cocida, estamos aportando una cantidad más de agua, lo que también produce una porción extra de fibra.

Vitamina C

La vitamina C es una de las fuentes más grandes de energía, pero esta no es producida por nuestro cuerpo, lo que te lleva a la necesidad de consumirla. Un método muy efectivo de ingerirla es el consumo diario de cebolla, pues esta es una muy buena portadora de vitamina C.

Gracias a la cantidad de energía que el consumo de esta le otorga al organismo, el metabolismo del ser humano se acelera, haciendo que todo vaya más rápido, incluyendo la digestión. Un proceso digestivo que se realice de manera constante, es sinónimo de un cuerpo sano y una vida sana.

El sistema nervioso

El sistema nervioso tiene 2 componentes principales, el cerebro y la medula espinal. Cuando sientes un olor o ves algún plato que te llame la atención, el cerebro envía señales a través del sistema nervioso hasta tu estómago, causándote ganas de comer. Así mismo, el sistema digestivo reacciona a nervios que él posee para acelerar, o no, el procesamiento de los alimentos.

La cebolla es rica en potasio y en vitamina B, estos 2 componentes ayudan al sistema nervioso para realizar un mejor funcionamiento. ¿De qué manera? El potasio es un mineral que ayuda a mantener un correcto funcionamiento de los nervios y hace que los nutrientes fluyan mejor por todo el cuerpo.

Por otro lado, la vitamina B ayuda a mejorar los niveles de estrés en tu cuerpo. El estrés está muy relacionado al sistema nervioso, cuando tienes estrés los nervios dejan de funcionar de manera correcta e impiden que todo tu organismo trabaje de manera adecuada, y esto incluye también todo el proceso digestivo.

Así la cebolla favorece la digestión