martes 30/11/21

Así de malos son los alimentos procesados, según la Universidad de Harvard

Personas que consumieron durante el estudio de Harvard alimentos procesados durante largos periodos tenían mayores probabilidades de desarrollar graves enfermedades
Así de malos son los alimentos procesados, según la Universidad de Harvard
Así de malos son los alimentos procesados, según la Universidad de Harvard

Alguna vez te has preguntado ¿Qué tan malo son los alimentos procesados? Harvard responde en esta oportunidad, explicando las razones por las que consumir este tipo de alimentos en grandes cantidades puede llegar a dañar tu salud en general.

Los alimentos procesados contienen una gran cantidad de azúcares añadidas, además de sal y otro tipo de aditivos químicos que son utilizados para realzar el sabor de los mismos.

Mujer comiendo hamburguesa

Lo que la Universidad de Harvard dice de estos alimentos

Este tipo de alimentos son de los más consumidos en todo el mundo, y fueron diseñados para convertirse en una de las opciones más rápidas para comer en cualquier tipo de ocasión.

Esto hace que se encuentren cargados de diferentes sustancias que permiten que se conserven mejor durante mucho más tiempo, pero que son altamente dañinas para el organismo en general.

Diferentes estudios, como el que fue publicado en The MBJ, señalan que el consumo en exceso de este tipo de alimentos puede llegar afectar la salud intestinal, causando una inflamación en el estómago.

Y un estudio más reciente realizado por la Universidad de Harvard, demostró que las personas que llegaban a consumir alimentos procesados por largos periodos de tiempo, tenían un 65% más de probabilidades de desarrollar enfermedades como la colitis, las úlceras o la enfermedad de Crohn.

Además, este mismo estudio reveló que las personas que consumían alimentos procesados más de 5 veces al día, aumentaban el riesgo de sufrir las enfermedades anteriormente mencionadas hasta en un 85%. Sin embargo, algunos especialistas han indicado que este estudio fue plenamente observacional, por lo que no puede llegar a probar de forma clara y concisa por qué los alimentos procesados son altamente peligrosos para la salud del organismo.

Aun así, los especialistas en el tema recomendaron que se reduzca el consumo de este tipo de alimentos en la máxima medida posible, y que los sustituyas por alimentos de origen natural.

Otros estudios

Otro estudio que se llevó a cabo en Francia, trajo como conclusión que las personas que se encontraban consumiendo una alta cantidad de alimentos procesados, tenían una mayor probabilidad de padecer de ciertas enfermedades cardiovasculares, tales como la insuficiencia cardiaca.

Además, un estudio que se realizó en España, determinó que existía un vínculo entre el alto consumo de alimentos procesados y la alta probabilidad de muerte en general.

¿Qué quiere decir “Procesado”?

La gran mayoría de los alimentos sufren de algún tipo de procesamiento, ya sea el congelamiento, el curado, la pasteurización o la molienda, y aunque el procesamiento en sí no hace que el alimento sea dañino, la frase “alimento procesado” suele relacionarse con un efecto negativo.

Para poder llegar a identificar los alimentos procesados que más preocupación generan en la población, diferentes científicos elaboraron un sistema que se encarga de agrupar a los alimentos en 3 categorías diferentes.

Este sistema no es del todo perfecto, pero sirve para diferenciar a los alimentos y refleja que aquellos “altamente procesados” se encuentran compuestos en su gran mayoría de diferentes ingredientes y aditivos de carácter industrial, lo que hace que el contenido del alimento en su versión original sea escaso, o en algunos casos totalmente nulo.

Clasificación de los alimentos

La nueva clasificación de los alimentos incluye 3 grupos:

Grupo 1: Alimentos naturales o mínimamente procesados

Los alimentos naturales son aquellos que no son procesados, estos suelen ser de origen vegetal, tales como: los tubérculos, las verduras, las leguminosas, las frutas y las semillas; y los de origen animal, tales como: los mariscos, el pescado, los huevos, la leche, las carnes de bovino, las aves de corral, entre otros.

Para que estos alimentos sean considerados no procesados, deben abstenerse de tener sustancias añadidas, como sal, grasa, azúcar, aditivos o edulcorantes.

Los alimentos naturales que han sido alterados sin que se le agregue alguna sustancia externa, son considerados mínimamente procesados. Por lo general, suele sustraerse partes mínimas del alimento, sin necesidad de cambiar de forma significativa la naturaleza y el uso del mismo.

Estos procesos mínimos son: pasteurizar, lavar, pelar, deshuesar, rebanar, entre otros. Y pueden llegar a aumentar la duración de los alimentos, contribuyen en su preparación y permiten su almacenamiento.

Así de malos son los <a  data-cke-saved-href='/tag/salud-y-bienestar' href='/tag/salud-y-bienestar'
                                       target='_blank'>alimentos</a> procesados

Grupo 2: Ingredientes culinarios

Los ingredientes culinarios son aquellos que se extraen de diferentes componentes de los alimentos naturales, como pueden ser las harinas, las grasas, los aceites, el azúcar y los almidones.

También existen otros que pueden ser obtenidos directamente de la naturaleza, como es el caso de la sal.

Grupo 3:  Procesados y altamente procesados

Los productos comestibles procesados son aquellos que han sido alterados por la adición de algunas sustancias, tales como sal, aceite, azúcar, aditivos o conservantes. Estas sustancias se encargan de alterar la naturaleza de los alimentos, con el fin de que estos tengan una mayor duración y sean más atractivos y agradables a la vista.

Unos de los ejemplos más claros son las legumbres enlatadas, las frutas al almíbar y algunos tipos de carnes procesadas, como es el caso del jamón y el tocino.

Por otro lado, los productos altamente procesados, también conocidos como ultra procesados, son aquellos que se elaboran principalmente con ingredientes industriales, es decir, que tienen muy poca o ninguna cantidad del alimento entero.

El objetivo de ese tipo de procesamiento es crear productos que sean duraderos, lucrativos y apetecibles, la gran mayoría de estos alimentos se encuentran diseñados para consumir como un snack.

Cuentan con características nutricionales, sociales, económicas, metabólicas y ambientales que los convierten en una opción poco saludable, como por ejemplo:

  • Contienen una alta densidad energética.
  • Crean hábitos de consumo frecuente.
  • Dado a que son fáciles de consumir, pueden desplazar a las comidas nutritivas.
  • Son promovidos por mecanismos engañosos que imitan a los alimentos naturales, y generan la falsa impresión de ser saludables.

Así pues, si querías saber qué tan malo son los alimentos procesados, Harvard responde a tu pregunta, por lo que ahora podrás tomar las medidas necesarias para disminuir su consumo.

Así de malos son los alimentos procesados, según la Universidad de Harvard