sábado 27/11/21

La cebolla, un buen bactericida

El ajo y la cebolla son vegetales populares que pertenecen al mismo grupo de alimentos y ambos cuentan con propiedades bactericidas 
La cebolla un buen bactericida
La cebolla, un buen bactericida

Sin contar sus usos gastronómicos, la cebolla es un bulbo que te otorga una buena cantidad de beneficios saludables y que es muy común en las provincias de Sevilla, Córdoba y Málaga. Pero hoy no quiero hablarte sobre su consumo, sino más bien tratar un punto de suma importancia que seguramente no sabías: la cebolla, un buen bactericida.

Aunque la conozcas como un vegetal duro de muchas capas, la mayor parte de su composición es agua, y el resto son nutrientes esenciales para tu organismo, como el potasio, calcio, azufre, sodio, aminoácidos y vitaminas K, C, E. Lo que garantiza unas características curativas dignas de resaltar.

Para las infecciones bacterianas

El ajo y la cebolla son vegetales populares que pertenecen al mismo grupo de alimentos, ambos han sido estudiados por la ciencia para comprobar la efectividad para tratar las infecciones bacterianas.

La cebolla es conocida por sus efectos antiinflamatorios, expectorantes y antibacterianos, lo cual es beneficioso para batallar contra infecciones que puedan alojarse en heridas abiertas, y en consecuencia, alteren el buen funcionamiento de tu cuerpo.

La blanca es rica en nutrientes, pero la cebolla morada es la más vigorosa de entre todos los otros tipos de bulbos que existen. Sus antioxidantes son más eficientes para combatir efectivamente los procesos infecciosos, además de que elimina las malas toxinas de tu organismo al actuar como un depurativo y diurético natural.

Si no eres fan de la medicina naturista, déjame enseñarte un poco sobre ella. Lo primero que debes saber es que cada fruta y vegetal tiene una propiedad que puede ser utilizada para muchos tipos de dolencias. Algunos, incluso, pueden llegar a ejercer como antibióticos debido a que actúan como antisépticos y bactericidas, al repeler los virus.

Por su alto componente de azufre, la cebolla es uno de los mejores ingredientes para luchar con infecciones, y no solo las de tu piel, de igual forma aquellas pertenecientes a tu aparato respiratorio.

Los pros de usar un antiséptico natural

Los antisépticos naturales son los favoritos de las personas que no confían en jabones y cremas fabricados mediante químicos. Aunque son igual de populares gracias a que al aplicarlos pueden proteger tu piel y, a su vez, desinfectar tu herida.

Como muchos remedios de la abuela, la cebolla morada o blanca es un gran aliado para tratar momentáneamente raspones, la puedes aplicar como una cataplasma de forma local o como si se tratase de un ungüento.

Aplícala cruda, tostada o hervida, y puedes colocarla tanto en heridas abiertas como en picaduras de insectos y abscesos de tu piel, no importa que al principio sientas un ardor.

Asimismo, si eres una persona un poco torpe, una buena solución breve para desinfectar tus heridas, es una pasta hecha a base de cebolla, esto evitará momentáneamente que las bacterias entren en tu sangre, e inclusive la aparición de hongos.

Los contras de los antisépticos naturales

Debes tener en cuenta que nunca, bajo ninguna circunstancia, debes automedicarte. Déjale ese trabajo a un experto de la salud. Sí, la cebolla tiene propiedades poderosas, pero los fármacos tienen una mejor efectividad para sanar correctamente las heridas.

Así que si necesitas puntos de sutura, lo mejor es correr a un centro médico, no colocarte pasta de cebolla o un trozo de esta sobre tu lesión y esperar a que luego sane correctamente.

Lo cierto es que la cebolla y el ajo han demostrado tener un cierto potencial medicinal en concreto para tratar heridas.

Con toda la información que te he brindado sobre la cebolla, un buen bactericida, espero que sepas que en tu día a día cuentas con un tesoro que te sacará de apuros para tratar tu salud naturalmente.

La cebolla, un buen bactericida