domingo 5/12/21

5 verdades sobre el algodón

En este artículo explicaremos las 5 verdades sobre el algodón que te podrán ayudar a ver las cualidades de este producto de la agricultura
5 verdades sobre el algodon
5 verdades sobre el algodon

El algodón ha tenido una gran cantidad de mitos, unos que son ciertos, pero otros están muy alejados de la realidad. En Andalucía crece en las provincias de Cádiz, Sevilla, Córdoba y Jaén, siendo uno de los materiales textiles más antiguos y más utilizados. Por ese motivo, en este artículo explicaremos las 5 verdades sobre el algodón que te podrán ayudar a ver las cualidades de esta fibra, sin mitos de por medio.

Es una fibra transpirable

El algodón es conocido por sus prendas cómodas y ligeras de usar, y esto se debe a que una de sus cualidades es que es transpirable. Un tejido transpirable es aquel que puede hacer que la humedad almacenada pueda escapar fácil y rápidamente, esto hace que al final la planta o prenda quede seca.

Al tener esta característica, el algodón ha podido figurar entre las materias primas más producidas y utilizadas a nivel mundial, pasando por procesos de cultivo y producción rigurosos para luego ser alguna prenda de vestir.

El algodón convencional es un fuerte contaminante ambiental

Cuando se trata de algodón, hay distintos tipos que dependen de la manera en que su cultivo sea llevado a cabo. Entre ellos tenemos le algodón convencional, uno bastante común, a decir verdad.

Este lleva una gran cantidad de químicos durante su crecimiento, tales como insecticidas, pesticidas, fertilizantes y agroquímicos; así como al momento de su producción, en el que se aplican otras sustancias como tintes y coadyuvantes que logran darle otras características para que sean más resistentes, impermeables, anti-moho, entre otros.

En el campo, el algodón se lleva un 10% en pesticidas, y un 20% en el uso de insecticidas, un número alto que no solo está presente en un cultivo, sino en muchos que se encuentran en todas partes del planeta.

De hecho, logra figurar entre las 4 materias primas con el cultivo más contaminante en todo el mundo, el cual no es un título muy bueno…

Las etiquetas no lo dicen todo

Siempre se nos recomienda que si queremos ver las propiedades de algún producto, dirijamos nuestra vista directamente a la etiqueta de este, lugar donde “encontraremos la información que necesitamos”.

Sin embargo, las etiquetas de los productos hechos con algodón no suelen dar muchos datos, y algunos no son del todo cierto. Un ejemplo de ello es cuando dice que es “natural”, algo que no en todos los casos es de esa manera, ya que el algodón que se utiliza en esas ocasiones suele ser convencional, es decir, un producto con muchos químicos desde que está en el campo.

El algodón transgénico es una buena alternativa

Gracias a los avances en cuanto a biotecnología, han sido ventajosos para muchas plantas, y el algodón está incluido. Llamamos algodón transgénico, sustentable o mejorado, al algodón que ha sido modificado genéticamente para que sea más resistente al ataque de plagas, y que su temporada no sea tan extensa.

Con el surgimiento de esta nueva versión, los cultivos de algodón han reducido notablemente su uso de productos químicos, como insecticidas y fertilizantes. Esto ha logrado que reduzca la contaminación ambiental en sus áreas de siembra, resultando ser una gran alternativa al algodón convencional.

Certificado GOTS y el algodón orgánico, un paso para un mundo ecológico

En el mundo de los textiles, ha surgido el Certificado GOTS (Global Organic Textile Standard) o Certificado de Estándar Mundial de Textiles Orgánicos, el cual ha sido creado con la finalidad de que la producción textil sea realizada de forma ecológica.

El algodón que ha logrado obtener el sello de aprobación, es ni más ni menos que el orgánico, aquel cuyo cultivo no hace uso de sustancias químicas, y por ello se mantiene natural, a diferencia del convencional y el transgénico.

Además, se toma en consideración los insumos químicos que se emplean en la producción de fibra, hiladura y el resultado final (como colorantes y sustancias empleadas para que el producto sea resistente), los cuales también pasan por un estudio riguroso para asegurarse de que no sean dañinos para el medio ambiente.

Con la producción del algodón orgánico no solo cuidamos la naturaleza, sino también a las personas que trabajan de ello.

5 verdades sobre el algodón