domingo. 07.08.2022

Permanecen cerradas las playas de Huelva, excepto Matalascañas

Los ayuntamientos costeros ven acertada la decisión de mantener cerradas las playas onubenses para "evitar el efecto llamada" de familias a segundas residencias

Permanecen cerradas las playas de Huelva, excepto Matalascañas

Los ayuntamientos costeros ven acertada la decisión de mantener cerradas las playas onubenses para "evitar el efecto llamada" de familias a segundas residencias

Todas las playas de la costa de Huelva permanecen cerradas al acceso al público -menos Matalascañas- debido al estado de alarma decretado por el Gobierno, a pesar de la entrada en vigor de la orden de estatal sobre las salidas de los niños dentro de la cuarentena.

Esta decisión viene motivada, en la mayoría de los consistorios, por llevar a cabo el cumplimiento del decreto y para evitar el "efecto llamada" de familias a segundas residencias.

Además, ninguno de los ayuntamientos costeros plantean, en principio, realizar un cambio cara a la próxima salida permitida a partir del día 2 de mayo para practicar ejercicio, según han informado a Europa Press desde los consistorios de Ayamonte, Isla Cristina, Cartaya, Lepe y Punta Umbría.

Así, desde el Ayuntamiento de Punta Umbría han señalado que sus playas permanecen cerradas "como hasta ahora, "ya que así lo recoge el decreto de estado de alarma", e indican que "no se podrá acceder a ellas aunque se encuentren dentro del radio de un kilómetro desde el domicilio".

Por otra parte, desde el Consistorio de Cartaya, han reseñado que la Policía Local sigue realizando constantes controles de los movimientos de vehículos y personas, especialmente en los núcleos costeros de El Rompido y Nuevo Portil, en coordinación con la Guardia Civil y la vigilancia especial en todas las vías y en los propios núcleos, para evitar los desplazamientos a segundas residencias.

En este sentido, pretenden reducir "al máximo" el posible "efecto llamada" que puedan producir en la población las nuevas medidas, de cara precisamente a la afluencia a estas segundas residencias, que siguen sin estar permitidas.

Al mismo tiempo, insisten en recordar que "las playas de la localidad permanecen también cerradas al uso público, en base a lo establecido por el estado de alarma, que sigue vigente".

De otro lado, Isla Cristina ha incidido en que el Ayuntamiento se ciñe al cumplimiento del decreto de estado de alarma y recuerda que "aún se está inmerso en este estado", a la par que indica que el Consistorio "ni cierra ni abre playas" y se basará en lo que se regule desde el Gobierno central.

En esta misma línea se han pronunciado los ayuntamientos de Ayamonte y Lepe. El Consistorio fronterizo también ha apuntado que cumple los dictámenes del Gobierno y que, hasta que no haya una orden contraria, la playa es un espacio al que no se puede acceder ya que "sigue activo el confinamiento".

Por su parte, el Ayuntamiento de Lepe también ha recordado a la población residente en la zona, que las playas de Lepe e Islantilla se encuentran cerradas al uso público.

Por lo tanto, los paseos por la playa "espacio público cuyas actividades y mantenimiento es competencia municipal" no están permitidos en estos momentos del estado de alarma.

A pesar de ello, el Ayuntamiento de Almonte sí decidió el pasado fin de semana que los menores pudieran pasear por las playas de Matalascañas.

Sin embargo, la alcaldesa, Rocío del Mar Castellano, recordó este lunes 27 de abril que "solo los niños que vivan en Matalascañas pueden pasear por la orilla de la playa", a la par que ha matizado que "nadie puede ir a ocupar las segundas residencias".

Permanecen cerradas las playas de Huelva, excepto Matalascañas