sábado. 13.08.2022

El Puerto de Santa María salen a hombros los novilleros Alarcón y Barroso

Completó cartel Jorge Martínez, ante novillos muy bien presentados de La Cercada

Álvaro Alarcón y Víctor Barroso a hombros en El Puerto de Santa María
Álvaro Alarcón y Víctor Barroso a hombros en El Puerto de Santa María | Foto: Marciano Breña

Plaza Real de toros de El Puerto de Santa María (Cádiz), 4 de agosto de 2022. Novillada picada organizada por la empresa Circuitos Taurinos, correspondiente al tercer festejo de abono en la temporada de verano 2021. Tarde de temperatura agradable con brisa poniente. Un cuarto de entrada. Preside Rafael Carrero. Ameniza la Banda “Maestro Dueñas”, dirigida por Javier Alonso.

Se lidian novillos de La Cercada (hierro que pasta en Alconchel, Badajoz), con pesos entre 425 y 465 kilos, muy bien presentados, y de buen juego en general. En el arrastre, el segundo tiene ovación; el tercero, el cuarto, palmas y el sexto, vuelta.

Paseillo en El Puerto de Santa María | Foto: Marciano Breña
Paseillo en El Puerto de Santa María | Foto: Marciano Breña

Jorge Martínez, honda arriba; una oreja. Cuatro pinchazos y cuatro golpes de descabello; ovación saludada.

Álvaro Alarcón, pinchazo y gran estocada; una oreja. Entera; Una oreja.

Víctor Barroso, estocada honda; una oreja. Honda arriba; dos orejas.

Incidencias: los tres novilleros hacen el paseíllo desmonterados. Entre las cuadrillas, destaca la actuación de los banderilleros Curro Vivas, Juan Rojas y José Ruiz Magaña (de la cuadrilla de Jorge Martínez) así como de Andrés Revuelta (de la cuadrilla de Álvaro Alarcón), que se desmonteran. Álvaro Alarcón y Víctor Barroso salen a hombros junto al mayoral.

Comentario

Es de agradecer que los empresarios programen novilladas con picadores en momentos como los actuales, cuando los novilleros no tienen muchas posibilidades de actuar en festejos picados, esos festejos que antes tenían su público, abuelos y niños, pero hoy, por los costes de organización, son tan difíciles de poner en pie.

En El Puerto hay cartel atractivo. El totanero Jorge Martínez, apoderado por Ruiz Manuel, debutó en 2019, en Pegalajar, cortando dos orejas y el año pasado quedó ganador en el II Circuito de Novilladas de Andalucía; su presentación americana, en Jiquilpan, la saldó con tres orejas. Álvaro Alarcón, toledano apoderado por Nemesio Matías, se presentó en Madrid el 23 de este mayo y cortó tres orejas para abrir la puerta de Las Ventas. También ha triunfado en Valencia y en Pamplona, así como en Mont de Marsant. El novillero portuense Víctor Barroso debutó el 23 de abril de este año en Sanlúcar de Barrameda, cortando oreja y oreja; sus paisanos lo quieren ver en casa.

Jorge Martínez

Jorge Martínez, de nazareno y oro, en su primero, cornidelantero y abanto, tarda en recogerlo pero luego en la boca de riego le saca varias verónicas que llegan al tendido, con revolera final. La puya es moderada y el quite va por verónicas y media sin mucha colaboración del novillo. Son buenos los pares de rehiletes. Brinda al torero Octavio Chacón y saca al animal a los medios pero por dos veces dobla las manos; hay toreo en redondo en dos tandas, la segunda con más temple y cambio de manos para gran pase de pecho; con la izquierda sigue el toreo templado pero arrancando los pases y, en el tercio, la tanda sale en medio de embestidas bruscas; otra vez a diestra, en tablas vemos circulares pero el bicho está ya terminado y sólo falta prepararlo pro doblones elegantes.

En su segundo, colorado y muy cuajado (casi toro), es desarmado al lancear y luego el animal cae pero al final podemos ver lances avanzando. Lo lleva al caballo por chicuelinas, siendo desarmado otra vez, y empuja a cabezazos pero es bien cogido por Álvaro Marrón. Otra vez los pares de rehiletes son buenos (buena cuadrilla la que lleva Martínez).

Tras brindar al torero Luis Parra Jerezano inicia por estatuarios en tablas y, al salir, el bicho pierde las manos en uno de ellos; se va a los medios para desarrollar el toreo con la mano derecha, en redondo con olés en los tendidos, en tanda de trazo largo con uno de pecho muy templado y en tercera tanda de mano baja, iniciada con capeína y en la que al final protesta; por el pitón izquierdo los pases salen de uno en uno; con la derecha ahora va a peor y hay demasiados enganchones, terminando en desplante de rodillas sin muleta.

Jorge Martínez
Jorge Martínez | Foto: Marciano Breña

Álvaro Alarcón

Álvaro Alarcón, de sangre de toro y oro, en su primero, colorado ojinegro, lancea de circunstancias a un animal que protesta continuamente. En el caballo es bien cogido por Bernal mientras empuja con los riñones. Los pares son correctos, lo que no es poco con un novillo que acude siempre con la cara arriba.

Tras brindar al público, empieza por alto caminando hacia los medios y es aplaudido; siguen una gran tanda en redondo con el animal yendo muy bien, otra buena con humillación y ligazón entre aplausos y otra, en la boca de riego, también muy ligada. El novillero ha hecho al novillo. Vuelve al tercio con la izquierda y sigue la ligazón aunque el animal va flojeando; a diestra de nuevo, busca la distancia corta y remata con dos de pecho; tras coger el estoque hay un bonito cierre con ayudados por alto.

En su segundo, bonito, que sale partiendo plaza, lancea de aliño a uno que se quiere ir continuamente. La puya es moderada y la actuación de Revuelta con los palos, muy buena. Brinda a la banda de música y allí, en terrenos de sol, inicia tanda sin emplearse ninguno de los dos, ni el animal ni el hombre; luego, sobre el tercio, vemos tanda en redondo y pasa a la mano izquierda, con la que hay que soportar tornillazos para sacar algún pase limpio y cambiar a distancia más corta, sin dejar de haber tornillazos; a diestra siguen los tornillazos y los banderazos; de nuevo con la zurda, expone (incluso saca algún cambiado por la espalda) y el público le agradece el esfuerzo pero el animal se niega a colaborar; es un toreo de valor luchando contra los elementos; el final va por serie de luquinas. La muerte del novillo es espectacular.

Álvaro Alarcón
Álvaro Alarcón | Foto: Marciano Breña

Víctor Barroso

Víctor Barroso, de grana y oro, a su primero, castaño, bien hecho, le ofrece larga cambiada de rodillas pero es desarmado, siguiendo algunos lances de pasar y media. Lo pone al caballo con revolera y acude con decisión pero la puya es protestada; hay quite por chicuelinas y media, donde algunos ven la influencia de Galloso. Los palos se ponen con altibajos.

Brinda al torero José Luis Galloso (su profesor de escuela taurina) y arranca por doblones avanzando hacia los medios; le siguen dos tanda con embestidas a oleadas y saliendo el bicho con la cabeza alta; por el pitón izquierdo los pases salen de uno en uno y el otro se va cuando puede, hasta llegar a rajarse; a diestra de nuevo, Víctor le pone la muleta pegada a la cara para retenerlo; otra vez con la zurda, sale tanda esforzada incluyendo un cambiado por la espalda; el final lo ponen unas manoletinas citando de frente rematadas con dos trincherazos, lo más intenso de la faena.

En su segundo, colorado, recibe con lances sin estirarse, salvo alguno, y recorte al final. Lo lleva por chicuelinas al paso y empuja con un cuerno mientras el piquero pierde la puya; el quite son dos delantales y una media. Los pares son sólo dos. Tras brindar al torero Juan Pedro Galán, da varios pases de rodillas en tablas y, de pie, varios doblones; sigue tanda en redondo, sobre el tercio, bajando la mano; por el pitón izquierdo se ve que va peor; con la diestra de nuevo, acorta Víctor distancias con circulares y luquinas, alternando, y desplante de rodillas; luego hay otra tanda insistiendo en cercanías pero ya hay poco que sacar; cogido el estoque, vemos unas bernadinas sin estoque.

Víctor Barroso
Víctor Barroso | Foto: Marciano Breña

La salida a hombros del mayoral nos parece excesiva, por injustificada y por no reclamada por el público; con un saludo o con la vuelta al ruedo junto al novillero en el animal de vuelta en el arrastre estarían cumplidos los honores. No ha habido indulto ni ha habido seis vueltas en el arrastre, pero, en fin, allá cada uno. No nos amarguemos, que la cosa ha acabado bien.

Barroso ha triunfado en su presentación con caballos en su plaza y Alarcón ha demostrado capacidad y sabiduría, como ya hizo en Madrid. Martínez tendrá que esperar a otra tarde en que le acompañe la suerte con los aceros o los novillos permitan mostrar el temple que atesora.

El Puerto de Santa María salen a hombros los novilleros Alarcón y Barroso