martes. 16.07.2024
Christian Parejo | Plaza 1
Christian Parejo | Plaza 1

Plaza de Las Ventas (Madrid), sábado, 25 de mayo de 2024. Corrida de toros organizada por la empresa Plaza 1 como decimocuarto festejo de la Feria de San Isidro. Tarde de cielo enmarañado y algo de viento. Se cuelga el No Hay Billetes. Preside José Luis González. Ameniza la Banda de Música de la Plaza, dirigida por Rafael Zahonero.

Se lidian cinco toros de la ganadería de La Ventana de Puerto, de encaste domecq, y uno (el cuarto) de Puerto de San Lorenzo (que pastan en Tamames, Salamanca), con pesos entre 547 y 595 kilos, de presentación venteña, fuerzas escasas y mansedumbre mayoritaria. En el arrastre, el primero tiene ovación; el segundo, protestas.

  • Sebastián Castella, honda trasera tras aviso; ovación. Pinchazo y media con tres golpes de descabello tras aviso; silencio.
  • Daniel Luque, entera atravesada y tres golpes de descabello; silencio. Pinchazo y honda tras aviso; silencio.
  • Christian Parejo, que confirma la alternativa, honda trasera algo atravesada con descabello tras aviso; ovación saludada después de petición. Entera desprendida tras aviso; silencio.

Incidencias: entre los piqueros, destacan El Patillas (de la cuadrilla de Luque) en el tercero y José Palomares (de la cuadrilla de Parejo) en el sexto. Entre los banderilleros, Antonio Chacón (de la cuadrilla de Parejo), José Chacón (de la cuadrilla de Castella) e Iván García (de la cuadrilla de Luque), que se desmonteran en el primer toro, en el segundo y en el tercero, respectivamente.

Sebastián Castella | Plaza 1
Sebastián Castella | Plaza 1

Comentario

El cartel de No Hay Billetes anda perfectamente explicado por el atractivo de la terna anunciada. Castella fue en 2023 el triunfador de San Isidro y además el ganador del premio a la mejor faena con un toro de Jandilla; en su palmarés tiene seis puertas grandes de Las Ventas. Luque es el triunfador de la Feria de Abril en este 2024 y está en un gran momento de forma. El chiclanero Christian Parejo actuó el año pasado como novillero tres veces en Las Ventas y resultó herido nueve días antes de su alternativa en Beziers (Francia), que se la dio el propio Castella y la justificó con la puerta grande; es el único novillero que ha sido designado mejor novillero en la zona sureste y en la suroeste de Francia a la vez el mismo año (fue en 2022).

Vamos a la entrada de la puerta de cuadrillas para ver el lustre del traje que pueda traer el confirmando (no confirmante) y vemos que se ha decantado por el clásico blanco y oro. También vemos algunos amigos chiclaneros que han estado junto a Christian desde que era un niño. A quien sentimos no ver es al maestro Emilio Oliva; cuánto habría disfrutado de haber podido estar acompañándolo en este momento tan importante. Una vez, en Sanlúcar, al salir de la plaza tras haber toreado el entonces becerrista, le dijimos: “Maestro, cuide a esa joya que tiene en su escuela”. La respuesta fue: “Cuando vayas a Chiclana me llamas y te invito a un café para hablar de él”. Vayamos ahora a la plaza de Madrid.

Sebastián Castella

Sebastián Castella (de blanco y plata), en su primero, cinqueño y ofensivo pero protestado, brega porque siempre sale suelto. Va alegre al caballo y empuja abajo pero se sale en cuanto siente el hierro. José Chacón se luce como es habitual en él. Tras la devolución de trastos, inicia con largura en tablas faena por bajo y el burel acaba perdiendo las manos; una serie en redondo, medida, da paso al toreo natural ligado en dos tandas de relajo.

A diestra de nuevo, va acortando distancias ante un afligido y la segunda tanda es un arrimón con cambio de mano, para luego citar de frente, incluyendo circular y rematando con desplante tirando la muleta, gesto protestado por parte del público. La serie final de manoletinas se inicia después de sonar un aviso y esto enfada a los de sol.

Sebastián Castella | Plaza 1
Sebastián Castella | Plaza 1

El segundo de Castella

A su segundo, largo, lo saca lidiando a los medios mientras suelta tornillazos. La puya, a salida tapada, es dura; en la segunda empuja abajo. Brinda al público sin saber éste qué le ha visto al de Puerto de San Lorenzo; un toreo genuflexo sobre las piernas es rematado con uno de pecho y un trincherazo. A partir de aquí acude andando al engaño y puntea, lo que obliga a torea a media altura. Hay protestas por supuesto toreo despegado. Se duele el toro de la mano derecha. Ni por un pitón ni por el otro anda el animal claro; se revuelve con peligro en cuanto puede. Efectivamente, no sabemos qué le había visto cuando brindó.  

Daniel Luque

Daniel Luque (de grana y oro), a su primero, cinqueño y corniabierto, lo lidia en su comportamiento refrenado. Va de lejos y empuja con los riñones pero la puya le cae algo trasera; la segunda es mejor y aplauden a El Patillas. Iván García deleita al parear. Inicia en tablas sometiendo por bajo; torea en redondo y pronto se produce una colada, lo que se complementa con un cabeceo insistente mientras se va quedando. Por el pitón izquierdo sólo hay medio viaje y enseguida apaga la luz.

Daniel Luque | Plaza 1
Daniel Luque | Plaza 1

El segundo de Luque

A su segundo, estrecho de sienes y algo remangado, lo lleva de tablas a medios pero sale siempre suelto. Buena puya recibe pero pierde las manos luego; la segunda cae trasera; quita Parejo por chicuelinas y media, aplaudidas. Las banderillas son mejorables. Brinda al público y voltea la montera (teníamos a Luque por torero serio); en tablas de sol inicia con pases suaves por bajo pero alguno hace hocicar al animal. Siguen tandas de mano baja con cambio de mano mientras el viento molesta. La flojera del animal es evidente y no hay continuidad pero sí hay palmas de protesta. Al natural salen pases de uno en uno también, con tornillazos. Insiste Luque pero allí no hay emoción.

Christian Parejo

Christian Parejo (de blanco y oro), en su primero, Bonoloto de nombre y castaño de capa, hace un saludo por delantales, ganando terreno, seguidos de chicuelinas en los medios y media. En el caballo se quiere dormir y recibe puya correcta; a la segunda vuelve alegre; quita Castella con tres gaoneras y revolera invertida para responderle el confirmando con quite en la boca de riego por tafalleras a pies juntos y postura firmísima que cierra con media muy buena. La buena lidia de Miguel Ángel Sánchez ayuda al lucimiento de sus compañeros de cuadrilla.

Tras la ceremonia de confirmación, brinda al público y se sitúa en la boca de riego, donde cita de lejos para iniciar con cambiados por la espalda y por alto, más el de pecho y uno por abajo. Siguen tres series en redondo con pases de pecho de largo recorrido, aunque en la tercera se va quedando. Por el pitón izquierdo los pases de dos tandas salen de uno en uno con el toro a menos, frente a la gran disposición del chiclanero. La tanda final va de apretados estatuarios en el tercio, con los terrenos cambiados. El público ha estado muy metido en la faena pero Christian no quiere dar la vuelta al ruedo.

El segundo de Parejo

En su segundo, cinqueño, lancea y cierra con gran media ante uno que sale con la cara alta. Vemos buena pelea y buena puya de Palomares en ambas visitas. Miguel Ángel Sánchez, a los palos, se desenvuelve con su eficacia habitual. Brinda al torero Ortega Cano e inicia por alto en el tercio, con el animal apretando hacia adentro. En los medios, con la izquierda muestra su disposición. Con la derecha sale el toreo en redondo pero amaga con irse en una primera tanda mientras que en una segunda Parejo aguanta y traga lo indecible; en la tercera el funo se para. Luego canta la gallina y sólo queda retenerlo una y otra vez. Con la izquierda Parejo sigue mostrando su decisión y firmeza pero a punto está de ser prendido en varias ocasiones, levantando el ay en los tendidos, que le piden que lo mate.

Christian Parejo | Plaza 1
Christian Parejo | Plaza 1

Despedida

Los toros no han servido. Su mansedumbre ha impedido que los toreros hayan podido desplegar todo su saber; mansedumbre acompañada de flojera. Los veterinarios reconocedores no han estado muy finos en algún caso. Este hierro debe meditar. Actitud bien distinta es la que ha mostrado el torero confirmado, que ha derrochado firmeza, disposición y maneras de torero curtido. Todo eso se lo ha reconocido el público madrileño cuando, al atravesar el albero de vuelta, lo ha despedido con una enorme y calurosa ovación que ha durado hasta llegar a la puerta de cuadrillas.

Christian Parejo confirma con firmeza