jueves 9/12/21
5 mitos del tomate
5 mitos del tomate

El tomate es una fruta que crece en las provincias de Almería, Granada y Sevilla. Esta fruta contribuye de gran manera a nuestra salud, aunque muchas personas tienen varias creencias erróneas sobre él, y por ello evitan su consumo. En este artículo hablaremos sobre 5 mitos sobre el tomate, algunos son ciertos y otros solo son eso, datos que asume la gente y que por su divulgación masiva se creen.

Información nutricional del tomate

El tomate es una fruta con un alto contenido en agua, siendo este del 93%. Es de los alimentos más recomendados para el verano, ya que logra hidratar al organismo y mantenerlo fresco durante esta época calurosa.

Es una gran fuente de vitamina A, C, K, E y varias del grupo B, siendo estas las B1, B2 Y B5. Ellas son esenciales en el organismo, ya que además de cumplir su papel nutriéndonos, favorecen el rendimiento de distintos órganos.

Las vitaminas se prestan para el correcto funcionamiento de nuestra vista, sistema circulatorio e inmunológico; ayudan a la creación y reparación de tejidos, a la producción de vasos sanguíneos, músculos y otros tejidos, y muchas otras labores.

Contienen una gran cantidad de antioxidantes, los cuales se encargan de retrasar y prevenir la oxidación de las células, causada por los radicales libres, y también ayudan a eliminar las toxinas que se almacenan en nuestro organismo.

Conjuntamente en él, se encuentran minerales como el hierro, calcio, fósforo, potasio, magnesio, zinc, sodio y cobre. A pesar de esto, se puede ver que el nivel de proteínas es muy bajo, así como las grasas.

Mitos del tomate

Ya tomando en cuenta sus nutrientes, se pueden desmentir o confirmar algunos de los mitos del tomate.

1) Es malo comer tomate de noche

Este mito es falso. El consumo del tomate en la noche no causa daños a nuestra salud. Por el contrario, es una fruta que nos ayuda a digerir mejor los alimentos, gracias a su nivel de agua. Claro que este puede sentar mal a algunas personas, pero eso sucede en distintas horas del día, y en casos muy específicos.

2) Provoca cálculos renales

En este caso la respuesta varía, ya que depende de un factor muy importante e influyente, la cantidad que ingieras al día. El tomate aporta una gran cantidad de oxalato al organismo, su presencia hace que el riesgo de que se generen piedras de oxalato de calcio en los riñones sea mayor.

Las probabilidades de que se formen estos cálculos, aumentan según las condiciones de cada persona, y si estas sufren de algún tipo de cálculo renal, debido a que el caso no será igual entre alguien que cuenta con problemas renales (y a estos les afecta la ingesta de tomate) y otro que no sufre de ello.

Por eso es recomendable conocer la opinión de un médico y seguir sus recomendaciones para estar fuera de peligro.

3) Resguardan contra el cáncer

Es verdad. Debido a la vitamina C y el licopeno que esta fruta contiene, el tomate ha resultado ser un gran aliado y protector en contra de muchas enfermedades.

Esta fruta previene de varios tipos de cáncer, entre los que se encuentran el cáncer de colon y en la próstata.

4) Sus semillas causan apendicitis

Este dato es incierto, los estudios que se han realizado sobre este elemento que contiene el tomate, han sido muy pocos, pero ninguno ha asegurado que las semillas de tomate causan daños.

De hecho, las semillas contienen un buen nivel de fibra y sirven para ir a evacuar en caso de estreñimiento.

5) El tomate y sus semillas son dañinos para el páncreas

Falso, tanto el tomate como sus semillas son esenciales en la salud de este órgano, así como en todo nuestro sistema digestivo, ya que ambos ayudan a que este trabaje de manera óptima y logran eliminar las toxinas que se encuentren en él, limpiando así la zona y previniéndola de alguna enfermedad.

5 mitos del tomate