domingo 5/12/21

Así la naranja ayuda a la digestión

Esta es la forma que tiene la naranja de ayudar en el proceso de la digestión y hacernos estar más saludables
Así la naranja ayuda a la digestión
Así la naranja ayuda a la digestión

La naranja es una de las frutas más consumidas para cuidar de nuestro organismo y mantenerlo en un estado saludable. Esta fruta, procedente del naranjo, es característica de la provincia de Sevilla, Córdoba y Huelva, así como del valle del Guadalquivir. 

Muchas frutas son buenas para nuestro sistema digestivo, ayudándolo a que cumpla sus funciones de forma adecuada, gracias a los nutrientes que poseen, y es así como la naranja ayuda a la digestión.

¿Cómo favorece a la digestión?

Varios de los nutrientes de esta fruta son los responsables de ayudar al sistema digestivo en sus distintas labores.

El elemento principal de la naranja que ayuda en el proceso de digestión, es la fibra. Este es un componente vegetal resistente ante la hidrólisis de las enzimas digestivas, es decir, la descomposición de sustancias orgánicas que realiza el sistema digestivo con la ayuda del agua que este contiene.

La fibra logra aumentar el tamaño y peso de las heces y ablandarlas, de modo que la evacuación sea más fácil de realizar. Esto también ayuda a solidificar las heces en caso de que estas sean acuosas o muy sueltas, gracias a la cualidad de absorber el agua que la fibra contiene.

El ácido cítrico de la naranja también es fundamental, se encarga de acelerar el movimiento de los residuos que se encuentran en el intestino, para luego poder disolverlos de manera efectiva, a pesar de no ser un laxante concretamente. Al mismo tiempo, asimila los nutrientes que estamos consumiendo, lo que ayuda y facilita la labor del sistema digestivo.

El tránsito intestinal  se ve beneficiado por el consumo de esta fruta, así como el colon, el cual es prevenido de la acumulación de desechos. Además, como la naranja ayuda a la digestión, se convierte en una gran socia para controlar nuestro peso.

El hígado también recibe la ayuda de la naranja, ya que acelera su trabajo, logando que este sea realizado con más facilidad. El consumo de esta fruta va a evitar que tengamos una mala digestión, fermentación de la comida o hinchazones.

Formas de ingerir la naranja para ayudar a la digestión

La naranja es una fruta bastante versátil, que podemos disfrutar de distintas formas, de modo que también recibamos los nutrientes que posee. Lo más común y sencillo es comerla en gajos o ensaladas, de esta manera vamos a poder obtener la fibra y demás aportes de forma directa, lo que será mejor para el organismo.

Por su parte, está el jugo de naranja y sus variantes, en las que se incluyen otras frutas, que van a significar otra entrada de nutrientes, que serán igual de necesarios para el cuerpo. Para la digestión, una buena receta es un zumo con dos naranjas, una zanahoria, medio tallo de apio, medio limón y un vaso de agua, estos ingredientes aportan grandes beneficios al sistema digestivo.

Lo mejor es que el jugo que se vaya a tomar sea recién exprimido o licuado, porque si lo dejamos por un largo tiempo en la nevera, la vitamina C de la naranja se oxida, así como otros componentes de los demás ingredientes.

Evita los excesos

Se debe tener en cuenta que no podemos llegar a excedernos con esta fruta. Si bien es buena para la digestión y con ello también logra ser buena para mantener el equilibrio de nuestro peso, el hecho de que comamos naranja o la tomemos en zumos en altas cantidades, puede causar efectos contrarios.

Entre las consecuencias del consumo excesivo de naranja se encuentra el estreñimiento, reflujo, acidez, nauseas, vómito y diarrea. Esto se da por algunos componentes que tiene la fruta, como el magnesio, el cual actúa de forma negativa en el sistema si su dosis diaria es mayor de lo recomendado.

Por eso los expertos han logrado determinar que, en caso de querer incluir esta fruta en la dieta, la cantidad no sea mayor de 1 naranja por día, o 1 o 2 vasos de jugo natural.

Así la naranja ayuda a la digestión