jueves. 18.04.2024
Luis Gerpe I Foto Marciano Breña
Luis Gerpe I Foto Marciano Breña

Aprovechando que estamos en Sanlúcar de Barrameda con motivo de una novillada del Certamen Andaluz de la Fundación del Toro de Lidia, saludamos al torero toledano Luis Gerpe y quedamos para vernos en otro momento y hablar en profundidad de su trayectoria y su futuro.

El día de la cita lo encontramos en la plaza del Pino, en traje de entrenamiento, compartiendo quehaceres con compañeros diarios que allí se preparan durante el invierno. Hay matadores, banderilleros y mozos de espadas; también aficionados que se acercan a observar, mientras toman el sol pegados a la barrera. La empresa de Carmelo pone estas instalaciones a disposición de la torería, que encuentra aquí un refugio ideal. Terminado el toreo de salón, nos refugiamos en el palco de prensa y hablamos con tranquilidad.

Luis, ¿cómo te encuentras ante tu próxima actuación en Añover de Tajo?

Con mucha ilusión de comenzar una temporada nueva y con ganas de mostrar la evolución del invierno y ser más el torero que llevo dentro. Será una tarde bonita e importante, con Javier Cortés y Joaquín Galdós, en una plaza donde sale el toro fuerte. Soy de Seseña, la gente me conoce por allí y quiero mostrarles esa evolución.

¿Qué te trajo a Sanlúcar?

A raíz de la pandemia, fue un oxígeno la decisión de venir. Muchos toreros se han preparado aquí. Vine una temporada y me gustó. Luego he estado viniendo por meses hasta que ahora he decidido establecerme para todo el año. Estoy muy bien aquí, con buena rutina de entrenamiento. Es una zona que te alimenta el alma.

Luis Gerpe en Sanlúcar I Foto Marciano Breña
Luis Gerpe en Sanlúcar I Foto Marciano Breña

¿Cuántos apoderados has tenido?

Tuve un apoderamiento en mi etapa de novillero, con Julio Fontecha y Tiburcio Lucero, que duró un invierno. Antes y después me ha estado haciendo las cosas mi tío Miguel Ángel de las Heras, que ha sido banderillero; también me ha ayudado el taurino César Moreno. Este año he cerrado un acuerdo con Jorge Herrerín y con el francés Geofrey Calafell.

Habla de tus familiares taurinos

Mi abuelo, Gregorio de las Heras, fue aficionado, novillero sin picadores y empresario. Mi tío fue novillero con picadores y luego banderillero; como tal fue con Rafi Camino, con Juan Cuéllar, con Andujano... y toreó bastante. Un primo mío, Alonso de las Heras, también ha sido banderillero pero ya se ha quitado.

¿Cómo surgió tu afición?

Desde pequeñito pensé en ser torero. Tengo fotos vestido de torero a los cuatro años. Iba a la finca donde mi abuelo echaba de comer a los animales. Ver los trajes de luces me llamaba mucho la atención, tanto en la televisión como cuando acompañaba a mi tío; me imponían respeto. A los siete años toreé mi primera becerra y a los trece debuté en público, en un festival de Borox, alternando con David Moreno y Cristian Escribano el 31 de mayo de 2007. Mi familia no quería, pero lo llevaba innato.

¿Cómo fue tu estancia en la escuela taurina?

Después del festival de Borox, ese año ingreso en la escuela taurina de Madrid. Empecé con el maestro Macareno y a las dos semanas de entrar el maestro Gregorio Sánchez, tras verme de salón, me llevó a un tentadero, cuando había alumnos que llevaban un año sin ir todavía al campo. Mi debut de luces, fuera de la escuela, es al año siguiente en Seseña, el 14 de junio. En la escuela estuve tres años y fue una etapa bonita, de muchos tentaderos, de compañeros.

En 2011 debutaste con caballos

Debuté en la Santa María de Bogotá. Había toreado mucho el año 2010, cincuenta y dos novilladas sin caballos, con dos tardes en Málaga, en Nimes y en Madrid, siendo triunfador de la escuela taurina. Entonces me ofrecen la posibilidad de debutar en enero y me hace mucha ilusión. Estuve bien toreando pero pinché los novillos, de San Martín. Fue una experiencia bonita. A continuación fui a Aguascalientes. Ese 2011 toreé nueve festejos, con siete orejas, y me presenté en Las Ventas en julio. Ahí di una vuelta al ruedo, con novillos de Javier Molina, que no fueron fáciles, pues a Sergio Flores uno le dio cinco cornadas.

En 2012 toreaste dos tardes en Las Ventas

Fui a Madrid dos tardes; en la primera corté una oreja, con novillos de Villamarta, y la segunda fue en la Feria de Otoño. Volví a Aguascalientes, mi segunda casa, donde eché el de regalo y resultó tarde importante aunque la espada no fue mi fuerte. Al final, en 2012, resultaron dieciséis novilladas, con quince orejas.

Luis Gerpe en Las Ventas
Luis Gerpe en Las Ventas

En 2013 cortaste una oreja en Madrid

Sí, lo más destacado fue la oreja que corté en Las Ventas a un sobrero de Montecillo, alternando con el mejicano Santiago Fausto, que recibió una cornada de ese novillo en el quite, y Mario Diéguez. Fue una faena importante, donde hice cosas de las que siento como torero. Esa temporada corté diecisiete orejas en quince festejos (en tardes de tres orejas).

En 2014 cortaste un rabo

Fue mi primer rabo con caballos, en Escalona, donde desorejé a los dos novillos, de Vicente Ruiz. Ese año volví a Aguascalientes. También volví a Madrid dos tardes, una en abril, donde tuve una faena buena en el primero que si es en el cuarto habría significado oreja, y otra en septiembre, con una novillada dura de Soler Escobar. Cerré la temporada con diez actuaciones.

En 2015 llegó la alternativa

Esa temporada tuve dos novilladas. En una de ellas corté tres orejas ante los de Prieto de la Cal; la otra, mi despedida de novillero, fue en Madrid con ganado de Aguadulce y di una vuelta al ruedo. Luego llegó la alternativa el 30 de agosto, en Alcalá de Henares. Después toreé una segunda corrida, en Fresnedilla (Ávila), con Octavio Chacón en mano a mano; corté dos orejas a uno de Adelaida Rodríguez y otras dos a uno de José Escolar.

¿Cómo viviste el día de tu alternativa?

Lo viví deseoso pues llevaba ya tiempo queriendo dar este paso. Con las novilladas ya no me sentía. Me anuncié con Curro Díaz y Miguel Abellán, en una tarde en principio bonita ante toros de Castillejo de Huebra. A mi primer toro lo cuajé pero le corté sólo una oreja porque maté al segundo intento; tras el tercer toro se suspendió el festejo por una tormenta, lo que me impidió intentar la salida a hombros. A una tarde que esperas tanto la quería haber rematado de otra manera, pero la corrida siguiente me levantó el ánimo.

Luis Gerpe de salón I Foto Marciano Breña
Luis Gerpe de salón I Foto Marciano Breña

De 2016 a 2019 basaste tu quehacer en América

Eso se debió a mi etapa de novillero. En América, estando bien te vuelven a llamar. En Méjico, el primer país que conocí, dejé buenas sensaciones desde novillero sin caballos; a Perú fui en 2016 la primera vez y estuve bien, por lo que luego me llamaban, mientras aquí la situación estaba complicada. América me ha servido de mucho y le estoy muy agradecido.

Allí no hay tantas empresas sino que son los ayuntamientos o gentes del pueblo quienes gestionan los festejos taurinos; la afición es muy popular y la fiesta es muy suya. En 2016 tuve cinco festejos (dos en Perú y tres en Méjico), con ocho orejas. En 2017 fueron cuatro corridas (dos en Yucatán y dos en Cajamarca), con nueve orejas; en 2018, tres (una en Yucatán y dos en Cajamarca) y en 2019, cuatro (una en Yucatán y tres en Cajamarca). Fueron temporadas largas que me alimentaron como torero y allí me he sentido muy arropado.

Llegó la huelga de hambre. ¿Cómo fue?

Fue una situación complicada. Hoy yo no la haría, pero había toreado bastante todos los años desde que debuté en público y no era lógico que en cuatro años no toreara en España y teniendo mi confirmación más que ganada. Había actuado ocho veces en Madrid, con tres orejas y dos vueltas al ruedo. Tenía una situación interior, con la empresa dando largas, que me llevó a esa decisión. Quería justicia, no una oportunidad. Fueron once días duros los que estuve pero sentí el apoyo de la afición.

En estas llegó el primer rabo

Ese mismo 2019, después de la huelga, corté mi primer rabo como matador en Sotillo de la Adrada, plaza que es para mí muy importante, porque, dada mi complicada situación de parón en España y con el tipo de toro que sale en esa plaza, ese triunfo me puso bien para que mi nombre volviera a sonar, después de que los aficionados me hubieran perdido la pista.

5 Luis Gerpe I Foto Marciano Breña
5 Luis Gerpe I Foto Marciano Breña

¿Cómo viviste el año 2020 con la pandemia?

Había actuado una vez en Méjico, en enero (con oreja en Valladolid), pero fue muy duro porque, después de tantos años en América y la huelga, ese rabo en Sotillo me había devuelto la alegría. Tuve momentos de abandono y de incertidumbre. Espacié los entrenamientos y tuve que trabajar la cabeza. Me junté con algún compañero, pero fue duro.

En 2021, aún con pandemia, firmaste tres corridas

En la misma tarde corté dos rabos, en Higuera de las Dueñas, con una corrida de Antonio San Román (origen Torrestrella), apta para Madrid. Fue una tarde muy importante, que me dio mucha moral. En Sotillo (con una de Pedrés) y en Mocejón (con una de Benítez Cubero) salí a hombros; ahí es cuando mi nombre volvió a sonar entre los aficionados. Me recompuse interiormente y me dije que las oportunidades que me salieran no las iba a desaprovechar.

Se notó, porque en 2022 fueron ocho actuaciones

Ese año fue muy importante, pues cerré con quince orejas y corté un rabo en Higuera y otro en Pedro Muñoz. Fueron corridas fuertes, como Adolfo, Prieto de la Cal… Eso hizo que me llegara en septiembre la confirmación en Las Ventas, donde paré cinco toros y di una vuelta en el toro Cortinero de Escolar y otra en el de Montealto. Fue en la tarde del éxito de Robleño. Salí a hombros todas las tardes menos en Madrid. Ha sido mi mejor temporada.

En 2023 cortaste trece orejas y te presentaste en Francia

Corté tres orejas en Jadraque, con ganado de Cano Martínez, y otras tres en San Bartolomé de Pinares, con lo de Alcurrucén. Me dieron la oportunidad de ir a Vic, con toros de Dolores Aguirre; sin cortar orejas me mencionaron entre los triunfadores de la feria, lo que fue una buena presentación en Francia para este 2024. Volví a Las Ventas, donde los toros no dieron opciones. Ese año también he vuelto cuatro veces a Cajamarca, donde la afición llena las plazas.

Luis Gerpe y Cortinero
Luis Gerpe y Cortinero

Vamos a generalizar un poco. ¿Te han llamado para convivir con los aficionados?

Sí. Los del Tendido 7 me dieron su premio, cuando era novillero. Por la zona de Toledo he participado en varias tertulias, lo que considero importante para involucrar al aficionado.

¿Cuál es tu concepto del toreo?

La base de mi toreo es el concepto clásico. También me baso en la inspiración y el sentimiento. Trabajo mucho mi interior para que cuando llegue el momento esté lo más fresco posible.

¿Te manejas mejor con el capote o con la muleta?

Tengo mucha facilidad con el capote, aunque a otros compañeros les cuesta mucho. Debe ser algo innato, pero a la hora de cogerlo cambio mucho. A veces lo cojo como haciendo dobleces u orejas y otras veces, incluso en la misma tarde, lo cojo natural. El pase que más me gusta es la verónica.

Con la muleta, por el lado izquierdo adquiero más profundidad; me gusta el toreo por bajo, el cambio de manos, el trincherazo, salirme por doblones. El toreo a dos manos también me parece muy bonito.

¿En qué toreros te has fijado?

Me he fijado mucho en Antonio Bienvenida, en la flamencura de Rafael de Paula, en Curro Vázquez, en Antoñete y en Manzanares padre. Son fuentes que me alimentan como torero. Últimamente intento incorporar cosas del maestro Domingo Ortega.

Terminamos. ¿Cómo se presenta la temporada 2024?

Después de varios años dando en la plaza toques y llamando la atención a los profesionales, es una temporada muy ilusionante para mí, con este apoderamiento que hemos cerrado. Habrá tardes de responsabilidad y de oportunidad para colocarme en el toreo de las ferias, como la que tengo ahora, el 30 de marzo, en Añover. En abril tendremos un par de ellas. En mayo voy a Alès, con lo de Yonet, y vuelvo a Vic, con lo de Dolores Aguirre. Luego todo dependerá de lo que vaya pasando en estas plazas clave. Los apoderados creen en mí y me transmiten confianza. Espero que este año sea mejor que el anterior.

Luis Gerpe y Marciano Breña I Foto Marciano Breña
Luis Gerpe y Marciano Breña I Foto Marciano Breña

Muy bien. Que se cumplan tus deseos.

Luis Gerpe: “2024 es una temporada muy ilusionante para mí”